Saltar al contenido

Parénteis conquense (y 2)

17 julio, 2022
Vista de los barrios altos de Cuenca desde la Hoz del Huécar. Foto R. Puig

Para Rosi y Bernardo

Esta dedicatoria del segundo capítulo conquense va dedicado a dos muy buenos amigos de Lima, que evocan recuerdos de la quebrada ciudad de Cuenca y de canciones que en su juventud escucharon en esta ciudad de osadas arquitecturas. Son algunas imágenes de aquellos días que mi esposa y yo pasamos hace unas semanas y cuyo primer capítulo versó sobre una parte de su serranía, entre Vega del Codorno y Cuenca capital.

No seré yo el que revele nada nuevo a quien ya conozca la ciudad, fundada por los ocupantes musulmanes de la península allá por el año 784, es decir 73 años después de que el Califato de los Omeyas acabará con el Reino Visigodo, derrotado por los árabe en la batalla del río Guadalete.

Es de suponer que la fundación de Cuenca en una orografía de tan difícil acceso tenía un objetivo militar por un lado y también cumplía el papel de enlace comercial entre Córdoba y Valencia. De la época árabe no hay restos significativos, probablemente porque no hubo edificios monumentales y la mezquita se fue sepultada bajo lo que ahora es la catedral. Los vestigios que aún se aprecian son las fundaciones de sus murallas, aunque que se fueron reformando tras la conquista de la ciudad por el rey de Castilla Alfonso VIII en el 1177.

Por mi parte daré cuenta con algunas foto de lo que fui visitando y no faltan artículos que satisfagan mejor el interés histórico del lector, por ejemplo aquí, con un primer capítulo sobre la Cuenca del siglo IX al XIII y enlaces a otros cinco más que llegan hasta el siglo XX, además de varias monografías, gracias a la periodista Lourdes Morales Farfán.

Para aprovechar dos o tres días en la ciudad, a quien curioso quiera descubrir algo, le basta con un simple mapa turístico como este,

donde lo primero que resalta es que al conjunto del casco antiguo lo abrazan dos profundas hoces, es decir desfiladeros, que los ríos Júcar y su afluente el Huécar han excavado durante millares de años y que los geólogos han sin duda estudiado a fondo.

La profundidad a la que discurren las dos corrientes se puede apreciar desde la Bajada de las Angustias, asomándose por ejemplo a este esperón rocoso sobre el cual hay un balcón de piedra, probablemente erigido como puesto vigía sobre la senda encantada del agua.

Balconada sobre la Hoz del Júcar. Foto R Puig

Cuando tomé esta foto se oían con toda nitidez las voces de los bañistas en la poza del río que se divisa al fondo. Si no fuera porque no llevaba el traje de baño y por el pensamiento de la subida de retorno, habría cedido a la tentación de continuar hacia abajo para nadar en el Júcar.

El aire y la luz invitaban a ello y la temperatura era muy propicia.

Pozas del río en la Hoz del Júcar. Foto R. Puig

Empleamos una buena hora en una visita a la catedral, donde hay muchas cosas que destacar, además de su accidentada historia, de la que dan cuenta algunos vestigios de tiempos en que incluso los incendios y derrumbamientos obligaron a muchas reformas, siendo la actual fachada neogótica una obra inacabada en 1923 a la muerte de su arquitecto, Vicente Lampérez y Romea, y dicen que «por la oposición que generó el proyecto» a su sucesor no se le dejó terminarla.

Esta fachada sustituye a una barroca del siglo XVIII, y a la inicial de gótico normando que databa del siglo XIII.

Fachada de la catedral de Cuenca, Foto R. Puig
Arbotantes de la catedral de Cuenca. Foto R. Puig
Rostro de San José. Restos del desplome de una torre de la catedral antigua de Cuenca. Foto R .Puig

Aunque no sólo hubo fuegos y derrumbamientos sino también violencias que la guerra civil entre españoles, además de en las personas, empujó a cebarse en sepulturas clericales

Espacio Torner, Cuenca. Lauda sepulcral de Juan del Pozo, mecenas de la construcción del Convento de los Dominicos de San Pablo. Detalle. Foto R. Puig

y también en el rostro de algunas estatuas inocentes

Virgen con el niño. Sacristía mayor. Catedral de Cuenca. Foto R. Puig

No me corresponde a mí decirlo, pero intuyo que para las nuevas corrientes de memoria democrática no resulta políticamente correcto que los vandalismos de la guerra civil que se cebaron en la memoria plástica religiosa de España se comenten en las cartelas de los monumentos.

Pero sobre violencias más simbólicas, les cuento que a la entrada de la sacristía me encontré al demoniaco dragón que pisotea San Jorge.

El dragón de San Jorge. Sacristía mayor. Catedral de Cuenca. Foto R. Puig

Como consecuencia de sus atribulada historia, la catedral encierra variados estilos, inicialmente el gótico-lombardo y el plateresco, el barroco y, finalmente, el neogótico decimonónico, así pues no ha dejado de reformarse y de recibir añadidos.

En todo caso, sean medievales o más recientes, sus bóvedas son muy airosas

Bóvedas del transepto de la catedral de Cuenca. Foto R Puig

.

Capillas y hornacinas laterales

Las capillas laterales presentan muchas obras de calidad, fruto sobre todo de la época barroca, como este San Martín dividiendo su capa con un pobre y demostrando una gran habilidad ecuestre,

Retablo barroco de San Martín de la catedral de Cuenca. Foto R. Puig

y esta hornacina, también barroca, en cuyo fondo hay un claroscuro de grutescos (¡horror vacui!). En ella se han reunido dos obras de factura y autores diferentes: un San Fabián en hábitos papales y un San Sebastián desnudo y asaeteado, ambos mártires del siglo III

Retablo de San Fabián y San Sebastián. Catedral de Cuenca. Foto R. Puig

Pero el santo que protagoniza el templo es San Julián. No sólo contribuye a la advocación de Catedral de Santa María y San Julián, sino que aparece, demacrado y con los ojos bien abiertos, en lo alto de la fachada, con restos desvaídos de policromía sobre la piedra,

Fachada de la catedral. Santo obispo Julián de Cuenca. Foto R.Puig

imparte sabiduría teológica en la Capilla Vieja de San Julián

San Julián, catedral de Cuenca. Foto R. Puig

y parece dormir en su sepulcro que se reconstruyó tras la guerra civil, ya que sus restos fueron sacados y quemados durante la misma por una banda de milicianos y hubo que reorganizar sus huesos en una nueva tumba.

Sepulcro de San Julián. Capilla de San Julián. Catedral de Cuenca. Foto R. Puig

.

Otras imágenes yacentes

Destaca también un bajorrelieve, talla, de Cristo yacente, de factura moderna, cuya autoría desconozco, pero que llama la atención por el escorzo del rostro, la anatomía del cuerpo y su policromía, la extraña forma de aspecto animal en la cabecera de la tabla y la mano del Cristo sobre el rostro de un angelote, que parece conminarle a que se calle.

Cristo yacente. Capilla de la Virgen de las Nieves. Catedral de Cuenca. Foto R. Puig

Hay también un imponente sepulcro renacentista de un guerrero en la capilla de los caballeros, que no se sabe porque lleva un brazalete oscuro.

Capilla de los caballeros. Catedral de Cuenca. Foto R. Puig

Y otro sepulcro marmóreo, que data de los primeros tiempos de la catedral, con dos magníficas figuras yacentes de los señores de Montemayor (Juan Alfonso de Montemayor el Viejo y el Mozo), quienes en 1426, sobre el terreno que ocupaba la sinagoga de Cuenca, construyeron la Iglesia de Santa María la Nueva. Es en ella donde yacían sus restos, pero al ser demolida en 1912, su doble sepulcro fue trasladado a la catedral (moraleja: la iglesia que construyeron demoliendo la sinagoga para en ella descansar fue demolida a su vez).

Sepulcro de los Montemayor en la catedral de Cuenca. Foto R. Puig

Por último, una piedra tumbal de sosegado semblante (aunque tampoco se salvó de algún golpe alevoso) es la restaurada efigie yaciente de Teresa de Luna, madre del Cardenal Gil de Albornoz (1302 /3 – 1367) natural de Cuenca, que destaca entre los sepulcros de esa familia que alberga la catedral.

Piedra tumbal de Teresa de Luna en la Capilla Muñoz de la catedral de Cuenca. Detalle. Foto R. Puig

***

Tras callejear un poco

Calle de Zapatería, Cuenca. Foto R. Puig
Calle de Severo Catalina. Foto R. Puig

volvemos al Parador por el Puente de San Pablo, de hierro, que a principios del siglo XX sustituyó al de piedra del siglo XVI (que había financiado enteramente el canónigo Juan del Pozo), y que según algunas versiones pudo haberse salvado y restaurado pero fue demolido en aras de las nuevas tendencias de la ingeniería de Eiffel y con dineros del Obispado, requerido por el Municipio. Por ello en su acceso campea el escudo episcopal en hierro forjado y rojo de óxido como todo el puente, cuyo recorrido no es apto para quienes padecen vértigos.

Puente de San Pablo. Foto R. Puig
Las casas colgadas vistas desde el puente de San Pablo sobre la Hoz del Huécar. Foto R. Puig

El calor es el propio de la temporada, así que aceleramos el paso, pues aún estará abierta la piscina.

Hay fiesta en Ondara

10 julio, 2022
Por los barrios de fiesta. Ondara Fiestas de la Soledad. Foto R. Puig

Para Tere y Pere

La vida cotidiana me sigue haciendo abrir paréntesis… Esta vez es uno breve dedicado a Ondara, donde tengo mi estudio de pintura y mi biblioteca. El viernes por la noche me di una vuelta por sus calles en fiesta, donde una pareja amiga de El Vergel me avisó de que ella, que es pintora en sus horas libres exponía en el ayuntamiento ondarense con motivo de las fiestas patronales de la Virgen de la Soledad.

La exposición la organiza la Escuela de Arte de Antonio Torres Alba.

Puedo decir que las dos obras impresionistas de Tere Devesa me han parecido las mejores, las más personales, de pincel generoso y materia libre y experta, con un sentido sobrio y eficaz del color que en el tema marino logra que las nubes y el mar dialoguen al llegar de la noche. con una farola surreal como testigo.

Juani Tere Devesa. «Marina». Oleo sobre lienzo. Foto R. Puig

En el caso de su bosque hay una liberación del sueño y del misterio que me hace recordar cuadros del impresionismo y una inspiración onírica que tiene rasgos de pintura metafísica.

Juani Tere Devesa. Bosque, detalle. Acrílico sobre lienzo. Foto R. Puig

Añadiré, ya que hablamos de Arte, que la talla de la Virgen de la Soledad, de autor anónimo pero excelente imaginero, retrata a una mujer más adolescente que madre de un profeta en la treintena.

Nuestra Señora de la Soledad patrona de Ondara. Fuente cadenaser.com

Es bella la patrona de Ondara, que en especial hace pensar en las guapas y elegantes festeras de las tierras valencianas, dos de las cuales me dejaron que las fotografiase en la plaza del ayuntamiento y que, por lo que indican sus respectivas condecoraciones, ya triunfaban el año pasado en Jávea.

Aroa y Nora en las Fiestas de la Soledad de Ondara. Foto R. Puig

Nora estudia para profesora de Educación Física

Nora. Foto R.Puig

y Aroa para especializarse en la atención a personas dependientes y con discapacidad.

Aroa. Foto R. Puig

Su simpatía, la alegría y la belleza y ese destello de inteligencia y aplomo en sus miradas anuncian que serán excelentes en su profesión como en todo lo que emprendan en sus vidas.

Mis lectores no se desanimen, pues completaré pronto el paréntesis conquense y los senderos de los Midlands. Espero que este nuevo paréntesis les haya parecido bien justificado.

Si quieren saber más sobre otra famosas fiestas de Ondara relean lo que ya trajimos a estas páginas hace ya casi tres años…

Paréntesis conquense (1)

3 julio, 2022
«Amanecer en la Mancha». Óleo sobre lienzo de Jesús Utiel Escribano, 2013, Museo Casa Zavala

Dedicado a Javi, estudiante y camarero.

Abro hoy un paréntesis antes de la última entrega de Senderos de los Midlands, pues, escabulléndonos de las noches insomnes de las fogueres de San Juan (viernes 24 de junio) que cada año se celebran bulliciosamente frente a nuestra morada de Els Poblets, nos fuimos a Cuenca, donde no volvíamos desde fines de los años 80.

Abro la entrada con un cuadro premiado en el Certamen de Artes Plásticas Fernando Zóbel (edición de 2013) del Museo Casa Zavala para artistas jóvenes (de 12 a 20 años) que me pareció una buena expresión de la naturaleza de la agreste orografía conquense y sus luces de la mañana.

En los tres días pasados en la ciudad, con excursión a su serranía, hemos encontrado sobre todo personas amables con más o menos tiempo para conversar, pero siempre amables.

Parador Nacional de Cuenca

Antiguo Convento dominico de San Pablo, s.XVI, hoy Parador Nacional de Cuenca. Foto R.Puig

Sin poder mencionar a todos, me cabe recordar del Parador Nacional a Celia en la recepción, que nos aportó documentación especial sobre la historia de la ciudad y el antiguo convento dominico de San Pablo, sede del establecimiento, y a su compañero recepcionista Rubén, siempre de buen humor. No vamos a olvidar las atenciones de Josefina (Pepi), maître del comedor, prodigio de amabilidad y de organización, y la simpatía y esmero de Maite, natural de Lima y camarera de hotel que mantuvo impecable nuestra habitación.

Parador de Cuenca desde el Mirador Pintor Victor de la Vega. Foto R. Puig

Además, ya que el parador alberga en el conjunto conventual la que fue su iglesia gótica (siglo XVI) y es hoy el Espacio Torner; recordamos a su amable directora, una de las personas que más sabe de Cuenca en general, y en particular sobre Gustavo Torner y otros artistas que encontraron en el Museo de Arte Abstracto de la ciudad (en las Casas Colgantes) el lugar por antonomasia donde están reunidas las obras de aquella generación renovadora de los años 60.

Gustavo Torner. «Tristeza»,1986. Espacio Torner. Cuenca. Foto R.Puig
Gustavo Torner. «Exploracion de límites. Persona IX». 1985.Espacio Torner. Foto R.Puig
Gustavo Torner. «Libro sobre Vesalio. II» . Detalle texto 1. Espacio Torner. Foto R. Puig

Por la serranía

En nuestro periplo por la serranía tuve un doble encuentro entrañable con un párroco itinerante, Don Joaquín, el primero tras su misa, celebrada en la iglesia románica de Palomera y el segundo antes de oficiar en la capilla neogótica de Molinos de Papel, así como con el Sr. Paco, que es el sacristán de la iglesia de este último municipio, un gran conocedor da la localidad y campanero del templo.

Iglesia de San Justo y Pastor. Palomera. Foto R. Puig
Iglesia de San Justo y Pastor. Detalle de la fachada. Palomera. Foto R.Puig
Interior neogótico de la Iglesia de San Juan. Panteón de la familia Cuba y Clemente. Molinos de Papel Foto R. Puig
Casona de Palomera, con puerta de arco carpanel. Foto R.Puig

En nuestro circuito desde Cuenca capital tuvimos ocasión de parar no sólo en esas dos aldeas, sino también en Buenache de la Sierra.

Vista de Buenache de la Sierra . Cuenca. Foto R. Puig

Nuestro circuito había comenzado por la Hoz del Huécar, para, después de Beamud, cambiar al curso del Júcar, que nace al pie del cerro de San Felipe (1840 m) un poco más arriba de Tragacete.

Nuestro objetivo era llegar a pie al Nacimiento del Río Cuervo por las cómodas pasarelas de madera que permiten un recorrido accesible, apto para sillas de ruedas. Aunque por razones de nuestro horario sólo llegamos hasta la cascada.

Pinar en el camino hacia el nacimiento del río Cuervo. Foto R. Puig

El camino recorre un bosque de pinos de recto fuste hasta llegar a la cascada y la lagunilla que sus aguas forman.

Cascada bajo el nacimiento del río Cuervo. Foto R. Puig

Como en el lugar explica una didascalia, el proceso de transformación mineral comienza en la barrera de roca travertina que marca el borde de la meseta castellana, a través de la cual se filtra el agua de los manantiales del río que metamorfosean esa dura roca en una porosa toba, que es la que forma unos sedimentos pétreos redondeados con aspecto de grandes hongos.

Formación de toba en la cascada bajo el nacimiento del río Cuervo. Foto R. Puig
Didascalia frente a la cascada del río Cuervo

Partimos hacia la cascada a pie desde un aparcamiento, junto al cual comimos muy bien en el restaurante La Tejera, donde Javi, camarero y estudiante, conversó con nosotros sobre sus preferencias y dudas en materia de carrera universitaria a elegir próximamente.

La dueña del establecimiento, Ana, nos obsequió con un mapa muy bien ilustrado de la comarca, promovido por la Asociación de Hosteleros de Alta Montaña (ASHAMON).

Mapa de la Serranía de Cuenca, Alto Tajo y Albarracín. Cortesía de ASHAMON (Asociación de Hosteleros de Alta Montaña) integrada en PRODESE

Además nos presentó al cocinero, Julio, un mago de la cocina manchega y, entre otras especialidades, de la preparación del guiso de ciervo que degustamos, quien amablemente nos facilitó detalles sobre su manera de prepararlo y nos dejó el teléfono para llamar en busca de consejos para cocinarlo con éxito.

Hablando de mapas, fue otro Javi, una persona clave de la Oficina de Turismo, quien nos facilitó anteriormente no sólo un mapa, sino también muy útiles indicaciones para este circuito del domingo 25 de junio, del que estoy hablando.

Plano del recorrido del 25 de junio . Detalle del Plano de la provincia de Cuenca facilitado por la Oficina de Turismo

Con ayuda de ese mapa, confeccioné mi estimación de las distancias de las etapas del recorrido, que es una especie de obra de arte rupestre, pero que nos fue útil para planearlo..

A la ida habíamos salido de Cuenca por la Hoz del Huécar, por esa carretera que se aprecia en esta imagen al pie del antiguo Convento dominico de San Pablo (siglo XVI), hoy Parador Nacional de Cuenca y Espacio Torner. Dicha carretera nos había sido señalada por el Sr. Antonio, un empleado jubilado de una empresa de obras públicas en el ámbito rural, entre otros cometidos, que conoce con gran detalle los senderos y rutas de la provincia.

Hoz del Huécar desde el Puente San Pablo. Foto R.Puig

Para la vuelta tomamos exclusivamente la comarcal CM2105 sin apartarnos del curso del Júcar,

Estratos en plegamiento vertical junto a la CM2105 de Cuenca a Villalba de la Sierra. Foto R. Puig

que ofrece perspectivas muy amplias, que dan idea del gran pulmón de bosques que encierra esta serranía

Bosques de Cuenca desde la CM2105 yendo a Villalba de la Sierra. Foto R.Puig

El Júcar en su progresión se engolfa en profundos desfiladeros que tienen una muestra destacada en la Ventana del Diablo, en las cercanías de Villalba de la Sierra

La Ventana del Diablo. Foto R. Puig

Por hoy, con la visión de un ojo diabólico en el fondo de este inquietante precipicio, nos despedimos hasta una segunda crónica que discurrirá por la ciudad propiamente dicha.

Sombra de la Ventana del Diablo sobre el Júcar. Foto R. Puig

Senderos de los Midlands (3)

26 junio, 2022
Por el sendero de Three Shires. Foto R.Puig

Como amenazaba lluvia, el domingo 5 de junio se decidió que haríamos sólo una parte del «Three Shires Head Walk», ya que queda cerca del cottage que nos hospedó durante cuatro días.

Al otro lado de la vaguada dejábamos a las alpacas en su prado e iniciábamos la subida a los altos pastizales por donde campa el ganado ovino.

Las alpacas en su prado. Foto R. Puig

Ahora íbamos al encuentro con libres borregos, junto a granjas custodiadas por canes ladradores, a los que no quise retratar para no romper la perspectiva virgiliana.

Libres borregos. Foto R. Puig

El objetivo era llegar a la cascada y pozas de baño, uno de los lugares favoritos de este sendero, pero la lluvia se presentó a las tres de la tarde y tuvimos que regresar al cottage.

Three Shires Pools. Fuente Peak District Kids.co.uk

Dejábamos esta meta (y un posible chapuzón) para un futuro menos lluvioso.

En todo caso por este sendero no faltaban recompensas para la vista.

Apercibimos amplias granjas

Al pie del Three Shires Walk. Foto R.Puig

y fuimos examinados y seguidos por los los habitantes de estos prados

Curiosillos. Foto R.Puig

No todos eran jovencillos retozones, pues no nos faltó un encuentro conmovido con un anciano carnero amputado de una pata, que sin embargo marchaba lentamente por el prado

Veterano cojitranco, Foto R.Puig

Que estos lugares han visto siglos de trabajos y de vidas, se siente en la ruina de una casa de sólidos sillares, regularmente tallados, colonizada por árboles centenarios.

Morada centenaria de pastores. Foto R. Puig
Ecos de un pasado pastoril. Foto R. Puig

***

Para terminar la crónica de este penúltimo día de sendero por los Midlands ingleses, como soy abuelo y me acompañaban mis nietos, les regalo, pues si no son abuelos seguramente serán nietos, esta imagen que tomé cuando iniciábamos el retorno al cottage para esquivar la lluvia.

El abuelo y el nieto. Foto R. Puig

Ya que hoy hemos sido breves, el próximo domingo les traeré, a modo de colofón, no uno sino dos paseos con los que se concluirá nuestra escapada por los verdes parajes de los Midlands.

