Saltar al contenido

A vueltas con un poeta inquietante

23 enero, 2022
Pálido sol en Vasaparken, Gotemburgo. Foto. R.Puig

En estos días de invierno, aprovechar las escasas horas del sol escandinavo para salir a pasear es una rutina saludable, ayuda a tener engrasadas las rodillas y refresca el corazón. A menudo, al volver a la butaca se siente el deseo de abrir los libros de poesía que duermen en alguna estantería.

Mira por donde ayer volví a abrir los collected poems de Philip Larkin (1922-1985), uno de los poetas ingleses más controvertidos, admirados y objetos de la crítica de todo el siglo XX; lo que no es poco para un hombre que fue bibliotecario de la Universidad de Hull desde 1955 hasta 1985, año de su muerte.

Aquí vuelvo (con alguna variante en mi traducción de hace un año y un poema adicional) a compartir unas estrofas que de algún modo respiran invierno o lo clausuran.

Negación

If hands could free you, heart,
   Where would you fly?
Far, beyond every part
Of earth this running sky
Makes desolate?  Would you cross
City and hill and sea,
   If hands could set you free?

I would not lift the latch;
   For I could run
Through fields, pit-valleys, catch
All beauty under the sun—
Still end in loss:
I should find no bent arm, no bed
   To rest my head.

¿Si las manos pudieran liberarte, corazón

adónde escaparías?

¿Lejos? ¿allende los confines

de la tierra, que este cielo fugitivo

asola? ¿Cruzarías

   ciudad, colina y mar

si unas manos te dieran libertad?

.

No retiraré la aldaba;

   pues aunque pudiera huir

por campos y hondonadas, apresar

cuanto bajo el sol es bello,

en paz al fin perderme:

no hallaría ni brazo acogedor o lecho

   donde reposar mi cabeza.

.

Philip Larkin (1944), The North Ship (El barco del norte) July 1945,»Ugly sister» xxiv, Collected poems, London, faber and faber, 2003, p.28.
Where would you fly? Foto R. Puig

Afirmación

In times when nothing stood

But worsened or grew strange

There was one constant good :

She did not change.

En tiempos en que nada estuvo en pie

sino empeoraba o crecía extraño,

solo un bien constante se mantuvo :

ella no cambió.

.

Philip Larkin (1978), Uncollected poems,1974 -1984, «1952-1977», Collected poems, London, faber and faber, 2003, p.192.

.

She did not change. Foto R.Puig

Lo irreductible

Days

What are days for?

Days are where we live.   

They come, they wake us   

Time and time over.

They are to be happy in:   

Where can we live but days?

.

Ah, solving that question

Brings the priest and the doctor   

In their long coats

Running over the fields.

¿A qué sirven los días?

Los días son donde vivimos.

Llegan, nos despiertan

una y otra vez.

Son para tenernos felices:

¿Dónde podemos vivir sino en los días?

.

¡Ay! la respuesta a esta pregunta

es la llegada del cura y el doctor

en sus largos gabanes

presurosos por los campos.

.

Philip Larkin (1957), The whitsun weddings (Las bodas de Pentecostés),1964, Collected poems, London, faber and faber, 2003, p.98.
…in their long coats. Gotemburgo, ábside de la Vasakyrkan. Foto R. Puig
2 comentarios leave one →
  1. 25 enero, 2022 06:59

    En el fondo yo trato de escribir como Larkin pero es más difícil que uno cree. Buena la chica de piedra de la vez anterior, y ella no se mueve!!!!

    • 25 enero, 2022 08:40

      La mujer a la que se refiere en el poema «1952-1977», que está fechado en 1978 por él mismo, creo que fue Monica Jones, quien se mantuvo fiel al poeta durante todos esos años, a pesar de las relaciones de Larkin con las otras dos mujeres de su vida (Betty Mackereth y Maeve Brennan). Cuando murió fue Monica su heredera universal. «She did not change».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: