Skip to content

Breverías erasmianas  (XX): “Nemo mortalium omnibus horis sapit” (No hay mortal que sea sabio a todas horas)

7 junio, 2015
El púgil a la espera. Palazzo Massimo.  Roma.  Foto R.Puig

El púgil a la espera. Palazzo Massimo. Roma. Foto R.Puig

Hace tres días he tenido la suerte de haber alcanzado mis setenta años en relativo buen estado de conservación. Así que he decidido filosofar un poco. Pero como no me siento con la autoridad necesaria, me remito a los antiguos, con la mediación de un moderno, es decir de Erasmo de Rotterdam, en cuyos Adagios siempre se puede bucear sin que, al subir a la superficie, el submarinista venga con las manos vacías.

Los lugares comunes parecen menos vulgares si nos llegan desde épocas oraculares. De hecho, la vida, no en teoría si no en la práctica,  nos confirma algunas cosas obvias, que no por serlo dejan de tener su miga.

En realidad, el tiempo nos va poniendo en el sitio que nos corresponde. No obstante, a pesar de que los humos juveniles se desvanecieron hace tiempo, no estamos nunca a salvo de certezas melodramáticas y de humos seniles.  Por mucho que se diga que la experiencia es madre de la ciencia, tras tantos años de trials and errors, pienso que no pecaba Sócrates de falsa modestia cuando proclamaba que  lo único que sabía es que no sabía nada (sciret se nihil scire et hoc unum se scire profitebatur), lo que también comentaba Erasmo en el adagio Nosce te ipsum.

Sócrates. Museo Pío Clementino Ciudad del Vaticano. Foto R.Puig

Sócrates. Museo Pío Clementino Ciudad del Vaticano. Foto R.Puig

Pero pasemos al adagio de hoy…

 

“Nemo mortalium omnibus horis sapit”

No hay mortal que sea sabio a todas horas

Adagio II, IV, 29.

Comienza Erasmo el comentario remitiéndose a Plinio el Viejo:

Plinio dejó escrito en “Sobre la excelencia de los pueblos”:

Si, descartando adular a la fortuna, deseamos juzgar con objetividad, hemos de convenir en que no hay mortal que sea feliz.  El azar habrá tenido que ser generoso e indulgente con aquel que pueda en verdad decir que no es infeliz. Contando además con que, aparte de otros factores, el miedo a ser abandonados por la buena suerte no falta. Y una vez que el temor se ha instalado, la felicidad ya no es sólida. ¿Y qué decir del hecho de que no hay mortal que sea sabio a todas horas? ¡Ojalá que este dicho fuese falso y no un autorizado vaticinio!

(Plinio el Viejo, Naturalis Historia, VII, 130-131)

De esas palabras de Plinio se puede deducir que la expresión “no hay mortal que sea sabio a todas horas” se hizo popular al ser transmitida a la posteridad como un dicho del oráculo. El sentido está claro y no hace falta interpretarlo: no hay nadie que no se comporte como un estúpido y no cometa errores en algún momento de su vida. Por añadidura, la estulticia suele escoltar a la infelicidad o, en todo caso, si acontece una desgracia, se atribuye a menudo a la estupidez.

Al mismo contexto pertenece el adagio que Plinio añade poco después:

Un día juzga al otro, el último los juzgará todos

(Alius de alio judicat dies, supremus de ómnibus)

En Las ranas de Aristófanes aparece otro verso de contenido análogo, que el poeta atribuye a Eurípides:

Nadie hubo que viviese completamente feliz

(Haud vivit ullus omnibus felix modis)

Erasmo cita a continuación algunos versos de EurípidesHoracio, que también nos dicen que la felicidad completa no es patrimonio de ningún mortal, para concluir con uno de Simónides:

Nadie está del todo exento ni de mal ni de reproche

(Nemo vacat prorsum malo neque crimine)

Texto latino de “Les Adages d’Érasme” présentés par les Belles Lettres et le GRAC (UMR 5037), Lyon, 2010, pp.1100-1101. La traducción es mía.

Hasta aquí Erasmo.

.

Por mi parte, espero que en los próximos treinta años las neuronas no me jueguen malas pasadas, no sea que al tratar de enmendar viejos errores reincida en los olvidados, o me busque otros nuevos.

En todo caso, hace dos días, me han regalado un peluche -¡con gorra de estudiante y todo!- de esos que les obsequian a los estudiantes que se gradúan de bachilleres y que andan alborotando con sus desfiles las calles de Gotemburgo y de toda Suecia.

Regalo de graduación. Foto R.Puig

Regalo de graduación. Foto R.Puig

¡Todavía hay quienes abrigan la esperanza de que me enmiende!

No hay duda de que el verano es un tiempo de ilusiones y de flores…

Días de lilas. Foto R.Puig

Días de lilas. Foto R.Puig

en especial para los que hemos nacido a sus puertas

Los pasos del estío. Foto R.Puig

Los pasos del estío. Foto R.Puig

7 comentarios leave one →
  1. 7 junio, 2015 15:52

    Hola, Ramón, ¡muchas felicidades! siempre es un placer leerte, pero hace especial ilusión celebrar tu cumpleaños contigo.
    Aunque desde luego nadie sea feliz ni sabio todo el tiempo, hay que saber disfrutar los momentos y compartirlos, y tú sabes cómo hacerlo, ¡gracias!
    Me llevo un ramito de esas lilas tan bonitas…
    ¡Feliz verano!

    • 7 junio, 2015 18:01

      ¡Gracias, Mercedes!

      Las felicitaciones desde mi Madrid son de agradecer por partida doble. ¡Pues ahí nací! Veo con envidia que hace calorcito por sus calles. A finales de verano podré recorrerlas de nuevo.
      No te olvides de avisarme cuando cumplas tú. ¡Flores no te han de faltar! Me alegra que hayas podido recoger las lilas de mi blog. Aquí asistimos ahora a la explosión de esta flor, ya sean las del color de su nombre, o también en sus otras variedades, las blancas y las moradas.
      ¡Que el verano nos traiga muchos de esos ratos que merece la pena compartir!

      Ramón

  2. 8 junio, 2015 00:38

    De geminis a geminis, y al parecer, a solo un día de distancia y con no tan distante natalicio -¡qué cosas, Ramón-, también me llevo yo un ramito de lilas de esa tierra con tu permiso. Pero te dejo un beso a cambio. Veamos, Ramón, qué nos deparan las neuronas los próximos treinta años 🙂

  3. 8 junio, 2015 00:40

    …el natalicio, ¿ves? quiso ser el año de nacimiento (¿la neurona? ¿tú crees? ¿tan pronto? ¡quita, quita!)

    • 8 junio, 2015 07:48

      Gracias Luisa,

      No te preocupes, que no creo que Ferlosio se vaya a enfadar por ello 😉 Además el DRAE da por bueno natalicio como “dia del nacimiento”, aunque lo que más me gusta de la definición es lo de “las fiestas y regocijos que se hacen en él”. Gaudeamus pues y ya me dirás cuál es la fecha de tu natalicio, para felicitarte.

      Y hablando de Ferlosio, no sabía lo de su periodo creativo-anfetamínico-eremítico, del que he sabido por el enlace al blog de Carlos Prieto que tienes en tu magnífico post del 10 de mayo sobre la cultura y sus achaques oficiales (supongo que también Carmina Martín Gaite hubo de acompañarle con santa paciencia, pero esto se quedaría entre ellos). Lo que Ferlosio escribió en El País en 1984 lo han venido confirmando con despilfarros y perpetraciones similares los gobiernos nacionales, regionales y locales de nuestra España hasta que la crisis les empezó a segar el tablao bajo los pies. Ha habido honrosas excepciones, normalmente silenciosas y sin alharacas, pero el ruido y la propaganda seudocultural siguieron arrasando desde que Ferlosio escribió ese artículo que me ha hecho rememorar unos años de acelerado desencanto. ¡Gracias!

      La entrevista con García Montero, poeta al que he leído mucho, me la voy a ver tranquilamente, aunque sólo sea para equilibrar mi ración de campañas electorales donde se me ha hecho un empacho con las apariciones omnipresentes de Santa Manuela.

      Tras este inciso de política aplicada, que como sabes no es el débil de mi blog, vamos a lo importante: escribiendo como escribes, se me hace que tus neuronas estarán en forma por mucho mucho tiempo. ¡Más motivos para otro gaudeamus!

      ¡Ah! y gracias por apreciar las lilas de esta tierra. Lástima que por vía digital no sepa como adjuntar su aroma.

      Un abrazo

      Ramón

  4. Fernando y Gloria permalink
    8 junio, 2015 16:08

    Querido Ramón: Nos interesa siempre todo lo que escribes pero no nos esperábamos leer que entras en tus setenta años dando fruto. Verdaderamente no los aparentas. Sigue así. Te deseamos muchas felicidades. Sé que los fetiches te recuerdan y se unen a nosotros desde el Arroyo del Membrillo.

    • 8 junio, 2015 19:37

      Mis queridos Fernando y Gloria, los mensajes desde el Arroyo del Membrillo son siempre dulces y os agradezco mucho vuestro recuerdo. Si además los fetiches me han tomado bajo su protección, entonces ya nada puede pararme, al menos hasta los cien. Os deseo a vosotros también largos años de salud y de hermosos momentos compartidos, así como un feliz verano.
      Ramón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: