Saltar al contenido

En medio del verano

26 julio, 2020
En medio del verano. Foto R.Puig

En medio del verano. Foto R.Puig

Este no es un verano como los otros, los días llegan y se van como otros años, pero no del mismo modo.  De alguna forma el sol lo sabe. A cada amanecer su rostro siendo diverso siempre es el mismo; como si nos dijese: “¿Acaso pensáis que todo esto es nuevo?”

Encore frissonnant

Sous la peau des ténèbres,

Tous les matins je dois

Recomposer un homme

Avec tout ce mélange

De mes jours précédents

Et le peu qui me reste

De mes jours à venir.

Me voici tout entier,

Je vais vers la fenêtre.

Lumière de ce jour,

Je viens du fond des temps,

Respecte avec douceur

Mes minutes obscures,

Épargne encore un peu

Ce que j’ai de nocturne,

D’étoilé en dedans

Et de prêt à mourir

Sous le soleil montant

Qui ne sait que grandir.

Ayer al amanecer. Foto R.Puig

Ayer al amanecer. Foto R.Puig

Temblando todavía

Bajo la piel de sombra,

Cada amanecer debo

Recomponer un hombre

Con la mezcla confusa

De mis días pasados

Y lo poco que queda

De mis días futuros.

Heme aquí todo entero,

Voy hacia la ventana.

Rayo del día, surjo

Del fondo de los tiempos,

Respeta dulcemente

Mis minutos oscuros,

Aleja una hora más

Lo que hay en mí de noche,

De estrellado por dentro,

De dispuesto a morir

Bajo este sol naciente

Que crece sin cesar.

Jules Supervielle. La Fable du Monde, Nocturne en plein jour (La Fábula del mundo, Nocturno en pleno día) 1938. (Traducción propia en “Jules Supervielle, Vivir y Quehacer del Poeta, Valencia, Pretextos 2009)

Variación

Ha habido también algún que otro día en el que las nubes fueron de lluvia y algo nos dejaron

 

Llegaron nubes... Foto R.Puig

Llegaron nubes… Foto R.Puig

.

Nota de diario

Hoy ha llovido. En medio del verano

sintióse como un auge, una zozobra,

un vago malestar.

.

Llegaron nubes

a través del calor tan luminoso

derramando su sombra refrescante

sobre techos, terrazas y balcones

cual si un respiro aciago, una advertencia

nos hiciera salir del indolente

mecanismo vital.

.

Miramos lejos

el pausado avanzar que se avecina

mientras que se agitaban como alas

blancos sudarios, todo repentino

como un cambio de humor, como esperanza.

Dejamos los aperos…

.

Para nada.

Poco después reinaba esa concordia

de nuestro habitual ese extenderse

de un trasparente cielo vespertino.

Un transparente cielo vespertino, Foto R. Puig

Cual todo lo que pasa ya la lluvia

iba a ser incrustada en la memoria

como un fresco joyel.

.

El hombre anota

los breves alicientes de la vida

como el amor, los frutos tornadizos

las fechas memorables, pero sólo

confía en la constante indiferencia

de lo que es y fue, y será, lo mismo.

en la constante indiferencia.Foto R.Puig

…en la constante indiferencia. Foto R.Puig

Juan Gil-Albert, Obra poética completa, vol. 3, Institución Alfonso el Magnánimo, Valencia, 1981, pp. 138-139.

 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: