Skip to content

Día Mundial de las Abejas

20 mayo, 2018
Libando. Foto Agnès Fayet. Detalle.

Abeja belga libando. Foto Agnès Fayet. Detalle.

En memoria de Pär, agricultor y apicultor de Skåne y abuelo de mi esposa

Considerando la necesidad urgente de abordar el problema de la disminución de la diversidad de polinizadores en el mundo y los riesgos que ello implica para la sostenibilidad de la agricultura, los medios de vida del ser humano y el suministro de alimentos;

Colmenas en Lekit. Azerbaiyán. Foto FAO

Colmenas en Lekit. Azerbaiyán. Foto FAO

Recordando la labor de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) relativa a los servicios de polinización para una agricultura sostenible y el papel destacado que ha desempeñado la FAO en la facilitación y la coordinación de la Iniciativa internacional para la conservación y el uso sostenible de los polinizadores, establecida por el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) en 2002;

Abeja libando. Foto Agnès Fayet

Abeja concentrada en su tarea. Foto Agnès Fayet

Teniendo en cuenta la Evaluación temática sobre polinizadores, polinización y producción de alimentos, publicada por la Plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas (IPBES) en febrero de 2016;

En el panal. Foto Agnès Fayet.

En el panal. Foto Agnès Fayet.

Observando la dependencia de los sistemas agrícolas mundiales de los servicios de polinización y la importante contribución de las abejas y otros polinizadores a la mejora de la producción y los rendimientos de la agricultura en todo el mundo y, por tanto, a la creación de empleo rural;

En el panal. Foto Agnès Fayet

En el panal. Foto Agnès Fayet

Observando la contribución y el papel fundamental que desempeñan las abejas y otros polinizadores en la producción sostenible de alimentos y la nutrición, promoviendo así la seguridad alimentaria para la población mundial en crecimiento y contribuyendo al alivio de la pobreza y la erradicación del hambre;

La reina y su corte. Foto Agnès Fayet.

La abeja reina (la señal amarilla corresponde a una reina del año 2017) y sus obreras belgas. Foto Agnès Fayet.

Observando la contribución que los servicios ecosistémicos proporcionados por las abejas y otros polinizadores aportan a la salud del ecosistema, al preservar el estado de diversidad biológica, la diversidad genética y de las especies, promoviendo así una intensificación ecológica y sostenible de la producción de alimentos y ayudando a la adaptación al cambio climático;

Tráfico. Foto Agnès Fayet

Tráfico. Foto Agnès Fayet

Expresando preocupación porque las abejas y otros polinizadores están en peligro a causa de una serie de factores, en particular relacionados con los efectos de actividades humanas como los cambios en el uso de la tierra, las prácticas de agricultura intensiva y el uso de plaguicidas, así como la contaminación, las plagas y las enfermedades y el cambio climático, que amenazan su hábitat, su salud y su desarrollo;

Libando. Foto R. Puig

Abeja sueca libando. Jardín Botánico. Gotemburgo. Foto R. Puig

Afirmando que las abejas y otros polinizadores son importantes para alcanzar las tres dimensiones del desarrollo sostenible, a saber, la económica, la social y la ambiental;

Abeja libando. Foto Agnès Fayet

Abeja belga trabajando. Foto Agnès Fayet

Conscientes de la urgente necesidad de sensibilizar a todos los niveles y de promover y favorecer acciones para proteger a las abejas y otros polinizadores, a fin de contribuir a su salud y su desarrollo, teniendo en cuenta que es importante mejorar los servicios de los polinizadores para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular los de erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición, y promover la agricultura sostenible, proteger los recursos naturales limitados y detener la pérdida de diversidad biológica, así como muchas otras dimensiones de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible;

Abejas faenando. Foto Agnès Fayet.

Abejas de Valonia faenando. Foto Agnès Fayet.

Reconociendo que la celebración de un “Día Mundial de las Abejas” por la comunidad internacional contribuiría de manera importante a sensibilizar a todos los niveles de la importancia de las abejas y otros polinizadores y a promover las iniciativas mundiales y las acciones colectivas para su protección.

Asamblea General de la ONU, 18 de octubre de 2017

En consecuencia el 20 de mayo de cada año las Naciones Unidas, por iniciativa de la FAO, decidieron que se celebre el Día Mundial de las Abejas. Este blog se suma hoy al esfuerzo que a todos nos compete para que la población de abejas no sólo no siga disminuyendo sino que aumente.

Si no hubiese sido por Agnès Fayet, quien no sólo mantiene desde hace años el sitio web de La Apicultura de Valonia y Bruselas (L’APIculture wallone et bruxellois) sino que es también una fotógrafa profesional, yo no habría podido ilustrar como es debido esta jornada. Le agradezco haberme facilitado el acceso a la nutrida colección de sus propias imágenes fotográficas, algunas de las cuales tienen hoy ante sus ojos mis lectores.

Atareadas. Foto Agnès Fayet

Atareadas. Foto Agnès Fayet

.

Con los apicultores del Sur de Suecia

Como esto de abrir un tema en el blog es como lo de tirar de un racimo de cerezas, ayer, cuando creía tener lista esta crónica, me sucedió lo siguiente: mi esposa me propuso irnos a visitar la Feria Anual de Jardines en el Parque Liseberg de Gotemburgo.

Eso es lo que hemos hecho, no sin antes dar un paseo entre las multitudes que animaban a los 63.000 participantes de la media maratón de Gotemburgo, donde han corrido con un tiempo espléndido y de la que podremos comentar algunas fotos el domingo próximo.

Tras comprar tomates y flores, ya de camino a la salida, nos hemos tropezado con el stand que representa en esta feria a la Asociación de Apicultores del interior del Sur de Suecia, fundada en 1894

Asociación de Apicultores del interior del Sur de Suecia

Y a estos entusiastas representantes de los apicultores del sur de la Suecia interior les hemos dado la noticia de que el 20 de mayo (o sea hoy) se celebra por primera vez el Día Internacional de las Abejas, proclamado por la Naciones Unidas en octubre del año pasado. Ni esta asociación regional, ni la Asociación Nacional de Apicultores de Suecia  de la que forma parte, se habían enterado de esta proclamación, lo que no dice mucho en favor de agilidad de las oficinas de información y comunicación de las agencias de la ONU, en particular de la FAO, aunque sí estaba anunciada en la página de la asociación belga arriba mencionada.

Y para que vean que un panal de abejas suecas es muy parecido a un panal de abejas belgas, aquí tienen algunas imágenes del panal que en vivo y en directo nos han enseñado en el stand

Panal de abejas suecas. Foto R.Puig

Panal de abejas suecas. Foto R.Puig

Trabajan con el mismo entusiasmo que sus camaradas belgas

Panal de Åke Jantén Tjörns. Foto R.PuigJPG

Abejas suecas faenando con entusiasmo. Foto R.Puig

La abeja reina sueca, con la etiqueta blanca del año 2018, se rodea igualmente de sus obreras, tal y como sucede en las panales de Bruselas y Valonia..

La reina abeja sueca (marcada con la señal blanca de 2018) en un panal sueco. Foto R.Puig

La abeja reina (marcada con la señal blanca de 2018) en un panal sueco. Foto R.Puig

No recuerdo si en El Capital se menciona a las abejas. Me tocó leerlo de cabo a rabo en 1968 (no miento) y, qué le voy a hacer, no se me han quedado ni esos detalles ni muchos otros. Pero, en todo caso, ante las amenazas que penden sobre las cabecitas de las abejas, creo que deberíamos exclamar, esta vez parafraseando al famoso manifiesto, de más fácil lectura:

¡Abejas de todos los países, uníos!

Por el momento, a todos los que tengan un césped a su cargo y en primavera o al comienzo del verano lo vean crecer y en él brotar las flores, les rogaría que se aguanten las ganas de cortarlo. No sieguen esas flores, pues son un bufé de nectar para nuestras hermanas abejas.

Sería una pequeña ayuda a la supervivencia de sus enjambres y estarían sirviendo a que aumente la esperanza de vida de estas obreras de la polinización y al futuro agrícola y alimentario del planeta.

Ahora, para endulzarles esta crónica, nada mejor que unos versos de un querido poeta de las tierras de España:

………

Anoche cuando dormía

soñé, ¡bendita ilusión!,

que una colmena tenía

dentro de mi corazón;

.

y las doradas abejas

iban fabricando en él,

con las amarguras viejas,

blanca cera y dulce miel.

……..

Antonio Machado

.

Abeja libando. Foto Agnès Fayet. Detalle.

.

Pero, aún no se libran de mí, la culpa a las cerezas, pues ya se sabe que tirando de un racimo, acaba saltando otro.

Así que hablaremos de

lo que va del tábano a la abeja

Hace ya mucho tiempo hubo en la Italia medieval una familia rica y con sueños de grandeza. Era la familia de los Tafani (los Tábanos), señores de Barberino Val d’Elsa, en la comarca del Chianti, a unos 40 kilómetros de Florencia.

Pero hablemos brevemente sobre ese díptero que al apellido de aquellos señores prestó su nombre. Según dicen los expertos, los tábanos se alimentan del néctar de las flores, si bien las hembras tienen una boca reforzada que les permite picar a caballos, asnos y a otros ganados para alimentarse de sus sangre.

Tábano. Foto Wikipedia.

Tábano. Foto Wikipedia.

Esta especie de moscones grandullones y tenaces no suelen, salvo alguna excepción africana, dedicarse al digno ejercicio de la polinización, como hacen las abejas. Y, ya se sabe, decir que es pesado como un tábano no es el mejor elogio que puede hacerse del tacto y la delicadeza social de alguien.

No he conseguido averiguar por qué aquella próspera familia, originaria de Barberino Val d’Elsa, se mereció un escudo heráldico con tres tábanos campando en el blasón. Puede ser que se debiera a algunas hazañas en defensa de la vecina Florencia o en las guerras entre güelfos y gibelinos. No he logrado averiguarlo, pero si alguien, aguijoneado por la curiosidad, descubre la historia de este patronímico, su aporte será más que bienvenido.

En cualquier caso, algo de útil pudieron tener los tábanos con su capacidad de incordio en, por ejemplo, aquellas batallas entre facciones rivales que caracterizaron las luchas dentro y entre las ciudades estado italianas de  los últimos siglos de la Baja Edad Media y de los primeros de la Edad Moderna.

Los tábanos de los Barberini. Palazzo Tafani da Barberino. Florencia. Foto Silko. Wikipedia Commons

Los tábanos de los Barberini. Palazzo Tafani da Barberino. Florencia. Foto Silko. Wikipedia Commons

De hecho, los tres tábanos de aquel antiguo blasón más parecen tener cascos de guerreros que cabezas. Si no fuese porque en su época no se habían inventado, podríamos verlos casi como una escuadrilla de cazas de combate en formación de ataque.

El caso es que, pasados los siglos, empezaron a sentir que con aquel escudo no conseguirían nunca limpiarse el pelo de la dehesa, así que los Tafani, aspirantes a mayores rangos de nobleza, sustituyeron los tábanos por melifluas abejas, justo cuando, ya instalados en Florencia, por ser de Barberino se transformaron en los Barberini. 

Escudo de armas de los Barberini. Wikipedia

Escudo de armas de los Barberini. Wikipedia

Y la escuadrilla de agresivos tábanos, transformada en un enjambre de doradas abejas, acabó volando bajo el cielo azul del Lazio. Si visitan el Palacio Barberini en Roma, no dejen de subir y bajar pausadamente por la fascinante escalera que en este lugar nos dejó Borromini. Miren también al alto techo del gran salón para ver volar a las abejas por el enorme fresco de Pietro da Cortona.

Las abejas Barberini. Palacio Barberini. Tintoretto. Detalle

Tan alto volaron los que una vez fueron tábanos y ahora eran hábiles abejas que un Barberini se instaló finalmente en el trono de San Pedro con el nombre de Urbano VIII y gobernó los Estados Pontificios entre 1623  y 1644.

Pero no crean ustedes que los genes de los tábanos habían sido sustituidos por el honesto genoma de las abejas. En realidad, su tozudez agresiva acabó transformándose en avaricia devoradora, pues el papa y sus familiares se dedicaron con empeño a desenterrar o mutilar las obras de la antigüedad romana. Tales fueron su destemplanza  y sus destrozos, que los romanos acuñaron una frase que lo dice todo:

quod non fecerunt barbariBarberini fecerunt 

“lo que los bárbaros no hicieron, lo hicieron los Barberini”

No obstante, algún recuerdo suyo original ha subsistido en los muros de la Ciudad Eterna: unas abejas en piedra en el friso de Sant’Ivo alla Sapienza, que merecerá la pena que ustedes vean durante la visita que les deseo hagan a Roma.

Abeja de los Barberini en Sant'Ivo alla Sapienza. Roma. Foto R.Puig

Abeja de los Barberini en Sant’Ivo alla Sapienza. Roma. Foto R.Puig

Como no podía ser menos, ese monumento es otro regalo de Francesco Borromini (1599-1667).

Para acabar, formulemos un deseo: que la abejas consigan no sólo revertir su actual proceso de disminución, sino que aumenten en número para el bien del planeta y de nosotros mismos; que las abejas no se queden en recuerdos esculpidos en piedra o pintados al fresco. Si eso llegase a suceder, es de temer que la especie humana estaría para entonces en camino de convertirse en una serie de rastros antropocénicos, para curiosidad y estudio de los visitantes de otra galaxia más cuerdos que nosotros.

Colmena de Trädgårdsförenigen. Gotemburgo.Foto R.Puig

Colmena en el parque de Trädgårdsförenigen. Gotemburgo. Foto R.Puig

No permitamos que desaparezcan su laboriosidad y su hermosura.

Abeja. Acuarela de Emma Sjödin.

Abeja en vuelo. Emma Sjödin. Suecia

 

 

 

En el mar fluyen rimas y navegan pensamientos

13 mayo, 2018
Pensamientos en calma. Foto R. Puig

Pensamientos en calma. Foto R. Puig

En el año 2004, cuando ya había cumplido 73 años, Tomas Tranströmer (1931-2015) publicó Den stora gåtan (El gran misterio), una colección de cinco poemas y 44 haikus. 

¿Por qué he pensado en uno de ellos en particular?

Tankar står stilla

som mosaikplattorna

i palatsgården

.

Ideas en calma

cual teselas de un mosaico

en el jardín de palacio

.

Tomas Tranströmer, “Dikter och Prosa 1954 – 2004”, Bonniers 2011, p. 413

Quizás porque

desde un muelle carcomido,

hace sólo unos días,

eran mis pensamientos

suaves ondas en calma,

que la brisa

de su mano invisible se llevaba.

.

Libres de inquietudes,

meciéndose en el mar,

reflexiones, razones y conceptos

en su fuga vibraban.

Porque  el mar es un jardín

que le dicta armonías al poeta

y en él las ideas no son

inmóviles teselas,

sino las ondas de un adagio

que en el agua,

sucediéndose, navegan.

Alguien se ha ido. Foto R. Puig
Alguien se ha ido. Foto R. Puig

Es también el tiempo de las flores junto al mar

Flores junto al mar. Foto R.Puig

Flores junto al mar. Foto R. Puig

Así  lo cantaba un poeta elegíaco:

Douce plage où naquit mon âme;

Et toi, savane en fleurs

Que l’Océan trempe de pleurs

Et le soleil de flamme;

(…)

Tandis qu’au loin riait la mer

Sur le corail sonore.

Suave playa donde nació mi alma;

Y tu, pradera en flor

Que el Oceano baña en llantos

Y el sol en llama;

(…)

Mientras que lejano el mar reía

Sobre el coral sonoro.

 

Paul-Jean Toulet, Contrerimes, 1921 (citado y estudiado por Marcel Raymond en “De Baudelaire au Surréalisme”, Paris, José Corti, 1982, pp. 140-143)

El mar en llama. Foto R. Puig

El mar en llama. Foto R. Puig


Nota bene: las traducciones son mías

Hay una edición castellana de las Cotrarrimas de P-J. Toulet:  Valencia, Pre.Textos, 1998, traducción de Jorge Gimeno.

“Nunc decet viridi nitidum caput impedire myrto” (Hoy conviene que la cabeza luzca coronada de verde mirto)

6 mayo, 2018
Finnsmossen. Gotemburgo. Foto R.Puig

Finnsmossen. Gotemburgo. Foto R.Puig

Nunc decet aut viridi nitidum caput impedire myrto

Aut flore terrae quem ferunt solutae

.

Hoy conviene que la cabeza luzca coronada de verde mirto

o con las flores que el suelo ha liberado

(Horacio, Odas I, iv, 9-10)

Jardín botánico . Foto R.Puig

No hemos ceñido las sienes con guirnaldas de flores como nos animaba Horacio, pero ayer aprovechamos la mediada primavera para caminar unas horas por el jardín botánico de Gotemburgo, donde quienes sí que han trabajado con las flores han sido sus artesanos jardineros.

Saltarina. Jardín botánico. Gotemburgo. Foto R.Puig

Saltarina. Jardín botánico. Gotemburgo. Foto R.Puig

Pasito a paso. Jardín botánico. Gotemburgo.Foto R.Puig

Pasito a paso. Jardín botánico. Gotemburgo.Foto R.Puig

.

Por el sendero japonés se llega al Arboretum asiático, donde el estanque del Finnsmossen está rodeado de árboles oriundos de las zonas templadas de Asia.

Si Cezanne anduviese por aquí. Foto R.Puig

Si Cezanne anduviese por aquí. Foto R.Puig

.

Algunos de ellos existieron ya en Europa hace decenas de millones de años, lo que prueban los troncos fósiles de cryptomeria japonica (una especie de sequoia asiático)  que se han encontrado en Irlanda.

Cryptomeria japonica. Foto R.Puig

Cryptomeria japonica. Foto R.Puig

Bordeando el estanque no sólo encontramos árboles, como el serbal japonés…

Serbal Japonés. Foto R.Puig

Serbal japonés. Foto R.Puig

… sino numerosos matrimonios de pato y pata, aparentemente muy bien avenidos

Pato y pata. Foto R.Puig

Pato y pata. Foto R.Puig

Pato y pata. Foto R.Puig

Pato y pata. Foto R.Puig

Finnsmossen. Foto R.Puig

Finnsmossen. Foto R.Puig

.

En los muelles de Eriksberg

Solvitur acris hiems grata vice veris et Favoni,

Trahuntque siccas machinae carinas

.

 Retornan a disipar el cruel invierno la dulce primavera y el Favonio,

y los cabrestantes arrastran las secas quillas de los barcos

(Horacio, Odas I, iv, 1-2)

Hacia el sur, al otro lado de la ría, la primavera se hace notar en los muelles de Eriksberg porque los barcos de vela han alzado sus mástiles y comienzan a aparejar.

Aparejando. Muelle de Eriksberg. Foto R.Puig

Aparejando. Muelle de Eriksberg. Foto R.Puig

Aparejando. Foto R.Puig

Aparejando. Foto R.Puig

Hay incluso los que cada año navegan por Jesús.  Dentro de poco se harán a la mar entonando cánticos y salmos.

Aparejando con Jesús. Eriksberg. Foto R.Puig

Sailing for Jesus. Foto R.Puig

Y los que además de izar velas, lanzarán sus redes.

Aparejando. Eriksberg, Foto R. Puig

Aparejando. Eriksberg, Foto R. Puig

El histórico Götheborg -¡ay!- no podrá navegar este año. Se limitará a seguir anclado como un barco museo. Por lo que se ha publicado, no efectuaron en el debido plazo la revisión técnica, la empresa anda mal de fondos, y sin esa especie de ITV de los barcos, no está autorizado a surcar los mares.

Hace unos meses se habló de que lo iba a comprar una empresa china, pero se arrepintieron. En todo caso, si vienen a Gotemburgo no dejen de visitarlo.

Aparejando. Foto R.Puig

El Götheborg. Foto R.Puig

.

Y, desde luego, dense una vuelta por los senderos del jardín botánico, donde no faltan confortables bancos para alejarse del ruido y practicar el carpe diem horaciano, puesto que…

Vitae summa brevis spem nos vetat incohare longam

.

La brevedad de la vida nos impide concebir duraderas esperanzas

(Horacio, Odas I, iv, 15)

Carpe diem. Foto R.Puig

Carpe diem. Foto R.Puig


Referencias:  El texto latino de las Odas (Carminum) de Horacio procede de The Project Gutenberg EBook of Odes and Epodes, by Horace. Lo pueden encontrar aquí

(la traducción de los versos que he seleccionado es mía)

 

 

Breverías erasmianas (XXXV): “Parturiunt montes, nascetur ridiculus mus” (Parieron los montes, nació un ridículo ratón)

29 abril, 2018
"in monte terram intumescere". Dibujo R.Puig

“in monte terram intumescere”. Dibujo R.Puig

Para José María Tortosa en su día de cumpleaños

Erasmo de Rotterdam nos acompaña de nuevo con uno de aquellos miles de proverbios de sabiduría antigua que recopiló y comentó durante toda su vida y no sólo como filólogo minucioso en busca de las fuentes y los significados; para él, como puede ser para nosotros, los adagios son cápsulas intemporales de interpretación abierta que todavía hoy nos dicen algo sobre nuestras propias personas y nuestras sociedades.

He traducido el texto completo con el que Erasmo comenta un famoso adagio de origen griego. Como tiene por costumbre suele dar más de una versión.

.

“Parturiunt montes, nascetur ridiculus mus”

Parieron los montes, nació un ridículo ratón

Adagio I ix 14

 

Ὤδινεν οὖρος, εἷτα μῦν ἀπέκτεκεν, o sea Mons parturibat, deinde murem prodidit 

“Un monte estaba de parto, acto seguido apareció un ratón”, se trata de un proverbio en verso yámbico que suele aplicarse a esos hombres fanfarrones y jactanciosos, que suscitan una sorprendente expectación con sus expresiones, forma de vestir y aire doctoral, pero que cuando llega la hora de concretar, producen meras simplezas.

… homines gloriosos et ostentatores, qui magnificis promissis tum vultus vestitusque auctoritate miram de se movent expectationem,  verum ubi ad rem ventum est, meras nugas adferunt

No está de más recordar que en tiempos de Erasmo no existían las campañas electorales (al menos tal como las conocemos hoy), pero, aunque las circunstancias cambien, los seres humanos nos somos tan diferentes de los de hace siglos.

También lo usa Luciano en su obra “De como conviene escribir la historia”; dice que cuando Cupido se disfrazaba de Hércules o de Titán la multitud le gritaba ¡parieron los montes!

…..Dicit enim sic reclamari a vulgo in Cupidinem Herculis aut Titanis personam assumentem ὤδινεν ὄρος.

Luciano de Samosata, “De como conviene escribir la historia”, 23

Eran cosas que sucedían en el Olimpo, donde a menudo se reunían ágoras muy animadas.

Ateneo, en el libro decimocuarto de su “Banquete de los eruditos” (Dipnosofistas) cuenta que Tachas, rey de Egipto, cuando Agesilao, rey de Esparta vino a ofrecerle su ayuda durante una guerra, le recibió con la siguiente pulla: “Se ha puesto de parto el monte y hasta el mismo Júpiter ha tenido miedo, pero lo que ha nacido es un ratón”.

Agesilao, que era de pequeño cuerpo, se ofendió y le replicó: “llegará el día en que me veas como un león”.

…. Erat autem Agesilaus pusillo corpore. Porro dicto offensus respondit : “Atqui aliquando tibi videbor leo”.

Lo que más tarde ocurrió es que se produjo un levantamiento en Egipto y, como Agesilao no vino en su ayuda, el rey tuvo que refugiarse en Persia.

Eran historias que se contaban unos a otros los convidados de los banquetes cuando no había ni televisión ni androides. No obstante cosas de estas ocurren, sobre todo cuando los pequeños pueden mover el fiel de la balanza en favor de uno u otro grande. Así que, en la vida como en la política, no conviene decir categóricamente “de este agua no he de beber”.

También lo usa Horacio en su Arte poética:

¿Qué de bueno traerá este parloteo de promesas?

Parirán los montes, un ratón ridículo nacerá.

Utitur et Horatius in Arte poetica :

“Quid dignum tanto feret hic promissor hiatu ?

Parturient montes, nascetur ridiculus mus”.

Al llegar a este punto y tras haberme ceñido a los dos versos de Horacio, no me resisto a citar la más libre y más sabrosa traducción de Tomás de Iriarte (1750-1791). Su versión versificada del Ars poetica (Epistola ad Pisones) dobla en número de versos al original, pero su castellano es de un gracejo y de una riqueza extraordinarios, al tiempo que un trabajo peliagudo.

 

¿Qué saldrá, al fin, de esta arrogante oferta

Pregonada con tanta boca abierta?

De parto todo un monte; y luego

¿Qué vino a dar a luz? Un ratoncillo

.

Horacio, Arte poética (138-139), traducción de Tomás de Iriarte

Biblioteca Virtual Cervantes, pp. 19-20

.

"rudes atque agrestes homines". Dibujo R.Puig

“rudes atque agrestes homines”. Dibujo R.Puig

Pero sigamos con el comentario de Erasmo, quien nos deja para el final lo más sugestivo, la fábula de Esopo, que se supone es el origen del adagio.

Porfirio pensaba que el proverbio provenía de un apólogo de Esopo; lo cuenta como sigue. Hubo hace tiempo unos hombres rústicos y agrestes que al ver que en un monte la tierra se hinchaba y se movía, llegados de todas partes se reunieron expectantes ante tan horrendo espectáculo, esperando a que la tierra desvelase algún portento formidable, ya que una montaña se había puesto de parto; como si los Titanes fuesen a irrumpir de nuevo para reiniciar la guerra contra los dioses. Sin embargo tras esperar mucho tiempo con los ánimos atónitos y en suspenso, de la tierra salió un ratón, y enseguida todos empezaron a reír.

"mus prorepsit e terra". Dibujo R.Puig

“mus prorepsit e terra”. Dibujo R.Puig

…Cum olim quidam rudes atque agrestes homines viderent in monte terram intumescere moverique, concurrunt undique ad tam horrendum spectaculum expectantes, ut  terra novum aliquod ac magnum portentum aederet monte nimirum parturiente foreque, ut Titanes rursum erumperent bellum cum diis redintegraturi. Tandem ubi multum diuque suspensis attonitisque animis expectassent, mus prorepsit e terra moxque risus omnium exortus.

Comentario al Fedro de Platón, 4, 24 y Esopo, Halm 520

"risus omnium exortus". Dibujo R.Puig

“risus omnium exortus”. Dibujo R.Puig

Yo diría que la moraleja del parto de los montes es que no sólo es sano ser realistas en nuestras expectativas, sino que también es bueno racionar nuestra admiración incondicional hacia los nuestros (y nuestros denuestos contra los que no lo son). Dicho metafóricamente: que lo que exijamos de los montes, en modo parecido lo exijamos  de nosotros mismos. Probablemente, además de no pasmarnos aguardando prodigios como los rústicos frente a la montañaes probable que así nos ahorremos bastantes desengaños e indignaciones

La fábula de Esopo acaba en risas, no he encontrado una versión en la que en lugar del ratón salga un dragón que arrase con todo a sangre y fuego, que de esos partos también es prolífica la historia.


Referencia:  el texto latino procede de  Les Adages d’Érasme, présentés par les Belles Lettres et le GRAC (UMR 5037), 2010, pp.711-712. La traducción es mía.

 

 

Lo que de sí sabe el poeta

22 abril, 2018
Alegrías de estos dias. Foto R. Puig

De estos dias. Foto R. Puig

Cuando durante los años de la adolescencia poco sabía de mí, tuve la suerte de que me acompañaran los poetas. No es algo único, muchos me confirmarán que también la poesía les ayudó a habitar un aire propio y respirable. Pero lo que fue individual, lo exclusivo, lo secreto, fue la propia y personal antología de nuestras lecturas más sentidas.

A lo largo de aquellos años de vacilaciones la poesía nos sirvió de guía, incluso habremos escrito nuestros versos. Aquellas primicias, aquellos ratos de recogimiento, cuando afanosos penábamos por descubrirnos y con candor irrepetible hacíamos nuestros los versos de poetas admirados, aquellos tiempos fueron aurorales.

No sé si será porque, ahora, en estas tierras del norte escandinavo la luz se aviva,  los brotes florecen y viejos y jóvenes se recuestan sobre el césped de los parques, pero mi mano ha entresacado de la estantería una antología de uno de aquellos poetas que me acompañaron.

Quizás me animaba saber que José Hierro (1922 – 2002) podía juntar en un libro cuanto sabía de sí, como sólo la poesía puede hacerlo. No recuerdo bien, pero es posible que aquel chaval inseguro sintiese que hilando sus propios versos acabaría también sabiendo lo que era.

En mí la siento aunque se esconde. Moja

mis oscuros caminos interiores.

Quién sabe cuántos mágicos rumores

sobre el sombrío corazón deshoja.

.

A veces alza en mí su luna roja

o me reclina sobre extrañas flores.

Dicen que ha muerto, que de sus verdores

el árbol de mi vida se despoja.

.

Sé que no ha muerto, porque vivo. Tomo,

en el oculto reino en que se esconde,

la espiga de su mano verdadera.

.

Dirán que he muerto, y yo no muero. ¿Cómo

podría ser así, decidme, dónde

podría ella reinar si yo muriera?

 

José Hierro, de “Alegría interior” (1947)

 

Primavera. Foto R.Puig

 

La antología personal que José Hierro publicó hace ahora sesenta años, se titulaba precisamente Cuanto sé de mí. El ejemplar que he abierto hace dos días es la edición revisada por el poeta que Seix Barral publicó en 1974, dentro de  la colección de poesía de la Biblioteca Breve. 

En la página veinticinco hay estos versos:

PRIMAVERA

Si ahora vinieras con tus flautas,

con tus rebaños de aguas grises,

si tuvieras figura humana,

brazos duros para dormirme,

y no estas flores amarillas

que sólo dejan presentirte,

y no esta brisa que nos roza

como unos dedos invisibles,

y no esta luz, que no sabemos

si es que te quejas o te ríes…

.

Si me llamaras a tu lado,

todo: las horas vagas, tristes,

la soñolienta calma, todo

lo dejaría por seguirte;

si ahora volvieras, primavera,

si te me hicieras hoy visible,

si a mí llegaras de muy lejos

entre unos álamos flexibles…

José Hierro, de “Tierra sin nosotros” (1947)

Alegrías de estos días. Foto R.Puig

De estos días. Foto R. Puig

 

 

 

 

Entre el mar y la sierra del Segaria: desde Ondara a la playa de Els Poblets con colofón boliviano.

15 abril, 2018
El Segaria desde Ondara. Foto R.Puig

El Segaria desde Ondara. Foto R.Puig

A los pies del Segaria se extiende Ondara, colindante con los municipios de El Verger, Beniarbeig, Pedreguer y Denia.

A media hora de bicicleta, por caminos entre naranjos, limoneros y mandarinos, y a diez minutos en coche está Els Poblets y mi playa de la Almadrava (con v en valenciano y con b en castellano). Mi biblioteca está desde hace dos semanas en Ondara.

A Ondara la escoltan los naranjales.

Naranjales. Ondara. Foto R.Puig

Naranjales. Ondara. Foto R.Puig

Por el centro del casco urbano, encajonado entre los muros de un barranco ornados de graffiti, circula el río Alberca que por el norte separa los huertos de las casas.

Grafitti. Ondara. Foto R.Puig

.

Por las calles más antiguas de estos barrios, formados en los siglos XVIII y XIX, son frecuentes las casas desde hace años deshabitadas de los pueblos de la comarca. La estrechura de la vieja red viaria y una arquitectura propia de las condiciones de vida de otras épocas (en una que he visitado el burro accedía a su recinto por la misma puerta que las personas) han conducido, a medida que fallecían sus ancianos ocupantes, al abandono de las viviendas más angostas,.

Pero también hay mansiones amplias y bien renovadas, con sus ventanas enrejadas y sus techos altos, lo que no obsta para que junto a ellas agonicen casonas similares que ya nadie restaura.

Deshabitada. Foto R.Puig

Deshabitada. Foto R.Puig

En estas puertas la vieja llave ha dejado de girar

Pictografía. Foto R.Puig

¿Cuántos años han pasado sin que sus habitantes entren y salgan cada día por sus portones?

Toc toc. ¡Ah de la casa! Foto R.Puig

Toc toc. ¡Ah de la casa! Foto R.Puig

Pero Ondara crece hacia el campo con nuevos barrios y sus calles están vivas. Los vecinos son cordiales y saludan al cruzarse contigo. Hay un párroco que toca las campanas con frecuencia. Alguien me dice que es un cura repicador. No sólo las hace sonar por razones litúrgicas, también marca las horas y las medias para los que no lleven reloj. 

El Montgó visto desde Ondara. Foto R.Puig

El Montgó visto desde Ondara. Foto R.Puig

.

Ondara no tiene playa, sin embargo, a pocos kilómetros, tiene la de la Almadrava en Els Poblets y todas las de la Marina de Denia.

Asi que, desde los huertos verdes,

El campo. Ondara. Foto R.Puig

El campo. Ondara. Foto R.Puig

nos hallamos en un pis pas frente a todos los azules del mar

Azul y negro. Foto R.Puig

Azules y negro. Foto R.Puig

Más azules. Foto R.Puig

Más azules. Foto R.Puig

.

¡Quién pudiera!

Más azules. Foto R.Puig

Ícaro. Foto R.Puig

Como ya no tengo edad para surcar las olas sobre una tabla, me contento con capturar una panorámica de la playa.

La he colgado en youtube.

.

Saltando el gran charco

 

Para concluir, aunque -¡ay!- Bolivia sigue sin conseguir la salida al mar que perdió en una guerra fratricida, a mí me siguen llegando las fotos de la flora exuberante de las riberas del Beni que, sin ser el mar, no deja de ser una ancha vía fluvial que atraviesa las pampas y selvas bolivianas.

Sus aguas, a través del Madeira, acaban por engrosar las del Amazonas. Al fin y al cabo, su trayectoria, algo más larga que la que los bolivianos aspiran a conseguir, no deja de ser una salida al mar.

El río Beni entre Rurrenabaque y San Buenaventura. Foto R.Puig

El río Beni entre Rurrenabaque y San Buenaventura. Foto R.Puig

.

Flora

Las fotos que desde Bolivia me envía mi viejo amigo Charlie son un hermoso broche para esta crónica

Flor de jengibre. Foto Charlie G. Tornel

Flor de jengibre. Foto Charlie G. Tornel

Lirio rojo y pomelos. Foto Charlie G. Tornel

Lirio rojo escoltado por pomelos. Foto Charlie G. Tornel

Confío en que algún día nos pueda seguir mostrando sus estupendas fotos de la flora boliviana en un blog propio. ¡A Linneo le  gustaría! ¡Esperando que te animes, esta página está a tu disposición!

Por cierto que, hace algunos años, les hablaba yo aquí de una de las novelas que publicó Charlie: “El tercer asunto”. Así que, además de la rica flora a su disposición, no le faltarán historias, comedias y tragedias, del Oriente boliviano.

Latitudes de abril

8 abril, 2018
Al azar de abril Foto R. Puig

Al azar de abril Foto R. Puig

Para mi amigo Charlie que vive allá por donde discurre el Beni

.

Mediterráneo

.

Por abril

el naranjo

da su flor.

.

Azahar es

de desmayos

el remedio.

Flor de azahar. Foto R,Puig

Flor de azahar. Foto R, Puig

Azahar

que no olía

T.S.Elliot.

.

Cuando

la crueldad de abril

le estremecía

.

Y a la vista

de las lilas

se deprimía

.

Algo a la niebla

de Londres

le debe Tierra Baldía

.

APRIL is the cruelest month, breeding

Lilacs out of the dead land, mixing

Memory and desire, stirring

Dull roots with spring rain.

.

ABRIL es el mes más cruel, nutre

Lilas con tierra muerta, mezcla

Memoria y deseo, resucita

Yertas raíces con lluvia primaveral.

.

T.S. Eliot (1888–1965). primeros  versos de “The Waste Land” (1922)

Renovó la poesía

de su tiempo

con sus rimas

.

Pero en la barra

de su pub

no servían mandarinas.

Mandarinas en su rama.   Foto  R.Puig.JPG

 Ni en las orillas

 del Támesis esbeltas

flores crecían

Orilla florida. Foto R.Puig

Orilla florida. Foto R. Puig

.

Bolivia

¡Mirad lo que me ha llegado

de las pampas

bolivianas!

Al pie de las toronjas. Foto Charlie G.T.

Al pie de las toronjas. Foto Charlie G.Tornel.

A dos leguas

de la ribera del Beni

vive Charlie.

.

Su cabaña

la rodean verde

y flores.

La cabaña sitiada. Foto Charlie G.T.

La cabaña sitiada. Foto Charlie G.Tornel.

Flores de pajarilla. Foto Charlie G.T.

Flores de pajarilla. Foto Charlie G.Tornel.

.

Abril no es waste land

si hay racimos

de papayas.

Papayas. Foto Charlie G.T.

Papayas. Foto Charlie G.Tornel.

.

¿Y cómo será abril cruel

si los pomelos

se ofrecen en la rama?

Toronjas en su rama. Foto Charlie G.T.

Toronjas en su rama. Foto Charlie G.Tornel.

En mis orillas,

es la hora del paseo

marinero.

El paseo vespertino. Foto R. Puig

El paseo vespertino. Foto R. Puig

.

Un pescador

se abandona

a la paciencia

Puig

El viejo y el mar. Foto R. Puig

.

En las riberas del Beni

el aguacero ha creado

torrenteras.

Está lloviendo. Foto Charlie G.T.

Está lloviendo. Foto Charlie G.Tornel.

.

¡Ponte las botas

de goma

compañero!

Alcemos el vuelo. Foto R. Puig

 

 

 

 

 

 

.