Saltar al contenido

El noble oficio del lutier

20 marzo, 2022
Violines del «Constructor de Sonidos» en Gotemburgo (www.tonbyggaren.se)

Dedicado a mi nieto aprendiz de violinista.

.

Caminaba yo el pasado veintiún de febrero en dirección a Slottsskogen, extenso parque centenario donde se puede disfrutar de un entorno natural a poca distancia del centro urbano, cuando llamó mi atención una tienda de Husargatan en la que no había reparado anteriormente, cuyos viejos escaparates exhibían instrumentos de cuerda nuevos y antiguos,

Escaparate de TonByggaren. Foto R.Puig

así como otros en proceso de fabricación en la vitrina que se asoma al taller, en el que dos lutieres los hacen y los reparan desde hace más de veinte años.

TonByggaren. Violincenter. Gotemburgo. Foto R. Puig

Un joven luthier, Mats Karlsson fundó esta pequeña empresa en Kungälv en 1988. Comenzó manufacturando instrumentos de cuerda y, dada la demanda, reparándolos también y vendiéndolos.

Escogió el nombre de TonByggaren (en castellano «constructor de sonido») que reúne en dos palabras la síntesis del antiguo oficio de lutier.

Construir con madera un lugar para el sonido es como Antonio Stradivari definía su método, es decir: un conjunto de gestos estudiados y precisos para apresar el sonido y el aire mediante la madera.

Para este oficio el lutier requiere ambas las aptitudes del compositor de música y del artesano de la madera (1).

El joven Mats Karlsson en su taller de Kungälv de los años 90. (www.tonbyggaren.se)

En 2001 el taller y la tienda se trasladaron a Gotemburgo, donde actualmente trabajan él y su socio también lutier Jan Nilsson.

Jan Nilsson reparando un violonchelo. Foto R. Puig

Este capítulo de mi blog va a ellos dedicado, con mi agradecimiento por su acogida y por lo que con tal motivo he ido aprendiendo, para estar mínimamente a la altura de lo que exige este reportaje.

Jan Nilsson y Mats Karlsson, Lutiers de Gotemburgo. Foto R. Puig

.

Algunas cosas que yo no sabía…

Antonio Stradivari idealizado en una estampa del siglo XIX. Fuente: Wikipedia

Según nos instruye el Diccionario Histórico de la Lengua Española el término lutier es un galicismo proveniente del francés luthier que empezó a usarse en España en 1880 en la acepción de ‘persona que hace o arregla instrumentos musicales de cuerda’. El término se usaba en Francia desde 1632.

Remontándose en el tiempo, se sabe que el liuto, como se denomina en italiano el que en castellano se dice laúd, lo trajeron a Europa los árabes en la Edad Media. En el siglo XVI, Vincenzo Galilei (padre de Galileo Galilei) explicaba así la etimología del término liuto:

Fu portato à noi questo nobilissimo strumento da Pannoni, con il nome di Laut… volendoci con esso dinotare essere degli estremi suoni musicali capace… e tornando alla Timologia del Liuto, dico essere stati altri di parere, ch’egli fusse detto lauto, cioè sontuoso, magnifico, nobile, & splendido…

.

Este nobilísimo instrumento llegó a nosotros desde la Panonia, con el nombre de Laut (…) queriendo con esto significarse que es capaz de los sonidos musicales extremos, (…) volviendo a la Etimología del Laúd, digo que otros explicaron que se denominó ‘lauto’ (2), es decir suntuoso, magnífico, noble y espléndido…

Vincenzo Galilei, Dialogo della Musica Antica, et della Moderna, Giorgio Marescotti, Firenze, 1581, pp. 146-147) wikipedia

De hecho, se sabe hoy que unos instrumentos similares existían en el antiguo Egipto y que en su forma medieval, origen de la actual, se fabricaban ya en el Asía Menor en el siglo VI, antes de que llegasen con los árabes a Europa en el Medioevo.

Lautenmacher,1568. Wikipedia Commons

La popularidad alcanzada por este instrumento de cuerda durante el Renacimiento llevó en Italia a denominar el arte de fabricar este y otros instrumentos de cuerda como liuteria, y el oficio como liutaio. Más tarde, como hemos ya explicado, desde Francia se importó el término español de luthier o lutier.

Durante el período clásico del arte de los lutieres, (siglos XVI a XVIII) hubo famosos artistas del oficio en Italia, Francia y Alemania, entre ellos el de mayor renombre Antonio Stradivari (1643/49 – 1737), también conocido como Antonius Stradivarius. Se puede imaginar la intensidad de su labor, pues se calcula que manufacturó 1116 violines. En aquella época, Cremona se convirtió en la capital de de esta profesión con más de 150 liutai en la ciudad.

La consolidación moderna del arte del lutier (que sigue practicándose esencialmente como ya se hacía en Cremona anteriormente) se produce en los siglos XIX y XX y, como me han explicado Mats y Jan en su taller en Gotemburgo, hay en el período de transición entre entre el siglo XVIII y el XIX una dinastía familiar de lutieres en Klingenthal (Sajonia), que se inicia cuando allí llegó el lutier Caspar Hopf nacido en Graslitz (Chequia) en 1650.

Fueron ocho generaciones de lutieres que introdujeron innovaciones que hasta hoy perduran en este arte, en especial David Christian Hopf Sr. (1734-1803) y su hijo David Christian Hopf Jr.

Hay en la actualidad documentados 42 violines certificados con la firma David Hopf, uno de los cuales se puede ver en el taller de los constructores de sonido de Gotemburgo de quienes escribimos hoy.

Violin con la firma de David Hopf. Taller TonByggaren. Gotemburgo. Foto R.Puig

El oficio y el arte del lutier abarca en particular la fabricación y reparación de violines, violas, violonchelos, contrabajos, vihuelas, guitarras, de cuya variedad en el taller de TonByggaren he podido ver numerosos de los que en sueco se denominan instrumentos de stråkmusik (música de cuerdas).

En el taller de TonByggaren. Gotemburgo. Fotos R.Puig

Mats Karlsson en el taller de TonByggaren. Gotemburgo. Foto: http://www.tonbyggaren.se/butik

.

Coda

Y no se me ocurre nada mejor para terminar este reportaje que escuchar un concierto de violonchelo…


Notas:

(1) Para producir violines, violas, violonchelos o contrabajos se utilizan maderas de boj, negrillo, ébano, palosanto, entre otras. Construir un violín es un trabajo de dos meses. Aquí se puede ver concentrado el trabajo de construcción de un violonchelo.

(2) Del latín lautus, lauta, lautum: suntuoso, distinguido, brillante, noble.

2 comentarios leave one →
  1. 4 abril, 2022 09:51

    Que bonita entrada! La he leido con tu nieto, que se ha quedado encantado con la dedicatoria 🙂 y ademas ha escuchado muy interesado porque esta historia combina dos de sus pasiones, aprender a tocar violin con os oficios de artesania, todo lo que implica «making» y materiales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: