Skip to content

Esa tierra que se aleja…

3 julio, 2016
The Children of Sir Richard Croft by John James. 1803. Croft Castle. Herefordshire

The Children of Sir Richard Croft by John James. 1803. Croft Castle. Herefordshire. Inglaterra

Hay muchas cosas inexplicables, pero cantando el propio himno nacional ya no se da uno cuenta.(Robert Musil, “El hombre sin atributos”, capítulo 109)

.

Estuve en Inglaterra poco más de una semana antes del voto contra “el gobierno de los eurócratas”, a quienes los autóctonos menos finos llaman “esos bastardos de Bruselas” (sic) como me ha espetado un vancancier de Manchester al que veo cada verano por la Costa Blanca alicantina. Aunque también han votado contra los inmigrantes polacos, contra  los refugiados invasores, etc.

En cualquier caso, pasé un maravilloso fin de semana en una Manor House georgiana del Herefordshire en casa de unos colegas de la universidad en la que enseña mi hija, junto con ella y mis nietos. Exquisita hospitalidad y espíritu europeo de un matrimonio que aún está tratando de recuperarse del impacto del resultado de ese referendum que han propiciado las viejas huestes eurófobas votando contra el futuro de sus propios hijos y nietos.

Ovejas de Herefordshire. Foto R.Puig

Ovejas de Herefordshire. Foto R.Puig

La ocasión me ha permitido comprender (un poquito) sobre el terreno las distinciones entre un castillo o una mansión de estilo georgiano  y las edificaciones posteriores de los períodos victoriano y eduardiano.

Georgian Manor. Photo R.Puig

Georgian Manor. Photo R.Puig

La mansión (Manor House) donde nos hemos alojado es georgiana y sus campos y  jardines, libres dentro de un orden, invitan al paseo junto a sus estanques, fuentes y riachuelos.

Jardín japonés en una mansión georgianas del  Herefordshire. Foto R.Puig.JPG

Jardín japonés de Herefordshire. Foto R.Puig

Las ovejas de la raza Herefordshire, recostadas y pastando por sus meadows, son parte del paisaje ondulado de esa Inglaterra amable que los olvidadizos del pasado quieren alejar de los pueblos de Europa.

Ovejas de Herefordshire. Foto R.Puig.JPG

Ovejas de Herefordshire. Foto R.Puig

La verde Inglaterra. Foto R.Puig.JPG

La verde Inglaterra. Foto R.Puig

Parece que la natural hospitalidad de nuestros anfitriones se viste de un aire prerromántico, que, en esos interiores de sobriedad neoclásica, enlaza a través de los siglos con las tradiciones de la arquitectura europea que se ha inspirado durante décadas en las modelos palladianos.

Georgian interior. Photo R.Puig

Georgian interior. Photo R.Puig

Hasta el mismo Monet se habría sentido a gusto pintando los reflejos sobre las aguas en el estanque del jardín japonés de nuestros amigos ingleses.

A Monet le hubiera gustado. Foto R.Puig

A Monet le hubiera gustado. Foto R.Puig

.

En un castillo eduardiano

Y, además, con un salto que nos llevó del siglo XVIII al pasaje entre los siglos XIX y XX (finales de la época victoriana y años anteriores a la 1ª Guerra Mundial),  nos invitaron a un concierto de música de cine en la Stokesay Court, que comenzó con secuencias e interpretación en vivo de música de cámara de Atonement (Expiación), dirigida por John Wright (2007), filmada en ese mismo castillo, y finalizó con Cinema Paradiso de Giuseppe Tornatore (1988). En total fueron seis secuencias y miniconciertos durante una sesión mágica, en el hall, un tanto misterioso, de un lugar de película.

Stokesay Court. Foto R. Puig

Las galerías del hall de Stokesay Court. Foto R. Puig

De este modo, no sólo disfrutamos de una tarde de cine y música entre lo más granado de la sociedad de Herefordshire, sino que tuvimos una segunda sesión práctica sobre la arquitectura inglesa de los últimos siglos, en este caso la de influencia gótica, menos luminosa, pero perfecta para el drama de Expiación de la novela de Ian MacEwan en la que se basa el film, y cuya lectura no puedo menos que recomendar. Por cierto que en ella se describe el sacrificio de muchos jóvenes ingleses durante la retirada de Dunkerque en 1940, batiéndose por esa Europa que a los partidarios del Brexit tanto les molesta.

Stokesay Court. Foto  R.Puig

Stokesay Court. Foto R.Puig

Desde la terraza de Stokesay Court. Foto R.Puig

Desde la terraza de Stokesay Court. Foto R.Puig

.

Tercera clase práctica

La última visita nos llevó de la mano de nuestros anfitriones al Croft Castle, de orígenes medievales pero destruido por los parlamentaristas en el siglo XVII, reconstruido en estilo georgiano en la segunda mitad del mismo siglo y con unos interiores redecorados en el estilo bastante libre del Gothic Revival en la segunda mitad del XVIII.

El Croft Castle. s.XVIII y su capilla de San. Miguel s.XVII. Foto R.Puig

El Croft Castle. s.XVIII y su capilla de San. Miguel s.XVII. Foto R.Puig

En sus interiores hay huellas de un legado cultural y decorativo variado, con predominio de la influencia victoriana, el neogótico de sus artesonados, acorde con las ojivas de sus fachadas, la ornamentación de sus revestimiendos y los muebles victorianos, sin que falten signos de la afición a las chinoiseries. 

Interior. Croft Castle.  Foto R.Puig

Interior. Croft Castle. Foto R.Puig

Interior. Croft Castle. Foto R.Puig

Interior. Croft Castle. Foto R.Puig

Mi anfitrión me fotografió ante la fachada posterior, desde la que se divisa una campiña inglesa de aires románticos, por la que en cualquier momento podríamos ver sin extrañarnos algún caballero salido de las novelas de Sir Walter Scott (1731-1832) o alguno de aquellos normandos que servían a las órdenes de Walter de Lacy (-1085) a quien se atribuye la fundación del castillo de Ludlow, no lejos de donde estamos y de la localidad de Stanton Lacy en el Shropshire.

Mi abuela habría querido estar aquí…

En la fachada posterior del Croft Castle. Foto R.Munro

En la fachada posterior del Croft Castle. Foto R.Munro

Por las paredes del palacio se exhiben los retratos y los recuerdos de quince generaciones de los Croft. Sería aburridísimo  entrar a detallar toda esta fisionómica familiar. Así que destacaré dos de sus baronets.

Uno de ellos, el Reverendo Sir Herbert Croft (1751-1816)m, se arruinó a causa de su voracidad erudita que llevó a descuidar la administración de su enorme propiedad, enfrascado en corregir y aumentar el monumental diccionario inglés (1755) de Samuel Johnson.

El Reverndo Sir. Herbert Croft. Croft Castle. Foto R.Puig

El Reverndo Sir. Herbert Croft. Croft Castle. Foto R.Puig

Aunque  lo más apasionante de su producción fue la novela epistolar Love and Madness basada en una historia real de pasiones y crímenes.

Portada de Love and Madness. Google Books

Portada de Love and Madness. Google Books

Lo descubrí, pero no pude hojearlo, tras los cristales de la biblioteca  de este castillo. Por cierto que los voluntarios del National Trust que se prestan gustosos a explicarte todo lo que vas viendo son gente culta y muy bien informada. La pena fue no poder enrrollarme más pues la visita con niños tiene sus límites y en los jardines nos esperaba un playground que premia la paciencia de los pequeños. A pesar de eso, uno de los guías voluntarios tuvo tiempo de contarme la triste historia de las tres hijas del reverendo Croft.

Tres eran tres las hijas del Reverendo Sir. Herbert Croft. Croft Castle. Foto R.Puig

Tres eran tres las hijas del Reverendo Sir. Herbert Croft. Croft Castle. Foto R.Puig

Murieron solteras, pues su padre nunca tuvo el capital requerido para la dote de ninguna de ellas. ¡Estúpido siglo y miserables pretendientes! A juzgar por el retrato, debieron ser valerosas y bellas y, sobre todo, inteligentes y cultas.

El padre estuvo en la cárcel por deudas y perdió las propiedades de la familia. Ante una segunda denuncia, escapó a Francia. Entonces no había Unión Europea, pero las leyes no escritas del asilo funcionaron. Aunque también habría otros farages entonando eso de “we want our money back”…

Nigel Farage. Foto The Guardian

Nigel Farage. Foto The Guardian

Yo no sé cómo le habría representado Oscar Kokoschka al cabecilla de UKIP. Menos mal que el pintor autriaco no se tropezó con un eurófobo parecido cuando escapó de los nazis y se refugió en Gran Bretaña. Puede que el lápiz de Otto Dix hubiera sido el apropiado para reflejar el aura de este campeón de la xenofobia y la mentira.

El caso es que Kokoschka (quien obtuvo la nacionalidad británica en 1947) se hospedó en el Croft Castle pra cumplir con el encargo de retratar a Lord Michael Croft (1916-1997), a quien pintó bañado en esa atmósfera psicodramática que dicen pretendía reflejar el mundo del personaje retratado, en este caso con al fondo la imagen de su abuelo y una bandera roja comunista ondeando a la izquierda.

Retrato de Michael Croft por Kokoschka. Croft Castle. Foto National Trust

Retrato de Michael Croft por Kokoschka. Croft Castle. Foto National Trust

Por cierto, si algún día visitan el castillo de los Crofts pidan en su cafetería un té con scorns, son exquisitos.

Acceso al Croft Castle. s.XVII. Foto R.Puig

Acceso al Croft Castle. s.XVII. Foto R.Puig

Al día siguiente de nuestra vuelta a Leicester, paseando por el New Walk, una semana antes del referendum del Brexit, hay algo que me dió mala espina, aunque, optimista yo, procuré desechar esa sensación. Uno de los prohombres de la historia de la ciudad, reverendo y escritor también de obras varias, entre ellas una de 1803, titulada Sentiments proper to the present Crisis (Sentimientos apropiados para la presente crisis) me hacía un gesto de adiós…

Bye-bye. Foto R.Puig

Bye-bye. Foto R.Puig

4 comentarios leave one →
  1. Eva permalink
    3 julio, 2016 09:31

    Que bonito… envidia, envidia sana Ramón.. 😉

    • 6 julio, 2016 18:03

      Sí, la verdad es que la Gran Bretaña tiene mucho de admirable (a pesar del chauvinismo de los que han decidido romper su unión con el proyecto europeo), pero más envidia (también sana) me da el trabajo de escultura de mármol que estás haciendo en Altea. ¡Dale duro!

  2. Luis Bernardo José Regal Alberti permalink
    5 julio, 2016 20:21

    ME QUEDÉ CON GANAS DE RETROCEDER UNAS SEMANAS Y RELEER UN CORREO EN QUE TU HABLAS DE TU ABUELA INGLESA.
    EN LOS 60 ESTUVE CON MANOLO MARÍ ALOJADOS VARIOS MESES EN EL CASTILLO DE ERINGEFEL, CERCA DE COLONIA, PARA APRENDER EL IDIOMA. Y LUEGO ESTUVIMOS DOS AÑOS EN LA FACULTAD DE FRANKFURT QUE TENÍA PRECISAMENTE UN JARDÍN INGLÉS. EL CASTILLO ERA EFECTIVAMENTE UN CASTILLO VISITADO REGULARMENTE POR TURISTAS. DE MANSIONES LA ÚNICA QUE CONOZCO BIEN ES UNA TIRA DE DIBUJOS ANIMADOS DE TV QUE MI NIETO ME ENSEÑÓ A GUSTAR CUANDO TENÍA 5 O 6 AÑOS. NO RECUERDO EL NOMBRE DE LA MANSIÓN PERO SÍ RECUERDO LOS PERSONAJES ESTRAMBÓTICOS, UNOS FORMIDABLES GARABATOS A COLORES : LOS CAMAREROS, LOS CUADROS, CORTINAS Y CANDELABROS, LAS ALFOMBRAS INFINITAS….RECUERDO QUE TENIA NOMBRE DE MUJER MADAM.XXXXXX,

  3. 6 julio, 2016 18:14

    Las series de la TV británica que han sido rodadas en mansiones inglesas abundan, por ejemplo la reciente Downtown Abbey, casi siempre con excelentes actores. Pero una serie de dibujos animados ambientada en una de esas manor houses no recuerdo haber visto, aunque la Pantera Rosa solía moverse a veces entre candelabros y cortinajes. La producción es americana, pero ese personaje es la parodia misma de la flema del gentleman inglés encarnado por un felino imperturbable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: