Saltar al contenido

Las tortugas de Cambutal (Panamá)

20 enero, 2019
La tortuguita tozuda. Foto R.Puig.

La tortuguita tozuda. Foto R.Puig.

Para mis nietos

Cuando la televisión en España sólo emitía en blanco y negro había un programa humorístico muy popular que se llamaba “La tortuga perezosa”.

¡Qué injusticia! En realidad las tortugas, sobre todo las del mar, se ponen en marcha a los pocos días de nacer.

¡Ni cortas ni perezosas!

Tienen tres días y se preparan para el mar. Foto R.Puig

Tienen tres días y se preparan para el mar. Foto R.Puig

El 30 de diciembre fui testigo de ello en las playas de Cambutal gracias a Alexis Rodríguez, presidente de la asociación sin ánimo de lucro Tortuagro, “grupo para la conservación de las tortugas marinas, desarrollo del turismo y del sector agropecuario de Cambutal”, quien nos invitó para asistir desde poco antes de la salida del sol a la suelta al mar de sesenta y cuatro tortugas que, tres días antes, habían eclosionado del cascarón en uno de los muchos viveros de la organización.

Alexis Rodríguez y sesenta y cuatro bebitas. Foto R.Puig

Alexis Rodríguez y sesenta y cuatro bebitas. Foto R.Puig

En las playas de Cambutal, entre agosto y setiembre, desovan varias clases de tortugas marinas: Verdes, Loras, Carey y Baulas. Como explica la asociación,  estos quelonios se encuentran en peligro de extinción debido a la amenaza constante de “hueveros” (personas que roban los huevos) y comerciantes ilegales.

Durante la época de desove los diez voluntarios de Tortuagro recorren de noche las playas para recoger los huevos y ponerlos al seguro en los viveros donde se incuban y se salvan así de aves y cánidos depredadores y de quienes comercian ilegalmente con este orden de reptiles protegidos.

Seis de la mañana en Cambutal. Foto R,Puig

Seis de la mañana en Cambutal. Foto R. Puig

Liberando a las tortuguitas. Foto R.Puig

Soltando a las tortuguitas hacia su aventura. Foto R.Puig

Varios decenios después de nacer, las tortugas que sobrevivan en el océano, guiadas por un admirable instinto retornarán a depositar sus huevos exactamente en el lugar en que nacieron y de donde partieron para su larga y arriesgada aventura..

Dos o tres sobrevivirán. Foto R.Puig

Dos o tres sobrevivirán para volver al sitio en donde nacieron. Foto R.Puig

Saben el camino. Foto R.Puig

Saben llegar al mar. Foto R.Puig

Durante un largo rato, mientras el sol se anuncia, contemplamos su marcha tenaz hacia las olas.

A ver quién llega antes. Foto R.Puig

A ver quién llega antes. Foto R.Puig

Cuando las más veloces ya se han zambullido, otras aún andan rezagadas

Las rezagadas. Foto R.Puig

Las rezagadas. Foto R.Puig

Las olas son el último obstáculo

Con la ayuda de la ola. Foto R.Puig

Frente a las olas. Foto R.Puig

pero también ondas acogedoras

Superando el último obstáculo.. Foto R.Puig

Superando el último obstáculo.. Foto R.Puig

Las que todavía no han llegado al agua siguen avanzando erre que erre…

Ninguna se rinde. Foto R.Puig

Ninguna se rinde. Foto R.Puig

Si pudiesen hablarnos quizás podríamos escuchar alguna exclamación…

Por la tortuga que me parió. Foto R.Puig

¡Por la tortuga que me parió! Foto R.Puig

Ya ha salido el sol, ¡es urgente entrar al mar! Las aves marinas no tardarán en llegar con sus voraces picos bien abiertos…

Ánimo, ánimo.... Foto R.Puig

Ánimo, ánimo…. Foto R.Puig

Finalmente, con el sol por testigo,

El sol por testigo. Foto R.Puig

El sol por testigo. Foto R.Puig

Alexis da por concluida esta última suelta de tortugas del 2018

Por hoy, misión cumplida. Foto R.Puig

Por hoy, misión cumplida. Foto R.Puig

.

Desde su fundación en el 2010 y ya a principios del 2014 los voluntarios de Tortuagro habían sembrado 36,977 huevos, de los cuales nacieron 35,587 tortugas. Gracias a ellos el número de “hueveros” había disminuido en un 90%.

Son los datos que he podido encontrar (Fuente: Tortuagro) correspondientes a febrero del 2014.  Así que, transcurridos cuatro años más, la cifra al menos se ha debido de duplicar.

Aquí están los viveros. Foto R.Puig

Aquí están los viveros. Foto R.Puig

Un día después de haber asistido a la suelta de las tortugas, había concluido el año 2018.

No estuvo nada mal acabarlo aprendiendo del trabajo de estos voluntarios, como testigos de su labor admirable.

Por la playa de Cambutal era hora de un baño temprano.

Otros preferían sacar los caballos a paseo.

Jinetes madrugadores.Foto R.Puig

Jinetes madrugadores.Foto R.Puig

.

Tras haber admirado la fabulosa tenacidad y alacridad de las tortugas recién nacidas…¿imaginan cuáles han sido mis propósitos para el 2019?

Con mis cordiales deseos de que ninguna ola les amedrante, ahí les dejo imaginando…

 

 

 

 

3 comentarios leave one →
  1. Bernardo Regal permalink
    22 enero, 2019 00:33

    Gracias a tí y Alexis por toda esta información cientifica y romántica.

    • 22 enero, 2019 08:30

      Gracias a ti Bernardo. Ha sido un descubrimiento fascinante, que le debo a Alexis y a su grupo de Tortuagro.

  2. Bernardo Regal Alberti permalink
    22 enero, 2019 03:02

    Gracias a tí y a Alexis por estas notas científicas y románticas!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: