Saltar al contenido.

Los peces comulgantes de Miquel Barceló y otras cosas de Palma de Mallorca

22 julio, 2018
Visitantes de la catedral de Palma. Foto R. Puig

Visitantes de la catedral de Palma. Foto R. Puig

He estado unos días en Mallorca, por primera vez. Del recuerdo de lejanas clases de Historia de Arte me había quedado el elogio de la alada arquitectura de sus naves y bóvedas, que ciertamente no defrauda, aunque tengas que hacer un enorme esfuerzo para abstraerte, sentado en un banco y mirando a lo alto, rodeado por la riada de visitantes.

Vuela la nave. Foto R.Puig

Vuela la nave. Foto R.Puig

Confieso que tras alzarme anduve perdido, pero no renuncié a asomarme a la capilla del Santísimo, donde Miquel Barceló trabajó durante siete años, adhiriendo a sus muros góticos un mosaico, surrealista a la vez que expresionista, construido con arcilla policromada, y dedicado, según dicen, a los frutos del mar y de la tierra.

Capilla del Santísimo. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Capilla del Santísimo. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Descubrí  la obra de Miquel Barceló (Felanitx 1957) allá por los años ochenta en Madrid. Me interesó la originalidad de sus pinturas, que han sido calificadas con razón de neo-expresionistas, aunque difíciles de ser reducidas a cualquier vanguardia, por la muchas corrientes artísticas de las que se alimenta en una síntesis muy personal.

Hay en su obra imaginaciones que parecen salir de un estado de duermevela, cuando nuestras ensoñaciones emergen de lo insondable. Al despertar tratas de aferrarlas. Me pareció que algo de eso es lo que Barceló plasmaba en sus cuadros, sobre todo en aquellos que me sorprendieron cuando lo descubrí.

Miquel Barcelo. Petit Amour Fou.

Miquel Barcelo. “Petit Amour Fou”

Sus esculturas y relieves tienden al surrealismo, sin que falte la herencia de Gaudí y el pathos del expresionismo. Hoy es mi intención reflexionar sobre los cortinones de arcilla con que ha tapizado la capilla gótica del Santísimo en Palma.

.

La Eucaristía submarina

Según he leído, el cabildo y el arzobispado le adjudicaron la obra a pesar de ser manifiestamente descreído y anticlerical. Aceptaron la provocación y hasta el obispo de Palma pidió ser enterrado en ella. El artista ha plasmado en esa capilla, con el pretexto del milagro de los panes y los peces (notoria alegoría de la Eucaristía) sus propios fantasmas, al menos así lo veo yo.

¿Pero cuáles fantasmas?

En la biografía de Barceló se suele hablar de una infancia en Felanitx al amparo de su madre pintora. De los años de escolarización anteriores a su ingreso en la Escuela de Artes Decorativas de Palma a los quince años no he encontrado nada, ningún dato sobre su escuela primaria ni sobre en qué colegio cursó estudios secundarios.

¿Se trasparentan en forma alegórica en la capilla del Santísimo de Palma los recuerdos de una educación en centros religiosos?

Hábitos de antaño. Crónicas del Helesponto

Hábitos de antaño. Crónicas del Helesponto

Quienes hayan frecuentado escuelas gestionadas por religiosos en las décadas posteriores a la guerra civil (en Felanitx hay un colegio de las madres teatinas y otro de los padres teatinos) habrán guardado memoria de la importancia que se otorgaba al acto de comulgar a diario y a la confesión semanal. Normalmente para llegar a ser un genuino anticlerical, como se ha dicho que lo es el artista, se ha tenido que crecer entre clérigos.

En todo caso, por el momento nos movemos en el terreno de la hipótesis.

El pez negro. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

El pez negro. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

 

Pez devorador. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Pez devorador. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Olas negras. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Olas fúnebres. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

.

Desde mi perspectiva los peces de la capilla son peces comulgantes

En trance de comulgar. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

En trance de comulgar. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

¿Memorias?

Comulgante. Catholic net

Comulgante. Catholic.net

Comulgante. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Pez comulgante. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Estos peces que abren su boca en busca de alimento, no son a mi modo de ver una alegoría del milagro de los panes y los peces, sino peces que abren la boca para comulgar.

Peces comulgantes y anzuelo con cebo. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Peces comulgantes y anzuelo con cebo. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Algunos quieren escapar del pulpo

Atrapados por el pulpo. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Atrapados por el pulpo. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

.

Por la izquierda apreciamos un amasijo de tumores submarinos (los pólipos lo son en cierto modo).

Amasijo de pólipos. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Amasijo de pólipos. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

En el centro del mural se debate la única imagen luminosa del conjunto, un resucitado anfibio.

Presencia del Resucitado. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Presencia del Resucitado. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Hacia la derecha nuestra mirada descubre un mundo de inquietantes vegetales y un cúmulo de ánforas (¿cargamento de pecios olvidados?)

Palmera. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Palmera. Miquel Barceló. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

.

Los visitantes se sientan, la guía trata de explicarles sin pronunciarse.  Adoptando un tono neutral sentencia: “hay a quienes gusta y a quienes no”…

“¿ustedes qué piensan?”…

los turistas siguen tan mudos como los peces atónitos de Barceló

TTuristas en la capilla de Barceló. Foto R.Puig

Turistas en la capilla de Barceló. Foto R.Puig

Unos escuchan por sus auriculares las explicaciones oficiales, otros se hacen selfies frente al mural.

Al fin y al cabo el arte puede aunar horribile formosum en una misma obra; puede ser a la vez tremendum et fascinans, como refiriéndose a la experiencia religiosa explicaba Rudolf Otto (1869-1937) y el intento de Barceló se supone que es contribuir  a ella.

Añadiría yo que en el intento de alcanzar una tan esforzada síntesis de extremos, no siempre se logra sortear el riesgo del ridiculum.

Pero no seré yo quien zanje, pues cabildos tiene la Iglesia.

A más alto nivel, en Avignon, un papa pez nos interpela: “¿usted qué piensa?”

El papa pez. Palacio de los papas. Avignon 2011. Miquel Barceló. Pinterest

El papa pez. Palacio de los papas. Avignon 2011. Miquel Barceló. Fuente: Pinterest

Pero aún quedan círculos más altos: si un día la Virgen Dormida saliera de su sueño en la capilla adyacente podría contarnos mucho más, quizás incluso revelara lo que en el subconsciente agitó la inspiración del artista durante el largo proceso de ideación y ejecución de su obra.

Al fin y al cabo ha estado ahí, escuchándolo todo.

La virgen duerme. Foto R.Puig

La virgen duerme. Catedral de Palma de Mallorca. Foto R.Puig

.

Nota: pido disculpas por la mala calidad de mis instantánea, pero para compensarla pueden hacer clic aquí en el blog de un ingeniero madrileño perdido en Mallorca. 

.

Terminus

El tiempo y la muerte. Catedral de Palma. Foto R.Puig

“Omnes quidem resurgemus sed non omnes immutabimur” (latín eclesiástico)

Algo asustado por el mensaje que voy pisando (“Todos sin duda resucitamos pero no todos nos transfiguramos”) salgo de la catedral en busca de sosiego…

 

¿Algún rincón tranquilo?

El claustro de San Francisco, Palma. Foto R.Puig

El claustro de San Francisco, Palma de Mallorca. Foto R.Puig

Pues sí, ¡sí que hay lugares sosegados en Palma de Mallorca! Al menos uno en donde estoy completamente solo.

Lo recomiendo: para quitarse el susto nada mejor que dar varias vueltas a paso de fraile por el claustro gótico de la iglesia de San Francisco (siglos XIV y XV).

El claustro de San Francisco. Palma. Foto R.Puig

El claustro de San Francisco. Palma. Foto R.Puig

No sólo no hay absolutamente nadie que lo esté visitando, es que hasta la joven que me vende el billete está preparando sus exámenes de Derecho Constitucional. La felicito, pues por estas islas se necesita cada día más un poco de sabiduría constitucional.

No sé lo que me diría Ramón Llull (1232 – 1315  o 1316). ¡Bastante tiene con mantenerse de pérfil en su tumba!

Levitante Ramon LLull. Foto R.Puig

Levitante Ramon LLull. Iglesia de San Francisco. Palma de Mallorca. Foto R.Puig

 

 

 

 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: