Saltar al contenido

Nimiedades (XX): días de verano en Gotemburgo

28 agosto, 2022
Por los senderos del Jardín Botánico. Foto R. Puig

En estos días y en esta latitud ya se habla del final del verano. Así que mientras hacia el sur de Europa aún es pronto para despedir el calor, y antes de que los gotemburgueses den paso al tiempo propio del venidero otoño, sin mayores pretensiones, aquí dejo unas fotos de la última semana.

Niños y agua

Por el Botánico los peces se dan la gran vida a la vista de los visitantes y despertando la curiosidad de los niños…

Niño y peces. Foto R. Puig

Aquí no hay ningún anzuelo que amenace a la fauna piscícola.

Pez despreocupado Foto R. Puig

Aunque no falten algunos chavales que quieran echarles mano…

En el estanque de la sirena. Foto R. Puig

También hay un arroyo claro por las umbrías del jardín.

Arroyo en el Botánico. Foto R. Puig

Pero volvamos a la felicidad de los niños cuando, en estos días de calor, pueden empaparse de arriba a abajo en el centro de la ciudad, y sin reproches de mamá o papá.

Estaba yo sentado en un banco cuando vi a dos, supongo que hermanas, disfrutando de la fuente frente al Gran Teatro de Gotemburgo, a la vista de la madre complacida.

Ducha infantil en agosto. Foto R. Puig
Ahora llega la hermanita. Foto R. Puig
Sororidad. Foto R. Puig

Aunque también hay quienes no tienen permiso para empaparse

Pedaleando en el canal con el abuelo. Foto R. Puig.

.

Reflexiones finales

En esta ciudad de canales, al borde del mar y con una ría que sube y baja con las mareas,

La ría desde el puente de Hisingen. Foto R. Puig

el alma de los peces cuando mueren se transforma en nube.

Nube pez. Foto R. Puig

No es raro pues que yo tuviera la impresión hace unos días, cuando la tarde se encapotaba, de que Jonas Alströmer conversaba con la torre de la iglesia alemana, y que ambos se entendían con un código de nubes que no me ha sido concedido entender.

Conversación brumosa. Foto R. Puig

Menos silencioso, aunque también con sus propios códigos, unas horas antes, un grupo musical buscaba promotor a pocos pasos de la fuente donde las niñas se duchaban

Poniendo mucho empeño. Foto R. Puig

y unos guías turísticos parecían a la espera de un grupo de visitantes, a no ser que

Naranjitos junto a la ría

los misioneros mormones se vistan a juego con la temporada. Muy cerca de ellos, un viajero fatigado se tomaba un respiro

Un momento de reposo. Foto R. Puig

Puede ser que mi aspecto fuese también el de un paseante cansado, porque un perro compasivo se detuvo a mirarme interrogante

Can curioso. Foto R. Puig
2 comentarios leave one →
  1. 28 agosto, 2022 19:35

    Formidable tu blog, como siempre. Quiero bajar la famosa foto de mi nieto señalando un arcoiris en la laguna del parque Olivar de San Isidro foto con la que ganamos un premio de fotografía de la Municipalidad de San Isidro. También una de las puestas de sol que tomaba desde la azotea. O una en que está Rosi acariciando a Nesa la nueva perrita ‘peruana’ de Jannet y Fernando. Tengo que aprender a copiar una foto de un álbum y enviarla por email. Todavía no lo hago bien.
    Saludos de Rosi para Marie.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: