Skip to content

Luz viajera

6 julio, 2011

Marina Alta

Esta luz que me llega hoy, al alba, ha iluminado antes las costas de Anatolia, las casas blancas del Egeo o los puentes de Roma; antes de que el sol se presienta y luego se alce en el extremo de esta playa nuestra de la Marina Alta alicantina.


La rutina del sol no cesa de templar nuestras crisis y nuestros olvidos, nuestras despreocupaciones y nuestras indignaciones.

Vendrán otras gentes, alegres y confiadas, que no recordarán las angustias de los griegos de hoy o las plazas de la indignación de España, que vagamente sabrán de unas crisis que hubo allá por los inicios de la segunda década del siglo XXI (como ahora se mira la crisis de 1929), que exprimirán los jugos del Sistema, quizás reconvertido, que gastarán y se endeudarán bajo la mirada complaciente de sus autoridades.  ¿Estarán sin saberlo preparando otras catástrofes? ¿Habrán aprendido de nuestros errores?

En todo caso, el sol no juzgará, la luz se repartirá sobre todos por igual. Las costas se seguirán iluminando por estricto orden, del oriente al occidente, para luego apagarse por el orden inverso.

Fin de curso: un cuadro

No sé para entonces por dónde andará mi último cuadro, el que he compuesto en el laboratorio de pintura del profesor Giuseppe Modica en la Accademia de Roma.

Precisamente se inspira en una foto de otro amanecer en La Almadraba.

Estos son mi cuadro ( “Punta de la Almadraba al alba”, acrílico y óleo sobre tela, 150×100 cm) y la foto. A todos, mis deseos de que el sol de los días por venir se pose sobre un mundo más cabal.

2 comentarios leave one →
  1. Eva permalink
    6 julio, 2011 08:11

    Gracias por tus deseos, agradezco y comparto. 🙂

  2. Claudia permalink
    9 julio, 2011 02:34

    Muy interesante como siempre, y profundo, como ya nos tienes acostumbrados……
    Hermosas las fotos, y muy buena tu recreaciòn del amanecer!
    Realmente los amaneceres son fantàsticos y tambièn los atardeceres me gustan, porque es como constatar la nostalgia de lo que siempre estamos perdiendo,…pero sabiendo que nos espera un nuevo amanecer para someternos a la prueba de lo contingente, de lo relativo, y nos induce a “buscar” los horizontes luminosos, el amplio territorio virgen que solo la pintura puede conquistar.
    Gracias tambièn por tus deseos, lo mismo para tì!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: