Skip to content

A los castillos subí, de los castillos bajé… Parada y fonda en Sax

20 marzo, 2016

 

Sax. La peña y el castillo. Vertiente Este. Foto R.Puig

Sax. La peña y el castillo. Vertiente este. Foto R.Puig

 

Para el Sr. Joaquín, sajeño conversador y conserje de noche del hotel La Fuente del Cura

.

Como anunciaba el domingo pasado, en mi camino de Alicante a Madrid visité la noble villa de Sax, poco antes de pararme en la Colonia Santa Eulalia de la que ya hemos hablado.

Durante años había yo pasado frente a su espectacular castillo (en particular si se divisa de noche e iluminado) sin tener tiempo para detenerme.

Sax. Escudo de la villa. Foto R.Puig

Sax. Escudo de la villa. Foto R.Puig

Al llegar a Sax eran las tres de la mañana (aterrizamos con retraso en el aeropuerto de Alicante) y pude sentir el aire frío y reconfortante de la noche y, a la mañana siguiente, ascender a pie a su altura fortificada, a casi 500 metros sobre el nivel del mar.

El castillo está en perfecto estado de conservación y, como me contaron en el hotel, al curioso viajero le solían prestar la llave, pero ya no es así, por lo que no pude entrar en el recinto. Sólo se puede acceder en visita guiada los domingos.

Castillo de Sax. Fachada y portón del suroeste. Foto R.Puig

Castillo de Sax. Fachada y portón exterior del suroeste. Foto R.Puig

De todos modos, un policía local (que por sus canas y su amable empaque pienso que era el mismo jefe del cuerpo) no sólo me explicó muchas cosas del pueblo y de su comarca, sino que me facilitó amablemente un plano de la villa. Orientado por las indicaciones de este culto servidor de la comunidad sajeña, pude iniciar la subida al castillo desde los alrededores de la iglesia de la Asunción.

Sax. Puerta renacentista. Iglesia de la Asunción. Foto R.Puig

Sax. Puerta renacentista. Iglesia de la Asunción. Foto R.Puig

Sus fachadas datan del siglo XVI.

Sax. Friso renacentista en la fachada lateral. Iglesia de la Asunción. Foto R.Puig

Sax. Friso renacentista en la fachada lateral de la iglesia de la Asunción. Foto R.Puig

Aunque, no muy lejos, la pasión por la fiestas de “moros y cristianos” ha dejado algún pastiche de arte andalusí.

Sax. Motivo neomudejar de la comparsa Los Emires. Foto R.Puig

Sax. Motivo ‘neomudejar’ de la comparsa Los Emires. Foto R.Puig

Por las calles del barrio viejo, que data del tiempo de la colonización árabe y se asienta al abrigo del gran espolón rocoso, me dirigí a esa mole que lo domina todo.

Sax. Calle del casco antiguo. Foto R.Puig

Sax. Calle del casco antiguo. Foto R.Puig

Desde la ermita de San Blas, construida en el emplazamiento de lo que fue mezquita árabe, se divisa el pueblo en toda su extensión.

Sax. Ermita de San Blás.. Foto R.Puig

Sax. Ermita de San Blás.. Foto R.Puig

De la plazuela del pequeño templo parten las escaleras metálicas que permiten una subida agradable hacia el castillo.

Sax. Panorama desde la ermita de San Blás.. Foto R.Puig

Sax. Panorama hacia el este desde la ermita de San Blas. Foto R.Puig

La estructura metálica incluye amplios miradores que, a medida que se asciende, ensanchan la vista e invitan a pasear la mirada sobre los tejados de Sax, por su vega y por las sierras del entorno.

Sax. Panorama hacia el sudeste  desde el mirador sur de la peña del castillo. Foto R.Puig

Sax. Panorama hacia el sudeste desde el mirador sur de la peña del castillo. Foto R.Puig

Una señora, que efectuaba su paseo matinal subiendo las escaleras con ritmo montañero, me explicó que el castillo es el lugar preferido de los recién casados que ahí se hacen fotografiar vestidos de boda. Esa tradición, me explicó, fueron ella y su esposo quienes la iniciaron el día en que se casaron. Desde entonces las parejas sajeñas tienen esa costumbre.

¿No es acaso tonificante poder ascender cada mañana la misma cuesta que subiste con ilusión el día en que te casaste? Si además conduce a un castillo medieval, no son muchos los que pueden hacer lo mismo.

Castillo de Sax. Acceso al recinto. Foto R.Puig

Castillo de Sax. Acceso al recinto. Foto R.Puig

Tras ascender por la vertiente sur se pasa al otro lado y se llega a un mirador orientado al noroeste, al pie del portón de entrada, que en tiempos pasados contaba con un puente levadizo, junto a los muros árabes.

Castillo de Sax. Muralla árabe del siglo X. Foto R.Puig

Castillo de Sax. Muralla árabe del siglo X. Foto R.Puig

Por un camino entre pinos se baja por la otra vertiente a la Ronda del Castillo, dominada por los inexpugnables farallones al norte del imponente peñasco (parece ser que Sax viene del latín “saxum”).

Sax. Farallón bajo el castillo. Vertiente Norte. Foto R.Puig

Sax. Farallón bajo el castillo. Vertiente Norte. Foto R.Puig

Así, rodeando la punta del espolón que durante millones de años esculpieron  las aguas del Vinalopó, termino mi paseo frente al edificio abandonado del antiguo molino.

Sax. El antiguo molino junto al río Vinalopó.. Foto R.Puig

Sax. El antiguo molino junto al río Vinalopó.. Foto R.Puig

Su muela, si es que subsiste, debió de triturar los cereales que, junto a la uva y la aceituna, se cultivaron en estas tierras durante siglos, hasta que las almendras y la fruta desplazaron a los granos y la fabricación de la harina dejó paso a otras industrias.

Hoy predominan las actividades fabriles y, como Sax es una potencia productora y exportadora de todo tipo de persianas, la villa cuenta con un monumento a la persiana; sospecho que el único del mundo, si nadie me lo desmiente.

Sax. Monumento a la persiana. Foto R.Puig

Sax. Monumento a la persiana. Foto R.Puig

Llegado a este punto, como no seré yo quien compita con ese indispensable artilugio de nuestras ventanas, aquí mismo dejo de enrollarme.

 

4 comentarios leave one →
  1. Luis Bernardo José Regal Alberti permalink
    21 marzo, 2016 07:11

    El monumento a la persiana se ve más o menos bien, simpático, sanamente, orgullosamente provinciano. No es el caso de algunos pueblos peruanos donde los alcaldes -generalmente con estilo muy huachafo, si recuerdas el uso de este término- tiran la plata en monumentos monstruosos..Sospecho que han sabido de monumentos como el de la persiana y ha seguido el ejemplo. Y si no son munumentos son novísimas construcciones para la Municipalidad, dejando de lado el estilo incaico o colonial para hacer edificios modernos. El de la bella isla y comunidad de Taquile en el lago Titicaca es para llorar a gritos. A propósito de tu lindo paso por Sax, unos grandes amigos que tenemos en Madrid nos han llevado a conocer, por ejemplo, las sierras de Madrid o de Cádiz, sus pueblos trepados en las rocas con sus callecitas estrechas repletas de un sabor añejo que las ciudades grandes ya no tienen. Digamos que (en España como en cualquier otro país) el turismo nacional (como por el Perú profundo, que es la frase o slogan que viene al caso) es mucho más auténtico que el internacional por el que conoce uno sólo un milímetro de la riqueza de un pueblo. Paradógicamente hace falta más tiempo y más dinero para acceder a él. El turismo internacional es más económico, más rápido, más corto o breve y al alcance de cualquier bolsillo y aunque no conozcas a nadie en el país y pueblo que visitas.