Senderos de los Midlands (2).

19 junio, 2022
Entrada a la Gradbach House Farm, sábado 4 de junio del 2022. Foto R. Puig

Nuestro segundo día por los senderos del Peak District nos condujo bordeando pastizales hacia el área del antiguo molino de Gradbach, en dirección al Forest Wood.

Caminando hacia la Gradbach Farm. Foto R.Puig

Por meta tenemos hoy la Luds Church, llamada así por ser una estrecha garganta entre rocas, un chasm cubierto de musgo, que se puede comparar con el interior de una iglesia milenaria excavada por un curso de agua.

Pero, vamos por partes, primero el mapa…

Itinerario hacia Lud’s Church

Luego los habitantes…

Por Gradbach. Foto R,Puig

algunos de los cuales parecen salidos de las granjas premiadas con el British Farming Award (galardón ganadero que recientemente podría haber ganado un ministro español )

Pastizales de Gradbach. Foto R.Puig

Tras dejar a la derecha la entrada al molino de Gradbach y su moderno hotel de sabor medieval, y más allá el acceso al campamento scout continuamos por el borde del Dane River

Caminando por Forest Wood. Foto R. Puig
Junto al río Dane.. Foto R.Puig

entre robledos

Hoja de roble en el camino junto al río Dane. Foto R.Puig
Farallones rocosos del rio Dane. Foto R.Puig

hasta bruscamente descender al interior del chasm de Lud’s Church

Descendiendo a la Lud’s Church. Foto R.Puig
Interior de Lud’s Church. Foto R.Puig
Interior de Lud’s Church hacia la salida Foto R.Puig

El paseo se acabará volviendo por el sendero que retomamos en dirección al café de la Manor House del Molino de Gradbach, donde helados y café nos recomponen, antes de emprender la vuelta por Flash (la aldea más alta de Inglaterra) en la que nos irá sorprendiendo el atardecer de vuelta al cottage en Three Shires.

Volviendo por Flash. Foto R.Puig
En el camino de retorno. Foto R. Puig
Anochecer del 4 de junio. Foto R. Puig
El cottage nos aguarda. Foto R. Puig

¿Y mañana? Mañana será otro día y otro sendero.

Lo que sin duda veremos por la mañana, desde la ventana, al despertar, será el rebaño de las alpacas esperando el complemento tempranero a su dieta de hierba…

Nuestras vecinas. Foto R. Puig

Senderos de los Midlands (1)

12 junio, 2022
Alpaca jefa de rebaño en los Midlands (Inglaterra). Foto R. Puig

El domingo pasado prometí compartir algunas imágenes y detalles de mi reciente asendereada semana en las tierras medias británicas, es decir en la región de los Midlands de Inglaterra. Lo de asendereado lo digo contraviniendo a la Real Academia de la Lengua Española, que a este adjetivo le atribuye un sentido fatigoso y penoso; si bien, al verbo asenderear el primer significado que le asigna es el de «hacer o abrir sendas o senderos». No obstante, los siguientes sentidos son todos poco recomendables.

Dejémoslo pues en que «hacíamos senderos» y que de ellos les iré hablando. Pero, antes, he pensado en estos días en los millones de británicos que andaban muy asendereados por las colas que afectaban a los viajeros «no comunitarios» en los aeropuertos españoles y europeos. Teniendo en cuenta que el 52 % de los votantes británicos se pronunciaron por «el Brexit» me pregunto cuántos de ellos al ver las lentas filas que les toca sufrir este verano pensarán si mereció la pena.

Lo siento por los que votaron por seguir en la Unión Europea y ahora «pagan justos por pecadores». De este asendereado asunto de las colas extracomunitarias he sido reciente testigo.

La otra cosa sobre la que he reflexionado es sobre por qué, teniendo sitios tan estupendos, verdes y frescos en Inglaterra, optan por apelotonarse para venir a freírse bajo el sol de Benidorm en España.

Pero esta cuestión la dejaremos para otro día.

.

Primer día de excursión

El primer día hicimos senderos por las llamadas Roaches o peñascos del Parque Nacional del Peak District en el condado de Staffordshire.

Peak District National Park
Por las colinas del Peak District.. Foto R.Puig

Fue un largo paseo subiendo y bajando, y subiendo de nuevo, a dos agrestes promontorios rocosos.

El que aquí vemos fue el primero…

Promontorio del Peak District. Foto R. Puig

Desde su cima se divisa un amplísimo panorama de 360 grados.

Por las alturas del Peak District. Foto R. Puig
Sobre la primera altura ascendida. Foto R .Puig
Panorama desde nuestra primera cima del Peak District. Foto R. Puig
Extrañas formas inquietas del Peak District. Foto R. Puig
Panorama desde la primera altura ascendida. Foto R. Puig
Panorama desde la primera altura ascendida. Foto R. Puig
Abajo, en el valle, una granja se divisa desde la primera altura ascendida. Foto R. Puig
Vetustas rocas sedimentarias del Peak District y al fondo la siguiente ascensión. Foto R. Puig

Animados por la hermosa subida al primer promontorio, descendemos hacia la vaguada para acometer la segunda ascensión, donde nos esperan paredes rocosas a las que se encaraman los escaladores, los habituados y los aprendices.

Dos escaladores y un futuro escalador. Foto R. Puig
Hacia la segunda altura. Foto R. Puig
La pared de la via ferrata para los practicantes de la escalada. Foto R. Puig
Vista de la primera altura, al fondo a la izquierda, desde la subida a la segunda altura. Foto R. Puig
Perspectiva desde la segunda altura. Foto R. Puig

Y, ya de vuelta, contorneando los roquedales, de este pico…

El cottage de los montañeros. Foto R. Puig

llegamos a un cottage donación de Audrey la viuda de Don Whillans, un renombrado escalador inglés. En su memoria este lugar de encuentro de escaladores y escuela de escalada se llama…

Foto R. Puig

Es un lugar con mucha historia, gestionado por el British Mountaineering Council. Basta con mirar a su alrededor para constatar que aquí la afición a la escalada se cultiva.

Aprendiendo a escalar. Foto R. Puig

Añorando los años jóvenes en que subía cumbres y glaciares empuñando el piolet, y en cordada con los amigos, me despido por hoy.

Sin olvidar que tendré que explicar qué hacen las alpacas andinas por estas colinas inglesas

Hasta luego. Foto R. Puig

El próximo domingo más…

Queens Road

5 junio, 2022
Queens Road, Leicester. Junio 2022. Foto R. Puig

El lector avisado ya habrá comprendido que este bloguero ha emprendido uno de sus periódicos viajes a Inglaterra. En esta ocasión ha sido para celebrar mi cumpleaños en familia, con la particularidad de que los ingleses han decidido que también el jubileo de platino de la Reina Isabel II de Inglaterra coincida con las mismas fechas, de tal modo y manera -dos pájaros de un tiro- que el día de mi aniversario han estado festejando a la monarca y a mí a la vez

¡Todo un honor!

En muchísimos barrios de Inglaterra ha habido celebraciones de ambos acontecimientos

Hablando de barrios, me gusta hacer la compra en la Queens Road de Leicester y tomar algún tentempié a la hora del lunch por Allandale Road o la vecina Francis Street

Francis Street, Leicester. Foto R. Puig

en donde se conservan convertidas en pequeñas tiendas o negocios las casas de finales del XIX, como esta barbería en una vivienda construida en 1850.

Barbería turca. Francis Street, Leicester. Foto R. Puig

Hay de todo…

Francis Street, Leicester. Fotos R. Puig

Para llegar allí desde mi alojamiento suelo pasar junto a Clarendom Park y su iglesia neo-medieval en London Road,

Iglesia de Clarendom Park. Foto R.Puig

para torcer por Ridgeway, una calle interesante con figuras multiétnicas que señalan el paso de peatones de la escuela pública del barrio,

Los guardianes del paso de peatones de Ridgeway, Leicester. Fotos R. Puig

A lo que se añade la presencia ecléctica de una iglesia metodista situada en una acera frente al templo hinduista en la otra

Variedad confesional en Leicester, Fotos R. Puig

Leicester no tiene nada que envidiar, por la profusión de templos de confesiones judeocristianas o de confesiones asiáticas y otras, a ninguna de las ciudades de España más salpicadas de lugares de culto.

Y volviendo a otro culto importante…

En estos día pasados, los organizadores de los actos del jubileo de platino de la Reina han tenido el detalle de hacer coincidir el Derby de Epsom con mi cumpleaños, lo cual dará envidia a un amigo mío que no se pierde jamás este acontecimiento.

Además, el día anterior me han obsequiado con la parada oficial del jubileo.

Lo que siento es no haber podido asistir a la recepción del día de mi cumpleaños en Buckingham Palace

Fuente de las fotos jubilatorias: Events – The Queen’s Platinum Jubilee 2022

pues estuve caminando por colinas de los Midlands, lo que es muy recomendable para quienes ya somos viejos.

Pero de esos senderos hablaremos otro día.

Primavera con una esquina herida (III)

29 mayo, 2022
Mamá, bebé y papá el 27 de mayo del 2020 en la orilla del Mediterráneo. Foto R. Puig

Alegrías

Cuando las cosas son como deben ser, cuando un bebé puede disfrutar de su primer baño en una playa de la Costa Blanca y sus padres ser felices por un acontecimiento tan banal, que sin embargo es un canto a la vida. Cuando eso tendría que ser lo normal para cualquier bebé que se acerque a las orillas del mar con papá y mamá.

Eso sí, bien protegido del sol en esta primera navegación sobre las olas.

En la orilla del Mediterráneo. Foto R. Puig

Con un padre orgulloso del hijo en un mar en calma que pareciera también reír

¡Aquí esta mi bebé! Foto R. Puig

correspondiendo a la sonrisa del pequeño.

.

Amarguras

No obstante, en esta primavera hay un ambicioso paranoide rodeado de su aquelarre que ha decidido matar las sonrisas de todo un pueblo, para ensanchar su poder algunos miles de kilómetros cuadrados y, entre otras formas de hacerlo, cerrando a millones de personas su libre acceso al mar.

Mapa del avance de los agresores rusos en el Este de Ucrania. Mapa de BBC World Service, 28 05 2022

El agresor borra del mapa aldeas y pueblos enteros, dejando a miles de personas sin casa y sin servicios ni recursos vitales.

Destrucción sistemática en Ucrania. BBC World Service, 28 05 2022

Es la guerra «de la tierra quemada», mientras deporta forzosamente a miles de civiles hacia Rusia desde una Ucrania que ya sufrió este martirio bajo la Unión Soviética.

No, aquí los niños no podrán por mucho tiempo acercarse con papá y mamá a intercambiar sonrisas con el mar.

Destrucción sistemática en Ucrania. BBC World Service 28 05 2022

Hay uno que os quiere muertos, Vladimir Putin el de la mirada hueca.

Putin. Foto Sputnik vía Reuters (Fuente Diario As.com)

.

La idolatría de las armas

A otros niños se les deja morir en el altar del culto a las armas.

«La National Rifle Association es asquerosamente rica pero moralmente en bancarrota». Fuente BBC World Service, 28 05 2022

Estas imágenes no necesitan comentarios.

Memorial de los niños asesinados en Texas. BBC World Service 28 05 2022
Memorial de los niños asesinados en Texas. BBC World Service 28 05 2022

.

Esta primavera será recordada por los crímenes contra la humanidad en Ucrania y por la masacre de Uvalde.

Llevará tiempo disolver tanto horror en nuestras memorias olvidadizas que, en expresión del poeta, mezclan todo lo vivido como en un sueño.

***

He pensado acabar esta entrada con otra primavera y otros niños, en cuyas mentes esta estación de salida del invierno suena con diversas notas. Habla Beatriz, la hija de Graciela en «Primavera con una esquina rota» de Mario Benedetti (Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1982, pág. 23):

Qué bueno sería que los niños sólo recordasen la primavera por cosas como las olas del mar, las flores o el monopatín de un amigo…

Convergencias de Arte y Literatura (XVII): los grabados de Gustave Doré para la Divina Comedia (11): hacia el Empíreo.

22 mayo, 2022
Divina Comedia, Paraíso, canto XX 10-12

Habíamos llegado ya al sexto cielo del Paraíso de la Divina Comedia de Dante Alighieri, el cielo de Júpiter, donde, como hemos visto al final del capítulo anterior, las almas de quienes fueron justos y piadosos se agrupaban formando el símbolo de la justicia jupiterina, el águila.

Todos estos justos, a modo de estrellas aparecen en el firmamento celeste tras la puesta del sol (el astro que a todo el mundo alumbra y el día enciende) y recuerdan al poeta, arrodillado junto a Beatriz, su guía del Paraíso, cuán efímeros son los brillos de los imperios mundanos en comparación de estas celestes luces que entonan con el amor transformado, que fue ardiente, lo que en el cielo es el respiro de santos pensamientos.

Quando colui che tutto ’l mondo alluma
de l’emisperio nostro sì discende,
che ’l giorno d’ogne parte si consuma,

lo ciel, che sol di lui prima s’accende,
subitamente si rifà parvente
per molte luci, in che una risplende;

e questo atto del ciel mi venne a mente,
come ’l segno del mondo e de’ suoi duci
nel benedetto rostro fu tacente;

però che tutte quelle vive luci,
vie più lucendo, cominciaron canti
da mia memoria labili e caduci.

O dolce amor che di riso t’ammanti,
quanto parevi ardente in que’ flailli,
ch’avieno spirto sol di pensier santi!

***

Cuando el que a todo el mundo alumbra

por nuestro hemisferio desciende,

ya el día por todas partes se consuma,

.

el cielo, que sólo él primero se enciende,

súbitamente recupera su apariencia

de muchas luces, donde una resplandece;

.

y esta acción del sol muestra a mi mente

como el signo del mundo y de sus jefes

ante el bendito rostro enmudecen;

.

como si las otrora vívidas luces,

que ya no brillan, comenzasen cantos

que de mi recuerdo huyen caducos.

.

¡Oh dulce amor de sonrisas revestido,

que ardiente aparecías con tus sones,

único soplo de santos pensamientos!

.

Divina Comedia, Paraíso, canto XXI 1-15

Más adelante Dante tiene sus preferencias, por ejemplo hacia Trajano entre otros, por algunos para los que Cristo no llegó a tiempo de sacrificarse, y recurre a la predestinación para salvarlos, colocándolos en el Paraíso con los justos posteriores a Cristo, en realidad contradiciendo lo que anteriormente versificó sobre el Limbo de los justos que mueren sin bautismo:

O predestinazion, quanto remota
è la radice tua da quelli aspetti
che la prima cagion non veggion tota!

E voi, mortali, tenetevi stretti
a giudicar: ché noi, che Dio vedemo,
non conosciamo ancor tutti li eletti;

ed ènne dolce così fatto scemo,
perché il ben nostro in questo ben s’affina,
che quel che vole Iddio, e noi volemo».

***

¡Oh predestinación, cuán lejanas

están de tu raíz aquellas miradas

que la causa primera no perciben!

.

Y vosotros, mortales, absteneros

de juzgar: pues nosotros, aún viendo a Dios

no conocemos a todos los electos;

.

el dulce ignorar aun siendo una carencia,

al bien nuestro con este bien lo afina,

lo que Dios quiere, nosotros lo queremos.

.

Divina Comedia, Paraíso, canto XX, 130-138

Dante se inspira en la Teodicea con frecuencia y en estos versos refleja su dominio de la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino (Sum. Theo. III, 24,1), donde la «causa primera» es la forma de nombrar a Dios, como creador y razón inabarcable de todo.

En cuando a todos los que el poeta colocaba en el Infierno, no he tenido tiempo para buscar lo que dicen los estudiosos de la Divina Comedia sobre su proclividad a predestinar a la condenación a aquellos que a su juicio no merecieron la gracia. No sé si Calvino o Lutero leyeron a Dante, pero quizás de haberla leído se habrían reafirmado en algunas de sus proposiciones al respecto. ¿Se acuerdan de algo de lo que nos contaban en las clases de Religión sobre la predestinación y el libre albedrío?

.

En el séptimo cielo

Pasito a paso, ya hemos dejado el sexto círculo del cielo de Júpiter y estamos en el cielo de Saturno donde el poeta prorrumpe en una dramático canto a la belleza de Beatriz, su amada imposible y su guía hacia el Empíreo.

Divina Comedia, Paraíso, canto XXI 1-12

Già eran li occhi miei rifissi al volto
de la mia donna, e l’animo con essi,
e da ogne altro intento s’era tolto.

E quella non ridea; ma «S’io ridessi»,
mi cominciò, «tu ti faresti quale
fu Semelè quando di cener fessi:

ché la bellezza mia, che per le scale
de l’etterno palazzo più s’accende,
com’ hai veduto, quanto più si sale,

se non si temperasse, tanto splende,
che ’l tuo mortal podere, al suo fulgore,
sarebbe fronda che trono scoscende.

***

Estaban mis ojos vueltos al rostro

de la señora mía, y mi ánimo con ellos,

y de cualquier otro intento apartado.

.

Y ella no sonreía; que «si yo sonriera»,

a decirme empezó, «te transformarías

en cenizas como a Sémele le ocurrió;

.

pues mi belleza, que por las escalas

del palacio eterno más se enciende,

como has visto, cuanto más se sube,

.

si no se atemperara, tanto esplende,

que tu fuerza mortal, bajo su fulgor,

sería la fronda que el trueno hiende.

.

Divina Comedia, Paraíso, canto XXI 1-12

.

Las escaleras del cielo

Como el patriarca Jacob vio en sueños la escala, que gracias a la Biblia lleva su nombre, por la que subían y bajaban los ángeles (Génesis XXVIII, 12 y ss.), el poeta y su amada alzan la vista hacia Saturno, el planeta dios de una era dorada y sin malicia (Ovidio, Metamorfosis, I, 89-112), y ambos contemplan una escala de oro, por la cual, como en las visiones de San Buenaventura, fluyen levitantes y expeditas las luces de las estrellas del firmamento, que son en realidad las almas bienaventuradas.

Así imaginó Gustavo Doré la visión de Dante, inspirado quizás por San Buenaventura, y éste a su vez por Jacob, el patriarca bíblico. ¡Sucesión que forma también una escala temporal de algunos milenios!

Divina Comedia, Paraíso, canto XXI 33-42

Ante su escala Dante escribe:

E come, per lo natural costume,
le pole insieme, al cominciar del giorno,
si movono a scaldar le fredde piume;

poi altre vanno via sanza ritorno,
altre rivolgon sé onde son mosse,
e altre roteando fan soggiorno;

tal modo parve me che quivi fosse
in quello sfavillar che ’nsieme venne,
sì come in certo grado si percosse.

***

Y como por su habitual costumbre,

juntos los estorninos, al clarear el día,

se mueven para caldear las plumas frías;

.

unos parten después sin retornar,

otros tornan al lugar del que salieron,

y otros pasan el tiempo dando vueltas;

.

de algún modo me pareció que fuera

este conjunto de chispas que llegaba

y que de cierta manera entrechocaban.

.

Divina Comedia, Paraíso, canto XXI 33-42

.

Por mi parte, ya he volado suficiente por hoy al vaivén de los tercetos del florentino, quien con su magia nos mecerá como las olas del mar si los leemos en voz alta, siguiendo el ritmo de sus endecasílabos.

¡Sus estrofas pueden llevarnos como estorninos arrastrados por el viento!


NOTAS:

Las ilustraciones de Gustave Doré para la Divina Comedia han sido materia de numerosas ediciones francesas e inglesas desde fines del s.XIX. Hoy son de dominio público. Por mi parte me he guiado por la edición de los 135 grabados editados recientemente por Gabriele Baldassari en La Divina Commedia di Dante Alighieri, Gustave Doré, Mondadori, 2021.

Mis comentarios se basan en parte en el aparato crítico de la obra en: Alighieri, Dante, La Divina Commedia, Testo critico de la Società Dantesca Italiana, riveduto e rifatto da Giuseppe Vandelli (Firenze, 1937). Ristampa facsimile a Milano, Ulrico Hoepli Editore-Libraio, 1960. Esa la edición que utilizo para el texto italiano.

La traducción al castellano de los versos de la obra es mía.

Nimiedades (XIX): pequeñeces de la Marina Alta en primavera

15 mayo, 2022
Alborada en la Playa de la Almadraba. Foto R. Puig

A las seis y media de la mañana se anuncia un buen día de mayo y ya hay algún pescador que ha plantado su caña esperando que pique alguna lubina.

Un grajo pendenciero, o simplemente un madrugador que llama a su pareja, toma posiciones en una antena frente a mi terraza.

Aquí estoy yo. Foto R. Puig

Hay diversas maneras de acercarse al mar…

En la orilla. Foto R.Puig

de festejarle…

¡Hola ola! Foto R.Puig

de patinarle…

Libre, como el viento yo soy libre… Foto R. Puig

y de pasear a su vera.

Arre borriquito, Foto R. Puig

Esta costa,

Playas del norte de Denia desde las alturas del Montgó. Foto R, Puig

monte y mar, tiene gratas nimiedades, basta con ir mirando.

Por ejemplo, en el hormiguero todas las hormigas tienen su trabajo, no hay desempleo. Por ejemplo existe un puesto de recogedora de pétalos caídos…

Hormiga con bandera. Foto R. Puig

y la lista de cualificaciones para esta función incluye tener buenas piernas y mandíbulas firmes.

Por atajos abruptos. Foto R. Puig

***

Y colorín colorado…

Atardece en La Almadraba. Foto R. Puig

este día se ha acabado.