Saltar al contenido

Rumor de mar

14 noviembre, 2021
No sé si la mar me protege. Foto R, Puig

No sé si a las gaviotas

la mar les habla

y si sobre sus aguas

con las olas dialogan,

si la mar las escucha.

.

No sé si con las piedras

la mar chacharea

y si a sus bramidos

su rumor le responde,

si el mar las atiende.

.

No sé si bajo su manto

la mar me palpa

y si siente mi cuerpo

cuando ella me mece,

si la mar me abraza.

.

No sé si en su misterio

la mar me hechiza

y si me oculta penas

que no he de entender,

si la mar me protege.

.

Rumor de piedra. Foto R. Puig

.

No sé si a los poetas

se revela la mar

y si alguien su secreto

pudo al fin hallar,

si la mar nos entiende.

.

Una voz antigua de viento y de sal. Foto R.Puig

.

Alfonsina y el mar

Por la blanda arena que lame el mar
Su pequeña huella no vuelve más
Un sendero solo de pena y silencio llegó
Hasta el agua profunda
Un sendero solo de penas mudas llegó
Hasta la espuma

Sabe Dios qué angustia te acompañó
Qué dolores viejos calló tu voz
Para recostarte arrullada en el canto de las
caracolas marinas
La canción que canta en el fondo oscuro del mar
La caracola

Te vas Alfonsina con tu soledad
¿Qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
Te requiebra el alma y la está llevando
Y te vas hacia allá como en sueños
Dormida, Alfonsina, vestida de mar

Cinco sirenitas te llevarán
Por caminos de algas y de coral
Y fosforescentes caballos marinos harán
Una ronda a tu lado
Y los habitantes del agua van a jugar
Pronto a tu lado

Bájame la lámpara un poco más
Déjame que duerma nodriza, en paz
Y si llama él no le digas que estoy
Dile que Alfonsina no vuelve
Y si llama él no le digas nunca que estoy
Di que me he ido

Te vas Alfonsina con tu soledad
¿Qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
Te requiebra el alma y la está llevando
Y te vas hacia allá como en sueños
Dormida, Alfonsina, vestida de mar

.

Texto de Félix Luna y música de Ariel Ramírez

El mar y el poeta, en memoria de Eugenio Montale (1896 – 1981)

7 noviembre, 2021
«le salmastre parole» (Eugenio Montale). Foto R.Puig

Hace un poco más de cuarenta años fallecía en Milán el poeta Eugenio Montale. Comencé a leer su obra poética cuando era joven, en ella siempre descubro y admiro algo nuevo.

Montale agrupó nueve poemas bajo el título Mediterráneo en su libro Ossi di Seppia (Torino, 1925) en el que el mar se presenta ante él como metáfora del impulso que el poeta siente necesitar para que su obra que, embargado por la melancolía de quien se avecina a la treintena, juzga duramente como balbuceos y letras gastadas.

Ahora que yo mismo estoy frente al Mediterráneo quiero recordarle con uno de los nueve poemas que nacieron del mar en el ánimo del poeta:

Potessi almeno costringere

in questo mio ritmo stento

qualche poco del tuo vaneggiamento;

dato mi fosse accordare

alle tue voci il mio balbo parlare:

io che sognava rapirti

le salmastre parole

in cui natura ed arte si confondono,

per gridar meglio la mia malinconia

di fanciullo invecchiato che non doveva pensare.

Ed invece non ho che le lettere fruste

dei dizionari, e l’oscura

voce che amore detta s’affioca,

si fa lamentosa letteratura.

Non ho che queste parole

che come donne pubblicate

s’offrono a chi le richiede;

non ho che queste frasi stancate

che potranno rubarmi anche domani

gli studenti canaglie in versi veri.

Ed il tuo rombo cresce, e si dilata

azzurra l’ombra nuova.

M’abbandonano a prova i miei pensieri.

Sensi non ho; né senso. Non ho limite.

.

Pudiese yo al menos imponerle

a este mísero ritmo mío

un poco solo de tu vagabundeo;

dado que me fuese armonizado

con tus voces mi balbuciente hablar:

yo que soñaba robarte

las palabras salobres

donde naturaleza y arte se confunden,

para gritar mejor la melancolía mía

de aviejado rapaz que no debía pensar.

A cambio sólo tengo las letras gastadas

de los diccionarios, y la oscura

voz que el amor dicta se disipa,

se hace quejumbrosa literatura.

Sólo tengo estas palabras

que como mujeres publicadas

se ofrecen a quien las requiere;

sólo tengo estas frases cansadas

que hasta podrán robarme mañana

los pillos estudiantes en versos verdaderos.

Y crece tu rugido, y se ensancha

azul la sombra nueva.

Mis pensamientos prueban a abandonarme.

No tengo sentidos; ni sentido. No tengo límite.

.

Eugenio Montale (1896-1981), Ossi di seppia, Mediterraneo, VIII (Torino, 1925), la traducción es mía,

Sordo rugir de mar. Foto R. Puig

Notas:

Texto de Ossi di seppia

Un documental de Marco y Giovanna De Poli, realizado en el1976, poco después de la entrega del Premio Nobel al poeta, sobre Monterosso, el pueblo donde vivió parte de su infancia a la orilla del mar de Liguria.

Convergencias de Arte y Literatura (XIII): los grabados de Gustave Doré para la Divina Comedia (7): la avaricia rompe el saco

31 octubre, 2021
Gustave Doré: «giacendo a terra tutta volta in giuso», Divina Comedia, Purgatorio XIX

Purgatorio de los avaros

Dante y Virgilio siguen ascendiendo cornisas del Purgatorio y en la quinta se tropiezan con una multitud de gentes tendidas por los suelos boca abajo. Su forma de purgar el excesivo amor a las bienes terrenos es lagrimear pegados a la tierra por una temporada, hasta que estén bien escarmentados antes de poder llegar al cielo.

.

Com’io nel quinto giro fui dischiuso,

vidi gente per esso che piangea,

giacendo a terra tutta volta in giuso

.

’Adhaesit pavimento anima mea’

sentia dir lor con sì alti sospiri,

che la parola a pena s’intendea.

Atravesando que iba el quinto círculo,

vi gente ahí extendida que lloraba

yacentes todos por tierra boca abajo

.

‘Adhirió al pavimento el alma mía ‘

les oía decir tan alto suspirando

que sus palabras apenas entendía

.

Purgatorio, XIX, 70-75

Además de penar rostro a tierra, han de entonar un versículo de los salmos cuya localización precisa no he encontrado. Tratando de entender las razones concretas de su castigo purificador, se encuentran nada menos que con un pontífice romano, el papa Adriano V que confiesa haber sido ambicioso y avaro cuando ejerció de legado de Roma en Inglaterra, aunque luego sólo reinó 38 días, muriendo en Viterbo el 18 de agosto de 1276.

Entre otras cosas el alma del pontífice se expresa así:

.

«Quel ch’avarizia fa, qui si dichiara

in purgazion de l’anime converse;

e nulla pena il monte ha più amara.

.

Sì come l’occhio nostro non s’aderse

in alto, fisso a le cose terrene,

così giustizia qui a terra il merse

.

Come avarizia spense a ciascun bene

lo nostro amore, onde operar perdési,

così giustizia qui stretti ne tene

.

ne’ piedi e ne le man legati e presi;

e quanto fia piacer del giusto Sire,

tanto staremo immobili e distesi»

«La causa de la avaricia aquí se muestra

en la purgación de estas ánimas conversas;

pues pena no hay del monte más amarga.

.

Ya que nuestra mirada no se elevó

a lo alto, dirigida estaba a terrenas cosas,

la justicia aquí a la tierra nos postró.

.

Como la avaricia vació de todo bien

el amor nuestro, en vanas obras perdido,

la justicia aquí atados nos tiene

.

de pies y manos amarrados y presos;

pues cuanto plazca al justo Señor

así estaremos inmóviles y acostados.

.

Purgatorio XIX, 115-120
Gustave Doré: «nulla pena il monte ha più amara», Divina Comedia, Purgatorio XIX

Por hoy nos despedimos, esperando que aprendamos la lección y no seamos avarientos, de lo cual ni siquiera los papas están exentos…

Adriano V el avariento

—-

NOTAS:

Las ilustraciones de Gustave Doré para la Divina Comedia han sido materia de numerosas ediciones francesas e inglesas desde fines del s.XIX. Hoy son de dominio público. Por mi parte me he guiado por la edición de los 135 grabados editados recientemente por Gabriele Baldassari en La Divina Commedia di Dante Alighieri, Gustave Doré, Mondadori, 2021.

Mis comentarios se basan en parte en el aparato crítico de la obra en: Alighieri, Dante, La Divina Commedia, Testo critico de la Società Dantesca Italiana, riveduto e rifatto da Giuseppe Vandelli (Firenze, 1937). Ristampa facsimile a Milano, Ulrico Hoepli Editore-Libraio, 1960. Esa la edición que utilizo para el texto italiano.

La imagen de Adriano V procede de https://www.meisterdrucke.es/

La traducción al castellano de los versos de la obra es mía.

Nimiedades (XV): ayer (de seis a siete y cuarto de la tarde)

24 octubre, 2021

Para mi amigo Pere Cardona que también es bloguero

Poniente. Foto R.Puig

Hoy se ha hecho tarde y se me ha ido el santo al cielo, así que recurro a algunas fotos del paseo de ayer por la playa de la Almadrava, durante la hora postrera del sol. Hacia el norte se destaca la silueta del Mondúver.

Sobre el espigón hay quien pesca o lo intenta. Al fondo se aprecia el promontorio de Cullera.

Espigón. Foto R.Puig

Hacia levante se alza el Montgó.

El monte tutelar de la Marina Alta. Foto R. Puig
El puño de Akal. Foto R. Puig

Hay quien aún surfea.

No pillo olas. Foto R. Puig

Otros pasean sus perros

¡Caramba, usted también tiene un husky! Foto R. Puig

o pasean los de otros

Me gano unas perras paseando perros. Foto R. Puig

Se prueba suerte en familia

Muchos para poca cena. Foto R. Puig

y algún solitario pide al cielo peces

¡O Lord just a fish! ¡Please! Foto R. Puig

A lo tonto a lo tonto, este cuento se acabó…

Adios al sol. Foto R. Puig

Grisura

17 octubre, 2021

Como cualquiera

el mar tiene sus días

de grises y grisallas,

de spleen

y de morriñas.

.

Al monte hechizado

del mar al que se asoma

le llegan gasas grises

que le visten

con velos de viuda

Grisalla. Foto R. Puig

.

Indiferentes,

hay empecinados

que desgranan su día

soñando con doradas

y en busca de lubinas

Tozudos. Foto R.Puig

.

No faltan débitos

que, con nublado o sol,

obligan inexorables

a los que estén atados

a rutinas caninas.

La vida sigue igual. Foto R.Puig

.

Por gris que sea el día,

como es tradición

de playas levantinas,

no falta la tertulia

sentados en la orilla.

Tertulia playera. Foto R.Puig

.

Otros vecinos hay

que sobre los tejados

organizan tertulias,

piares y gorgeos,

coloquios de estorninos

Tertulia aviar. Foto R. Puig

,

No muy lejos,

asiduo de la antena

un tenor disidente

afina sus trinos

solitario en su círculo

Siempre hay clases. Foto R.P Puig

.

.

FIAT LUX

Pero no hay gris que mucho dure. Foto R.Puig

Cielos

10 octubre, 2021

bajo el cielo de Madrid el 6 de octubre

Plaza Mayor

El miércoles pasado la lluvia no llegó y el cielo de Madrid se pobló de luces, la noche fue joven como tantas otras y la Plaza Mayor volvió a acoger caminantes de todos los acentos.

Plaza Mayor. 6 de octubre de 2021. Foto R. Puig

El aire es fresco e invita a asomarse al balcón

Plaza Mayor. 6 de octubre de 2021. Foto R. Puig

Todavía hay quien se anima a cenar un cocido

Plaza Mayor. 6 de octubre de 2021. Foto R. Puig

En la plaza de Colón hay una que siempre duerme

Julia la sonámbula. Foto R. Puig

Hay otra que sin embargo detesta el ruido del tráfico y no tiene la misma suerte

La insomne. Foto R .Puig

Cristóbal, impávido, trata de poner orden

Marcando la ruta. Foto R,Puig

en esta época en que hay quienes a troche y moche nos exigen contriciones retrospectivas

Ánimo y al mar. Foto R. Puig

.

domingo 10 de octubre

Por nuestra parte, siguiendo el consejo de Colón hemos llegado al mar

Playa de la Almadrava. 08:30 de hoy domingo. Foto R. Puig

Cuando apunta el sol por el este la costa, del lado de Gandía, se va tiñendo de rosa por el oeste…

Alborada de la Almadrava, 10 de octubre del 2021. Foto R. Puig

Frente a mi ventana se posan las jóvenes palomas que han nacido entre marzo y agosto

Foto R.Puig

Y el sol no se hace esperar

Almadrava. 08:33 a.m. hoy. Foto R. Puig

A todos mis lectores les deseo, bajo todos sus cielos, haya nubes o sol, sea noche o sea día, que su ánimo se alce luminoso.

Horas de Madrid

3 octubre, 2021
Madrid en pausa. Foto R. Puig

La mañana del domingo me pilla en Madrid sin nada de importancia que contar, o casi nada…

.

Ayer hemos deambulado mañana y tarde,

uno de esos días de otoño en los que se puede exclamar

¡ de Madrid al cielo !

Madrid y el cielo. Foto R. Puig

Con la ayuda del Dr. Google, encuentro esta explicación de la famosa frase, que entre muchas posibles hoy les cito:

Madrid recibe a los conductores que acceden a la ciudad por la M-30 con uno de sus dichos más populares. Quienes pasan por debajo del puente peatonal que une el Parque de Roma con Moratalaz pueden leer que se dirigen «De Madrid al cielo». Es decir, que como en la capital no se está en ningún sitio.

El origen de esta repetidísima frase está algo difuso. Al parecer, pudo hacerse famosa a finales del siglo XVIII a raíz de las reformas que Carlos III realizó en la ciudad para embellecerla. Gracias a ellas Madrid dejó de ser la anticuada villa castellana y pasó a convertirse en la regia capital de un vasto imperio.

Existe otra teoría que afirma que en el Cerro Garabitas, en la Casa de Campo, se reunen todas las noches las almas de los difuntos madrileños y desde allí ascienden al cielo. Esta creencia la alimentan los vecinos del parque que aseguran que ven luces que ascienden por las copas de los árboles. Es probable que sean luciérnagas o fuego de San Telmo.

No obstante, la tesis más fiable relaciona el refrán con la obra del dramaturgo del Siglo de Oro, Luis Quiñones de Benavente, titulada «Baile del invierno y del verano». En ella hay unos versos que dicen:

«Pues el invierno y el verano,

en Madrid solo son buenos,

desde la cuna a Madrid,

y desde Madrid al Cielo».

Publicado en el diario ABC el 4 de octubre del 2014

En todo caso el aire y el cielo invitaban ayer a pasear y a comprar algo que no pese demasiado en la maleta…

De compras. Foto R. Puig

Caminando calle abajo por la Ribera de Curtidores, si ustedes quieren curiosear sin fin pueden entrar en las Galerías Piquer y elegir de todo un poco, si es que buscan cosas viejas, lo que se suele llamar antigüedades y, con menor respeto, antiguallas.

¿Qué me llevo?

Entre anticuarios. Foto R. Puig

Si están cansados de pensar, hasta pueden sentarse en las escaleras y ver pasar…

Charros. Foto R. Puig
Mano en la barandilla. Foto R. Puig

Cuando cae la tarde

A Madrid desde el cielo. Foto R. Puig

mejor es dejar el coche en casa

El tráfico de los imposibles. Foto R. Puig

Es hora del teatro

Reponiendo a Arthur Miller. Foto R. Puig

de sentarse a tomar copas

¿ Me quiere o no me quiere ? Foto R. Puig
¡ Me quiere ! Foto R. Puig

Los pies ya están cansados

En la terraza del Gijón. Foto R. Puig

y se encienden los faroles

Se hace tarde. Foto R. Puig.

La noche fue joven

Este domingo vuelve a ser niño

Foto R. Puig

Convergencias de Arte y Literatura (XII): los grabados de Gustave Doré para la Divina Comedia (6): purgando la envidia y la iracundia.

26 septiembre, 2021
Gustave Doré. “col livido color della petraia”. Divina Comedia, Purgatorio, XIII, 9

Entre envidiosos

Dante y Virgilio se pasean ya por la segunda cornisa del Purgatorio donde los justos purgan sus envidias para poder llegar al Paraíso. Es difícil distinguir las sombras de las ánimas del pálido color de la piedra contra la cual están apoyados unos junto a otros con los párpados cosidos para purgar así la excesiva atención de la vida ajena que en vida les carcomió.

E come a li orbi non approda il sole,

così a l’ombre quivi, ond’io parlo ora,

luce del ciel di sé largir non vole;

.

ché a tutti un fil di ferro i cigli fóra

e cusce sì, come a sparvier selvaggio

si fa però che queto non dimora.

Como a ciegos a que el sol no toca

así a las sombras de las que aquí hablo

del cielo la luz les es negada,

a todos hilo de hierro los párpados perfora

y cose, como al salvaje gavilán

se le hace para que esté tranquilo.

.

Purgatorio, XIII, 67-72
Gustave Doré. “de li altrui dannipiù lieta assai che di ventura mia”. Purgatorio, XIII, 110-111

Cuando el poeta se encuentra con Sapia, una mujer de Siena que, según dudosa leyenda, no fue sabia sino envidiosa, hasta el punto de desear la derrota de sus conciudadanos en la «battaglia del Colle» en 1269, donde los florentinos mataron a más de mil sieneses.

Sea cierto o no, la pobre purga sus envidias y exclama:

Savia non fui, avvegna che Sapìa

fossi chiamata, e fui de li altrui danni

più lieta assai che di ventura mia.

Sabia no fui, si bien Sapia

me llamaba, y del daño ajeno fui

más contenta que de la ventura mía.

.

Purgatorio, XIII, 110-111

.

Penitencias de los iracundos

Y sube que te sube, los viajeros ascienden a la tercera cornisa de este monte donde quienes para llegar al cielo tienen que purificarse de sus pecados capitales, no obstante haber muerto demandando perdón.

En este tercer círculo (girone) están envueltos en el humo del fuego de su ira los que se dejaron arrastrar por esta cegadora pasión.

Encuentro con Marco Lombardo, Gustavo Doré, Divina Comedia, Purgatorio, XVI,

Entre ellos uno noble cortesano del siglo XIII, Marco Lombardo, a quien no le bastó para alcanzar el cielo ser noble, digno y buen consejero del Conde Ugolino, pues tenía la costumbre de dejarse llevar de su ánimo furioso.

Pero no todo es castigo, pues en este círculo los iracundos ruegan e invocan a Dios con sus preces, cantando el Agnus Dei («Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo…») y reflexionan sobre los excesos de la ira. Para ello se les presentan ejemplos de mansedumbre, la virtud que se opone a la ira: el primero es el de la Virgen María y el segundo el de Pisístrato, señor de Atenas, que, comprensivo con el amor, fue paciente con el joven que besó a su hija, como cuenta Valerio Massimo (Facta et dicta memorabilia, VI. 1).

El tercero es San Esteban, lapidado por una turba de iracundos:

Gustavo Doré, Divina Comedia, Purgatorio, XV 106-114,

Poi vidi genti accese in foco d’ira

con pietre un giovinetto ancidere, forte

gridando a sé pur: «Martira, martira!».

.

E lui vedea chinarsi, per la morte

che l’aggravava già, inver’ la terra,

ma de li occhi facea sempre al ciel porte,

.

orando a l’alto Sire, in tanta guerra,

che perdonasse a’ suoi persecutori,

con quello aspetto che pietà diserra.

Vi a gente encendida por el fuego de la ira

matando a un jovencito, con vocerío

animarse : “¡Al tormento, al tormento!”

.

Y a él veía inclinarse, por la muerte

que le vencía ya, hacia la tierra,

mas con los ojos al cielo dirigidos,

.

pidiendo al Altísimo, en tanta guerra,

que perdonase a sus perseguidores,

con aquel aspecto que la piedad revela.

.

Purgatorio, XV 106-114,

Por hoy, dejaremos a Virgilio y Dante en su ascenso hacia la cuarta cornisa del Purgatorio, algunos de cuyos detalles ilustrarán de nuevo a modo de ékfrasis los grabados de Gustavo Doré en posterior etapa.


NOTAS:

Las ilustraciones de Gustave Doré para la Divina Comedia han sido materia de numerosas ediciones francesas e inglesas desde fines del s.XIX. Hoy son de dominio público. Por mi parte me he guiado por la edición de los 135 grabados editados recientemente por Gabriele Baldassari en La Divina Commedia di Dante Alighieri, Gustave Doré, Mondadori, 2021.

Mis comentarios se basan en parte en el aparato crítico de la obra en: Alighieri, Dante, La Divina Commedia, Testo critico de la Società Dantesca Italiana, riveduto e rifatto da Giuseppe Vandelli (Firenze, 1937). Ristampa facsimile a Milano, Ulrico Hoepli Editore-Libraio, 1960. Esa la edición que utilizo para el texto italiano.

La traducción al castellano de los versos de la obra es mía.

Sean Scully en Pilane: la escultura como écfrasis de su propia obra (pictórica).

19 septiembre, 2021
Sean Scully. «Stainless steel stack», acero inoxidable. Pilane 2021. Foto R. Puig (al fondo los 14 metros de Anna de Jaume PLensa)

«La ekfrasis, que en sentido amplio consiste en tratar del contenido de un género expresivo en el interior de otro, con fines descriptivos. De forma restringida se entiende como la descripción de una obra de arte plástica (pintura, escultura, arquitectura, etc.) en el seno de un texto literario (como la del escudo de Aquiles por Homero)».

«Entre ambos extremos hay definiciones y estudios sesudos para todos los gustos sobre este término que en griego antiguo significaba descripción y que, a mi modo de ver, no tiene por qué considerarse solamente como un recurso literario, pues también puede, en sentido inverso, serlo pictórico o escultórico, cuando un texto inspira un lienzo o una escultura»

Escribí esto hace casi seis años en estas páginas, tratando de los pasajes en que Galdós la utilizaba como recurso literario en dos de sus novelas. He de añadir que empecé a interesarme por la ecfrasis o écfrasis (*) leyendo a principios de los años 2000 la excelente tesis de doctorado de Agnès FayetLe rôle de l’image et de l’œuvre d’art dans le processus de création de Marguerite Yourcenar. De ello hablé también aquí hace casi cuatro años.

Recientemente, mi visita a la exposición anual de esculturas en el medio natural de Pilane (isla de Tjörn, Bohusln, Suecia) me lleva a utilizar el concepto de la écfrasis en su sentido más amplio, en este caso una descripción/síntesis escultórica de la propia obra pictórica por un artista que no cesa de sorprenderme. Me refiero al irlandés Sean Scully, por mes y año de nacimiento mi coetáneo, de quien son seis de las dieciocho esculturas que este año se exhiben en Pilane (15 de mayo-26 de setiembre).

Interpreto este fascinante cambio de recurso artístico como una écfrasis de sus casi cinco décadas de obra pictórica del artista irlandés, con taller en Nueva York y Munich y hasta hace poco en Barcelona.

Mi primer encuentro con la obra de Scully fue en su exposición en el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno) del 31 de enero al 7 de abril del 2002 y tuve un segundo encuentro con su obra en junio del 2012 en el Palacio de Carlos V en Granada, donde me cautivó su labor de expresionismo abstracto.

Este irreductible pintor abstracto, ahora escultor, declara en el folleto que explica su obra en Pilane:

«I do believe abstraction is and was meant to embody deep emotions.

I believe that’s its job, in the history of art»

.

Sean Scully, «Standing on the land», Pilane.org, 2021

En el mismo folleto, la escritora Joanna Persman (historiadora y crítica de Arte en el diario Svenska Dagbladet) recuerda que Scully en un trabajo juvenil estuvo empleado en una fábrica de cartonajes y que «su tarea consistía en en clasificar y grapar cajas» y que cuenta que su propio arte es «una celebración del duro trabajo manual».

Sea como sea, el artista a lo largo de muchos años combina en sus lienzos el apilamiento de formas rectangulares de diverso color y materia, como un reducto cultivador de los años en los que la abstracción expresionista dominaba el panorama artístico. De hecho, su estancia en los Estados Unidos, país por cuya nacionalidad cambió la suya irlandesa de origen, le influyeron decisivamente.

Sean Scully en el Palacio de Carlos de Carlos V en Granada. Foto R.Puig

Sean Scully, «Pink Insert», óleo sobre lienzo, 61×61 cms. Colección particular (exposición del IVAM, 2002)

Este año, en Pilane, me ha impresionado su persistente juventud de espíritu en esta exposición en el paisaje que ha titulado «Standing on the land», pues, ya consagrado y reconocido desde hace tiempo por cerca de cincuenta años de creación pictórica, ahora, a través de sus estructuras de acero corten, o construyendo apilamientos de objetos industriales (objet trouvé) está a mi modo de ver describiendo sus propias emociones pictóricas a través de otros materiales y de otra rama del arte: la escultura.

Sean Scully. «Zinc thanks». Hierro galvanizado Detalle. Pilane 2021. Foto R.Puig

Un itinerario

Después de tres años de College en Londes, Scully cursó sus estudios artísticos en la Facultad de Bellas Artes de Newcastle (1968-1972) y comenzó a pintar retículas de gran colorido y profundidad, con notable influencia de Mondrian, pero con la tridimensionalidad que el holandés camufla. Por entonces, sin embargo, afectado según sus declaraciones por la frialdad industrial de la aquella ciudad, la emoción aún falta.

Su año de becario en Harvard (1972), en contacto con el expresionismo abstracto norteamericano (Rothko en particular) y su viaje a Marruecos en 1973, le conducen de un minimalismo reticular y de franjas (1972-1975) a un minimalismo en el que la emoción impera (1975-1985), los colores vivos se ensombrecen y acompañan de negros, grises y ocres, en óleos y acrílicos de gran tamaño y lo que él denomina «cuadros dentro del cuadro».

Sean Scully, «Back and fronts», óleo sobre lienzo, 243,8×609,6 cms., colección particular,1981

En la exposición de Valencia del 2002, que estuvo antes en Dusseldorf y Munich, y que recogía lo mejor de la obra pictórica que le consagró en el panorama internacional del arte contemporáneo, se manifiesta esa voluntad de su personal expresión de emociones que le ha guiado a través de su característica abstracción,

Sean Scully, «Vita Duplex», óleo sobre lienzo, 1993, 254×330,2 cm. (exposición del IVAM 2002).

y que en Pilane recoge a modo de écfrasis de sus propias pinturas en esculturas compuestas a base de objetos de los que la sociedad industrial fabrica y que cuando ya han cumplido su función desecha.

Scully. «Venice sleeper». Pila de traviesas de vías de ferrocarril, Pilane 2021, Foto R.Puig
Sean Scully. «Venice sleeper». Pila de traviesas de vías de ferrocarril. Detalle. Pilane 2021. Foto R. Puig
Sean Scully, «Barcelona», 76,2×58,4 cm., óleo sobre lienzo, 2000, (exposición del IVAM 2002).
Sean Scully. «Moor shadow stack». Acero corten Detalle. Pilane 2021. Foto R.Puig
Sean Scully. «Moor shadow stack». Acero corten. Pilane 2021. Foto R.Puig

En ese vasto paisaje, de suaves praderas y masas rocosas, Sean Scully, despliega la écfrasis escultórica de su anterior obra pictórica, recurriendo a objetos encontrados de la producción industrial en metal y madera. Pienso que en ello hay una vuelta a sus primeras inspiraciones formales de aquella ciudad de Newcastle («sólo se puede ver lo que está ahí») donde se formó como artista.

Sean Scully, «Wall of Light Fire» (Muro de Fuego Luz), 188×203,2 cm., óleo sobre lienzo, 2000, (exposición del IVAM 2002).
ean Scully. «Stainless steel stack», acero inoxidable. Detalle,Pilane 2021. Foto R. Puig
Sean Scully, «Planes of Light», 243,8×213,4 cm., óleo sobre lienzo, 1999, (exposición del IVAM 2002).
Sean Scully. «Air cage» (Cajón de aire), Acero corten, Pilane 2021. Foto R.Puig
Sean Scully. «Air cage» (Cajón de aire), Acero corten, Detalle, Pilane 2021. Foto R.Puig
Sean Scully, «Four large mirrors» (primer espejo) 76,2×57,5 cm., óleo sobre lienzo, 2000, (exposición del IVAM 2002).
Sean Scully. «Zinc thanks.» Hierro galvanizado , Pilane 2021. Foto R.Puig

Sean Scully. «Tower with two holes». Acero corten , Pilane 2021. Foto R. Puig

.

Epílogo

Al entrar en Pilane me dijeron en la recepción que hallaría al artista junto a alguna de sus obras, pero no pude encontrarle, pues además de conocerle personalmente, quería saber de primera mano si era verdad que había cerrado definitivamente su estudio en Barcelona. Pero no tuve suerte y el encuentro no se produjo.

Al salir, en la caseta de información me dijeron que había partido para Munich, pero que le habían transmitido mi pregunta y que la respuesta del artista fue que él tenía taller en Alemania y en Nueva York, pero que nunca tuvo uno en Barcelona.

Luego he encontrado en internet que se fue hace dos años por motivos de los que sólo ha hablado una vez cuando un periodista del Financial Times le insistió impertinente con sus preguntas que nada tenían que ver con su obra.

Lo cierto es que este hombre con quien me une el interés por el Arte y el año y el mes de nacimiento (así como la Irlanda de mis antepasados) no ha perdido ni su espíritu creativo y juvenil ni su energía vital.


(*) Según la RAE:

Del latín ecphrasis, y este del griego ἔκφρασις ékphrasis

1. f. Ret. Descripción precisa y detallada de un objeto artístico

2. f. Ret. Figura consistente en la descripción minuciosa de algo

Apuntes para la historia de un puente: punto final (por el momento)

12 septiembre, 2021
El rey Carlos Gustavo XVI de Suecia inaugurando el Hisingsbron de Gotemburgo el 5 de setiembre de 2021. Imagen de la SVT (Televisión Sueca)

Hace ahora poco más de tres años iniciábamos aquí la pequeña historia de la construcción del nuevo puente sobre la ría de Gotemburgo, el Hisingsbron, es decir el puente (bron) que comunica el centro antiguo de la ciudad con el distrito moderno de Hisingen, en uno de cuyos barrios he tenido mi atelier durante seis años hasta poco más o menos la fecha en que comenzó la construcción de este novedoso puente que sustituye al viejo Götaälvbron (“el puente Göta sobre la ría”) que ahora, tras la apertura del nuevo en agosto, está en su fase de desguace que terminará a mediados del año que viene.

Hace ahora poco menos de un año, publiqué el segundo capítulo de estos apuntes en el que daba a conocer a los lectores la muy importante aportación de la industria española de construcción de estructuras de acero para puentes que se resume nada menos que, tras la contribución de unos altos hornos en el País Vasco español, en la entrega por parte de una empresa de Utrera (Sevilla) de la plataforma elevadiza, los cuatro pilonos de sustentación de la misma y parte de las rampas de acceso del puente. Las empresas y los ingenieros suecos y daneses, junto con oficiales y obreros escandinavos y polacos (entre otros) han montado, completado con cuatro potentes mecanismos motorizados y ajustado al milímetro las estructuras de hormigón armado que sustentan la obra y el tráfico rodado y de tranvías, peatones y ciclistas que la recorre; todo ello coordinado por el Ministerio Sueco de Transportes (Trafikverket) y la ciudad de Gotemburgo (Göteborg Stad).

En el tercer capítulo explicábamos la contribución de las cuatro empresas y sus trabajadores de Suecia, Dinamarca y dos de España, que han destacado en este proyecto.

Tras la solución de algunos problemas de ajuste y armonización del movimiento de elevación y descenso de la plataforma que se les plantearon a los ingenieros de la obra entre mayo y junio y que se resolvieron felizmente, concluye hoy esta serie con el cuarto capítulo, dando testimonio gráfico de la apertura al tráfico que se produjo entre el mes de julio y el 16 de agosto y el festejo de la inauguración oficial por el rey de Suecia el día cinco de setiembre.

Un ciclista circula por el nuevo puente el 30 de julio. Foto R. Puig
Corriendo por el nuevo puente el 30 de julio. Foto R. Puig
Trafico de autobuses por el nuevo puente el 30 de julio. Foto R. Puig
Cúspide de uno de los cuatro pilonos construidos en España (al frente el tope del lipstick). Foto R. Puig
Vista dela ría desde el nuevo puente el 30 de julio. Foto R. Puig

.

Inauguración del 5 de setiembre

A partir de ahora, las imágenes no son mías, pues no tuve el honor de estar entre el reducido número de participantes en el festejo y ceremonia de inauguración que tuvo lugar sobre el mismo puente hace ahora una semana. Así que me he tenido que contentar con las imágenes que he captado sobre la pantalla de mi televisor durante la transmisión en directo por la Televisión Sueca (SVT).

Vista aérea de la ceremonia de inauguración. Fuente SVT
Vista aérea de la ceremonia de inauguración. Fuente SVT

Hubo danzas, coros y música pop, animados por experimentados comentadores y con numerosa participación de niños y jóvenes, como símbolo de las nuevas generaciones que se beneficiarán de esta obra que se ha propuesto como símbolo de comunicación entre barrios antiguos y barrios recientes, para una mayor integración de la población.

Precisamente se abre esta vía en el año en que Gotemburgo celebra el cuarto centenario desde su fundación oficial (1621-2021) por inmigrantes holandeses expertos en la construcción de fortificaciones. En el primer Consejo de la ciudad había cuatro miembros suecos, tres holandeses, tres alemanes y dos escoceses, aunque la voz cantante la llevaron los holandeses durante sus primeros años. Ya se sabe que, como se solía decir en España, «la pela es la pela» (la peseta es la peseta).

Pero volvamos a la fiesta del día cinco, en la que desfilaron las banderas de todos los países que, con tecnología o mano de obra, han participado en su construcción, portadas por jóvenes bailarinas en ropa de ballet. Al parecer no se encontraron suficientes danzarines masculinos para conseguir la paridad.

Algunas banderas de los países que han participado en la construcción del Hisingsbron. Fuente SVT.
Algunas banderas de los países que han participado en la construcción del Hisingsbron. Fuente SVT.
Detalle de algunas abanderadas. Fuente SVT.

Los coros sí que tuvieron una nutrida participación de niños y niñas y de jóvenes de ambos sexos. Durante la transmisión televisiva me quedé con el rostro de esta joven cantora.

Pequeñas cantoras en la ceremonia de inauguración. Fuente SVT.

El sol pegaba de lo lindo y estos coristas tuvieron que sostenerlo de frente, contiendo los guiños.

Estos niños, en los años de su futuro, recorrerán este puente a pie, en bicicleta, bus, coche o tranvía, para ir a sus escuelas, universidades, trabajos, negocios o actividades de ocio, entre el centro y los modernos barrios del norte de la ciudad, donde además están las mayores barriadas que albergan a los numerosos inmigrantes llegados en las últimas décadas, además de una parte importante de las industrias y centros de investigación.

¡Vivamos para ver!

La plataforma y los pilonos del Hisingsbron durante su fase de pruebas. Foto Per Sundstrom
El Hisingsbron. Imagen de Stadsutveckling.goteborg