  2. 21 marzo, 2016 09:09

    Sí, es verdad que esa cortina en espiral tiene un ritmo, una simplicidad y un juego de luces y sombras que, aunque no aludiese a una persiana, podría salir airoso de un juicio artístico.

    En cuanto a los monstruos en las rotondas y plazas de carreteras y ciudades, los peruanos no están solos. Con tiempo podría hacer en mi blog una entrada con todos los que he visto en España, fruto, creo, del amiguismo entre promotores de obras públicas, aspirantes a artista y autoridades locales o regionales… y del despilfarro del dinero de todos.

    Sobre ese turismo de lo recóndito, lejos de los “tour operators”, convengo contigo, aunque hay también quien se organiza sus periplos independientes por poco dinero. Lo que pasa es que hay que documentarse bien y planificarse concienzudamente.

    Por de pronto, si he de elegir, yo prefiero ir, donde por mis conocimientos de lenguas y las posibilidades de encontrarme con las personas en su vida ordinaria, a lugares donde sienta que recibo y doy algo, desde un punto de vista cultural. Si además la población está sometida a regímenes despóticos y me van a atender por mis divisas, pero van a seguir siendo herméticos para una mínima conversación verosímil, prefiero no ir, por mucho que, por ejemplo por paisajes y monumentos, serían lugares deseables.

  3. 3 abril, 2016 14:06

    Me impuse una penitencia en su día, antes de poder seguir leyéndote en condiciones y no con la prisa con la que lo venía haciendo por exigencias de todo tipo, incluidas las científicas y culinarias -propias del gozoso encuentro durante semana y media con mi astrofísico preferido, y solo para que me explicara las características de las ondas gravitacionales detectadas por LIGO (¡estos gringos, cony!)-, la penitencia de confesarte que durante un año, de cuando yo iba por los treinta y tantos, cada semana, el tren, y hasta creo que el coche -que me conducía a lo que por entonces los cinco años del astrofísico de marras se empeñaba en llamar “el pueblo de los Picapiedra, es decir, a Elda-, dejaba, si mal no recuerdo, a la izquierda, el castillo de Sax. Esa geografía, incluido su castillo, en mi situación de desterrada forzosa, se me antojaba hostil, fea, deprimente, una especie de infierno castellano para una gallega alimentada por ríos, fuentes, rías, brisas, dulces ondulaciones y verde galaico. ¡”Ahí” no podía haber nada que pluguiera:-) a un ser humano realmente vivo! Y mira por dónde, y no es la primera vez, viene Ramón a llamarme desastrada, fémina a expensas de sus emociones, fuguillas, torpe, en una palabra… qué sé yo, quizá incluso bruta. ¿Tendré que agradecértelo? Hmmm… No sé… Lo único seguro es que no eres humano, quizá un extraterrestre de vaya usted a saber, aunque -admitido- bastante simpático.

    • 3 abril, 2016 15:00

      Me parece estupendo que dediques tu tiempo a alguien que no sólo te es muy querido sino, además, uno de esos seres que pueden entender los arcanos de Einstein y compañía. Mi blog es polvo de la tierra en comparación con el de las estrellas. Pero me alegro de que Sax haya subido de categoría a tus ojos.

      Lo de Elda, como “pueblo de los picapiedra” a los ojos infantiles de tu hijo, no puedo corroborarlo, pues aún no he parado ahí, aunque seguro que, palabra de niño, tiene que ser verdad. Donde he constatado sin lugar a dudas que se pica la piedra es en Novelda, la Meca alicantina del mármol. Pero llegará el día, pues me has picado la curiosidad, en que me me dé un garbeo también por Elda. Espero tus consejos para la visita de esa villa con la que creo recordar tuvo que ver algún antepasado mío.

      Pero moverme por los campos esos de las ondas gravitacionales no podré hacerlo si no me ayuda tu astrofísico preferido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: