Skip to content

Detalles de Madrid

26 octubre, 2014
Cristobal.  Foto R.Puig

Cristobal. Foto R.Puig

Para Manolo

Estoy de visita en Madrid, sólo por dos días más.

El lector me perdonará que esta semana no haya podido elaborar alguno de los temas que esperan en mi cartera de futuros.

Sin embargo, al hilo de mis paseos en familia, la cámara que siempre llevo en una cartuchera prendida del cinturón ha seguido moderadamente activa.

Este mico seráa pintor. Foto Dimitris Papadopoulos

Este mico será pintor. Foto Dimitris Papadopoulos

Gracias a ello abro hoy esta especie de crónica batiburrillo con la imagen de un alevín de pintor que gatea junto a la tumba de Goya en la capilla de San Antonio de la Florida, la que que alberga esos frescos deslumbrantes en los que condensó su genio.

Al otro lado del paseo se alza su estatua

Don Francisco. Foto R.Puig

Don Francisco. Foto R.Puig

El río de Madrid

Río Manzanares.  Foto R.Puig

Río Manzanares. Foto R.Puig

El río Manzanares finge profundidades,

dispone balcones para los pescadores

Esperando a los pescadores. Foto R.Puig

Esperando a los pescadores. Foto R.Puig

o asiste al idilio de la columna y el árbol

Idilio. Foto R.Puig

Idilio. Foto R.Puig

Botánica

Algunas de mis capturas fotográficas proceden de los invernaderos magníficos y luminosos de la “Casa de Vacas, junto a la “Casa del Reloj”, no lejos de los parques del Madrid Río en las riberas del Manzanares y parte del antiguo matadero, recuperados para la cultura y el esparcimiento.

Nunca dejan de sorprendernos esos cactus (oriundos de Méjico) que en su perfecta geometría son viva demostración de la teoría de fractales

Echinocactus grusonii. Invernaderos de la Casa de las Vacas. Foto R.Puig

Echinocactus grusonii. Invernaderos de la Casa de las Vacas. Foto R.Puig

En otro orden de cosas, las patas –perdón, quise decir las raíces- de algunas plantas del trópico, podrían inspirar relatos de metamorfosis

Pandanus utilis. Invernaderos de la Casa de las Vacas. Foto R.Puig

Pandanus utilis. Invernaderos de la Casa de las Vacas. Foto R.Puig

Apariencias

Puestos a buscar transformaciones, no faltan en Madrid los trampantojos que transforman los muros de la ciudad.

En lugar de un muro así

El patio trasero. Foto R.Puig

El patio trasero. Foto R.Puig

hay, a pocos pasos, otro así

Trampantojos. Calle de la Montera. Madrid.Foto R.Puig

Trampantojos. Calle de la Montera. Madrid.Foto R.Puig

En la Casa Museo de Joaquín Sorolla

Del mural urbano damos un salto a los jardines de la que fue casa de Joaquín Sorolla, adonde vienen a inspirarse artistas que pintan al aire libre.

Hay quien ha llegado desde Hawai, como es el caso de Kyoko Ishigami

Venirse de Hawai para pintar en España. Foto R.Puig

Venirse de Hawai para pintar en España. Foto R.Puig

Con su caballete encontramos también a un Sorolla en miniatura, en una vitrina de su estudio, junto a una reproducción de la Venus de Cherchell

Sorolla en su vitrina. Foto R.Puig

Sorolla en su vitrina. Foto R.Puig

A pocos pasos, ondean la túnica al viento de la Victoria de Samotracia y los ropajes luminosos de sus paseantes de playa

Ropajes al viento. Foto R.Puig

Ropajes al viento. Foto R.Puig

Una de las muchas esculturas de tradición clásica que coleccionaba, en este caso en el jardín del museo, parece representar  a un muchacho con un odre

Trajín. Foto R.Puig

Trajín. Foto R.Puig

que orina discretamente

Protegiéndose. Jardín de Museo Sorolla. Foto R.Puig

Museo Sorolla.          Foto R.Puig

Otra de las esculturas de su colección, en la que fue su mansión y su lugar de trabajo, se recorta bajo un luminoso ventanal

Ventanal. Museo Sorolla Foto R.Puig

Ventanal. Museo Sorolla Foto R.Puig

Luz y perfiles

Registro siluetas del cielo de Madrid, sobrevolando la calle de Alcalá

Caballos en el cielo.Foto R.Puig

Caballos en el cielo.Foto R.Puig

y en la misma calle, ya cerca de la Puerta del Sol

Se salva la fachada. Foto R.Puig

Se salva la fachada. Foto R.Puig

o en su confluencia con la Gran Vía

El ángel del atardecer. Foto R.Puig

El ángel del atardecer. Foto R.Puig

Las barandillas del edificio de un antiguo banco, cuyas entrañas se están demoliendo aunque la fachada se va a conservar, se recortan en los vanos de sus balcones, como si innumerables cuencas vaciadas de sus ojos se abrasasen en luz y polvo

Balcones a la intemperie.  Foto R.Puig

Balcones a la intemperie. Foto R.Puig

….

Termino por hoy con el callejón y la fachada de la casa, viva y bien conservada, en la que nací

La casa donde nací. Foto R.Puig

La casa donde nací. Foto R.Puig

4 comentarios leave one →
  1. 26 octubre, 2014 02:39

    Excelente. Comparto en FB y los píos. Gracias.

  2. 26 octubre, 2014 22:34

    Muchas gracias Rita.
    Saludos
    Ramón

  3. Mercedes permalink
    26 octubre, 2014 23:26

    Poético y entrañable paseo, Ramón. Me ha gustado eso de que el Manzanares “finge profundidades” 🙂 a fuerza de creerlo, a veces las tiene.
    Encantada de conocer “tu Madrid”.
    Abrazos

    • 27 octubre, 2014 09:08

      Lo cual le sería muy útil a nuestro río en caso de que hubiese un “Parlamento Europeo de los Ríos”. Con esa destreza podría conseguir un escaño 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: