Saltar al contenido

Primavera vacilona

14 marzo, 2021
Algo vibra en el aire. Foto R.Puig

A final de febrero saludaba yo a la primavera, donde me veía ya transitando. A la orilla del mar el sol invitaba al paseo y la brisa se templaba.

Sol de primavera. Foto R.Puig

Son quizás los aires más puros y serenos del año.

Por la costa del sur de Gotemburgo, las familias han salido a pasear y -¿por qué no?- los niños a trepar.

Día de paseo. Foto R.Puig

Los brotes del bosque son todavía tímidos, como frágiles periscopios en busca de una luz y un calor benignos.

Brotes en el bosque. Foto R.Puig

Recordatorios

El invierno parecía en trance de despedida, en los parques quedaban las trazas de su paso…

Parque pelado. Foto R.Puig

El pasado martes, los restos del otoño yacían como recordatorios

Memoria invernal. Foto R.Puig

Hojas de roble secas, cardos apergaminados

Caprichos del viento son… Foto R.Puig

Hortensias deshidratadas, pero aún prestantes, erguidas

Fuimos y seremos. Foto R. Puig

No obstante, junto al canal, ceremoniales, los patos (más abundantes que la patas) competían civilizadamente buscando compañera…

Cortejo, Foto R.Puig

Nuncios

Los humildes heraldos de la primavera pedían paso.

Los hay vestidos de nazarenos…

Crocus tommasinianus. Foto R. Puig

A estos les dio su nombre un botánico triestino

Mientras que a la humilde campanilla de invierno, la snö droppe sueca (gota de nieve), Linneo la denominó en neolatín Galanthus nivalis, lo que podríamos traducir como galán níveo.

Lo que me hace pensar que el famoso Carl von Linné (1707–1778), nacido Carl Nilsson, que empezó a firmar sus primeros trabajos como Carl Linnæus (linn = tilo), no fue sólo un científico universal, también tuvo alma de poeta.

Galanthus nivalis. Foto R. Puig

Las campanillas de invierno se acogen a la protección de los gigantes

Quien a buen árbol se arrima… Foto R. Puig

o aparecen rodeadas de una corte aurea de capullos de hyemalis eranthis o helleborus hyemalis, en sueco gulsippa, lo que se podría traducir como melindrosa de oro (*).

Gotas de nieve en campo de oros

Esa a la que en estado de capullo llamaría yo “gota de oro”

Oros. Foto R.Puig

y que en castellano se llama acónito de invierno que no hay que confundir con la llamada perdición de lobo.

No alcanzo sin embargo a nombrar estos brotes que comienzan a salir sobre los tallos del bosque.

Despliegue. Foto R.Puig

Hasta aquí mis últimos hallazgos de paseante, pues, de repente, el pasado miércoles, la primavera se mostró vacilona y

donde dije digo

¡A paseo el patín! Foto R.Puig

dice temporal de nieve, que me saludó por la mañana, cuando para colmo tuve que ir de urgencia al dentista.

La foto que precede la tomé ya de vuelta a casa con una muela de menos.

Así lucía el barrio

Últimas nieves. Foto R.Puig

En fin, mientras esto escribo, el cielo aún titubea.

En el parque la nieve ya se ha derretido, pero un viento frío agita todavía sus banderas

Penachos al viento. Foto R.Puig

No hay que desanimarse, porque esta primavera, todavía renuente, arrancará su curso como siempre y dejará de vacilarnos.

Basta un poco de paciencia, las flores y las oscuras golondrinas volverán, pero aquella muela que el invierno se ha llevado, esa no volverá.

En todo caso los insectos saldrán de sus huevos o de sus crisálidas. Para ellos los jardineros han preparado los albergues

Esperando a los turistas. Foto R.Puig

Las flores del troll hassel les aguardan desplegadas

Flor del troll hassel. Foto R.Puig

Notas:

(*) Pero, atención, no se les ocurra meter en la boca la eranthis hyemalis o sus hojas, ni usarla como planta medicinal, salvo que quieran provocar dolor de tripas, vómitos o diarrea.

(**) Nota gráfica al comentario de Bernardo:

La enredadera de Bernardo en Miraflores, Lima. Foto Bernardo Regal
5 comentarios leave one →
  1. 14 marzo, 2021 12:55

    Qué bonitos paseos nos das.
    La foto de las hortensias me ha gustado mucho.
    Saludos cordiales

  2. 14 marzo, 2021 19:57

    Gracias Laura,

    por tu elogio y por que me lo ofrece quien es más veterana que yo en esto del bloguear; que te hayas fijado en las hortensias secas coincide con mi instintiva elección de un motivo, creo que quería darles una última oportunidad, antes de que las retiren los jardineros para hacer sitio a las nuevas y son muy bellas en su senescencia.
    Por cierto, mi abuela adoraba las hortensias y yo adoraba a mi abuela.

    Te felicito por tu blog tan vivo y por tu perseverante humor que en él regalas..

    Con mi amistad
    saludos
    Ramón

  3. 15 marzo, 2021 17:55

    La vida sin humor es menos dulce 😉

  4. BERNARDO permalink
    19 marzo, 2021 20:29

    Te escribo en el día del padre….y de muchos días de recuerdo en mis primeros tiempos en Miraflores justo encima a unos 40 metros sobre la playa de piedras..
    Y sin ser primavera, más bien estando por iniciarse el otoño miraflorinos, la enredadera que sembré con mi nieto hace casi una media docena de años parece despertar y explosionar hermosamente. Te la mandaré por email. No sé hacerlo con este comentario.

    • 19 marzo, 2021 21:07

      Genial, Bernardo, ¡tienes una primavera que se hermana con el otoño!
      Creo que la voy a integrar en la entrada, en la nota (**), pues ¡es el primer comentario florido que recibo!
      Gracias y un fuerte abrazo.

Responder a lauhra Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: