Skip to content

Tres días de mayo en Gotland (I): Visby, sus alrededores y el sur de la isla.

1 junio, 2014

 

El barco con su barca en Ronehamn. Foto R.Puig

El barco con su barca en Ronehamn. Foto R.Puig

Un encuentro de colegas en pensión y la llamada de antiguas amistades nos han traído a Gotland a primeros de mayo. Veintiocho años separan esta visita de la primera que hice a esta isla de fascinante geología, fósiles y runas, base de vikingos, murallas, históricas contiendas medievales y campo de batallas entre daneses y suecos, hoy cuidada por cincuenta y cinco mil residentes todo el año e inundada en verano por más del doble de veraneantes y turistas.

Visby. La cola en el puerto. Foto R.Puig

Visby. La cola en el puerto. Foto R.Puig

Llegamos a Visby lloviendo y tuvimos unas horas para darnos un garbeo por la ciudad, de la cual no es difícil encontrar imágenes en Internet. Las que ofrezco, menos espectaculares, son algunas de las modestas fotos que yo hice.

Las murallas de Visby. Foto R.Puig

Las murallas de Visby. Foto R.Puig

Murallas, torres y puertas medievales de un recinto extraordinariamente conservado a pesar de todas las guerras y asedios que ha soportado.

Torre del molino. Visby. Foto R.Puig

Torre del molino. Visby. Foto R.Puig

 

Puerta del Este en las murallas de Visby. Foto R.Puig

Puerta del Este en las murallas de Visby. Foto R.Puig

Y también calles y casas de postal

Vieja fachada.Visby. Foto R.Puig

Vieja fachada.Visby. Foto R.Puig

 

El barco en la ventana. Visby. Foto R.Puig

El barco en la ventana. Visby. Foto R.Puig

 

 

Brucebo

Aunque no sea una iglesia, parece sin embargo una capilla, por los recuerdos que encierra del matrimonio de artistas que lo habitó.

Casa Museo de Brucebo.  Gotland. Foto R.Puig

Casa Museo de Brucebo. Gotland. Foto R.Puig

El canadiense William Blair Bruce y la sueca Carolina Benedicks-Bruce se habían conocido en París, en 1885, cuando ella ampliaba sus estudios de escultura y él los de pintura, ejercitándose al aire libre a la manera de la escuela de Barbizon.

William Bruce. Autorretrato. Brucebo. Gotland. Foto R.Puig

William Bruce. Autorretrato. Brucebo. Gotland. Foto R.Puig

Ante las dificultades para vender sus cuadros en Francia y para salir de la precariedad en la que vivía, la familia convenció a William de que enviase su producción de varios años al Canadá, donde se podrían vender con éxito.

El barco se hundió con toda su preciosa carga.

Paisaje marino de William Bruce. Brucebo. Gotland. Foto R.Puig.

Paisaje marino de William Bruce. Brucebo. Gotland. Foto R.Puig.

Sólo Carolina, con la que se casó en 1888, logró sacarle de la depresión en la que cayó y conseguir que se pusiese de nuevo a pintar. Ella era rica.

En Gotland, cerca de Visby, está la propiedad y la casa, el Brucebo (“el hogar de los Bruce”), que renovaron y ampliaron para convertirlo en un espacio de creación fascinante.

Brucebo. Ventanas del salón. Gotland. Foto R.Puig.

Brucebo. Ventanas del salón. Gotland. Foto R.Puig.

Se puede visitar en grupo reducido. En nuestro caso lo hicimos  con nuestros amigos Lotta y Stefan, que habían tenido la feliz idea de llevarnos allí, guiados por Susanna Carlsten, profesora de historia del arte y de anticuariado en la Escuela de Bellas Artes de Visby e intendente de la Fundación propietaria del sitio.

Bruce William con Catalina su mujer. Escultura obra de ella. Brucebo. Gotland.

Bruce William con Carolina su mujer. Escultura obra de ella. Brucebo. Gotland.

La casa se conserva llena de lienzos de William y esculturas de Carolina, amén de obras de otros artistas de la época y numerosas piezas de arqueología adquiridas por la pareja en sus viajes por el mundo.

Él murió en 1906, justo cuando la renovación del edificio se había completado según los diseños y designios que habían hecho juntos. Ella le sobrevivió, sola en esta mansión romántica y decadente, hasta su muerte en 1935. Allí fue acumulando y disponiendo las obras de ambos, fruto de su actividad artística en común.

Al recorrerla se tiene la sensación de que quiso convertir este lugar en un templo a la memoria del amor y la devoción por su marido y su obra, y en recuerdo de los años en que vivieron y trabajaron juntos.

Paisaje. William Bruce. Brucebo. Gotland. Foto R.Puig.

Paisaje a la manera de Barbizon. William Bruce. Brucebo. Gotland. Foto R.Puig.

La obra pictórica de William Bruce no podemos juzgarla en su conjunto, pues lo que se hundió con el barco era lo mejor de su producción joven. Los cuadros que se conservan en Brucebo son muestras de una técnica competente y de la temática paisajística de fines del siglo XIX en Francia. Sus autorretratos son de la misma calidad que los de otros buenos pintores de la misma época.

Por lo que se refiere a las esculturas (todas en escayola con algún vaciado en bronce) de Carolina Benedicks, se puede decir que asimiló bien el academicismo de fines del mismo siglo y siguió practicándolo dignamente a la manera del simbolismo y, a veces, con cierto humor, sin desechar inspiraciones de la vida cotidiana.

Casa de labranza en Brucebo. Foto R.Puig

Casa de labranza en Brucebo. Foto R.Puig

Primer día de tour por el sur de la isla

Faro del sur de Gotland. Foto R.Puig

Faro del sur de Gotland. Foto R.Puig

Como un milagro de los predicadores y monjes que sembraron Gotland de claustros e iglesias, la primavera nos abrió dos días de sol y luz, cuando, hacia el sur el primer día y por el norte el segundo, dimos toda la vuelta a la isla en el autobús de Lasse Bjorkegrensiguiendo a nuestra inagotable e incansable guía, Anna Ulmstedt, coronada de una anchísima pamela color fucsia que, además, la hacía imperdible.

Iglesia de Vamlingbo. Gotland. Foto R.Puig

Iglesia de Vamlingbo. Gotland. Foto R.Puig

No puedes vagar por Gotland sin que veas la torre de una de sus más de cien templos medievales, pimpantes en sus muros de albayalde o de clara piedra silúrica, que jalonan sus casi tres mil kilómetros cuadrados.

Todo ello sin contar no sé cuántas otras iglesias en ruinas, en particular en Visby

Ruinas de Santa Catalina. Visby. Foto R.Puig

Ruinas de la iglesia franciscana de Santa Catalina. Visby. Foto R.Puig

Todas las iglesias de Gotland (salvo un par reciente) fueron construidas entre 1100 y 1350 y, sobreviviendo a incendios, deterioros y pillajes, fueron ampliadas y remozadas a lo largo de la historia.

Iglesia de Vamlingbo. Gotland.  Frescos del siglo XIV. Detalle. Foto R.Puig

Iglesia de Vamlingbo. Gotland. Frescos del siglo XIV. Detalle. Foto R.Puig

Algunas conservan, como la de Wamlingbo, sus ingenuos frescos para susto de pecadores y escarmiento de reyes. Curiosamente, el fraile, que aparece cerca del rey a punto de irse al infierno, si sus buenas obras no equilibran la balanza, tiene que ser San Pedro de Verona (1205-1252), más conocido como San Pedro Martir, pues en la iconografía tradicional se le representa con una podadera que le abre la cabeza, como se aprecia en este fresco, que es la forma como los herejes mataron a este inquisidor italiano en 1252.

Así que sospecho que aquel templo debió de pertenecer a lo Orden de Predicadores y el fresco nos da idea de la época.

Esta lucha entre el demonio y el bien se representa visiblemente en un capitel en la iglesia de Lau, el Cordero (Cristo), que es también el símbolo de la bandera de Gotland, rescata al alma de las garras de la bestia demoníaca.

Capitel romanico. El alma entre el Cordero y la Bestia. Iglesia de Lau. Gotland. Foto R.Puig

Capitel romanico. El alma entre el Cordero y la Bestia. Iglesia de Lau. Gotland. Foto R.Puig

De los vitrales historiados me dicen que poco queda y yo no encontré sino pequeños restos, pero el que me pareció interesante es uno contemporáneo en la Catedral de Santa María,  que representa la Visby medieval en el recinto de sus famosas murallas.

Visby. Vitral de la catedral con imagen de la ciudad. Foto R.Puig

Visby. Vitral de la catedral con imagen de la ciudad. Foto R.Puig

Casi todas las iglesias están rodeadas por sus cementerios, es decir de lo que se llama el Kyrkogården (“el jardín de la iglesia”) donde se han ido enterrando los que las frecuentaron durante más de setecientos años.

Iglesia romanica. de Lau. Siglo XII. Gotland. Foto R.Puig

Iglesia románica de Lau con pórtico gótico. Siglos XII y ss. Gotland. Foto R.Puig

 

Visitas instructivas

Los gotlandeses de hoy  (descendientes de los gutai de Ptolomeo) se esfuerzan por dar a conocer a quienes vienen a Gotland, en especial fuera de la temporada turística, sus realizaciones innovadoras para garantizar la actividad económica y social de su región y conseguir que las nuevas generaciones encuentren alicientes y un futuro en su tierra. Que no se vayan pues a poblar otras tierras, como hicieron sus antepasados desde los siglos III y IV, cuando llegaron -dice la leyenda- hasta Grecia.

Iglesia de Vamlingbo. Gotland.  Huerto experimental. Foto R.Puig

Iglesia de Vamlingbo. Gotland. Huerto experimental. Foto R.Puig

Con este motivo estuvimos en Vamlingbo, donde en terrenos que eran de la Iglesia se desarrolla un proyecto de experimentación hortícola y una empresa ad hoc, Heligholm,que  ha creado el museo de Lars Jonssons, renombrado (y caro) pintor de pájaros, así como un espacio de información geológica y naturalista, interactivo y pedagógico, el Naturum, muy visitado por escuelas y turistas. Además en el restaurante se consumen excelentes productos locales

Otro proyecto es una antigua granja, Gotlandsgården, transformada en fábrica artesanal de chocolates y de los pralinés de Lotta, a la mejor manera belga, quien nos informó de que el cacao se lo compran a la antigua compañía Callebaut de Bélgica.

Degustacion de chocolates artesanos y conferencia. Foto R.Puig

Degustacion de chocolates artesanos y conferencia. Foto R.Puig

La promotora de los proyectos de la zona nos explicó cómo están fructificando esta y otra iniciativas con ayuda de los fondos agrícolas europeos

Testimonio de la ayuda de los Fondos de la Politica Agricola Comun en proyectos innovadores en Gotland. Foto R.Puig

Testimonio de la ayuda de los Fondos de la Politica Agricola Común de la UE en proyectos de desarrollo rural en Gotland. Foto R.Puig

En la comuna de När visitamos la empresa de iniciativas locales Virudden AB que promueve proyectos para desarrollar los recursos de la zona y estimular a sus habitantes, especialmente a los jóvenes, a seguir viviendo en När: http://www.virudden.se/index.shtml.

Y también la Gangvidefarm, otra empresa familiar, innovadora en todos los sentidos, incluida la experimentación y desarrollo de las nuevas fuentes de energías renovables.

No abundo en ello pues tienen una excelente página web en inglés: http://www.gangvidefarm.se/eng/index.pab

Sólo comentaré una de sus actividades veraniegas más populares entre los niños de los veraneantes: el alquiler a las familias de conejos, gallinas y ovejas, que vienen restituidos al acabar las vacaciones, suponemos que indemnes y gorditos.

Me detengo aquí por hoy.

El próximo domingo completaré el recorrido, el segundo día por el norte de Gotland y por su isla adyacente de Fårö, cuyo paisaje sobrevuelan las obsesiones de Ingmar Bergman

 

Capitel romanico. Detalle del diablo.  Iglesia de Lau. Gotland. Foto R.Puig

Capitel románico. Detalle. Iglesia de Lau. Gotland. Foto R.Puig

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: