Saltar al contenido

Bodegones

15 diciembre, 2019
Plénitude. Foto R.Puig

Plenitud. Foto R.Puig

¿No les ha ocurrido alguna vez extasiarse ante un fruto hasta casi sentir pena de comerlo? ¿No han tenido ocasión, en una tarde otoñal, entre viñas vendimiando, de alzar frente al sol declinante un racimo de uvas  para admirarlo en su plenitud?

Son pequeños momentos cotidianos que -¡ay!- con las prisas se nos escapan. Y sin embargo, basta una fuente de porcelana, un racimo de uvas maduro y un mínimo sentido de la composición, para que cualquiera se convierta en un artista, aunque sea efímero.

Vendange. Foto R.Puig

Vendimia. Foto R.Puig

Aunque más me hubiera gustado recoger los frutos en el mismo campo, quiero mostrar una pequeña cosecha de composiciones a partir de la cesta de mi compra. ¡Cuántos contrastados colores nos rodean simplemente en la cocina! En esta época basta una pequeña cámara fotográfica y ya está.

Pero hay que ponerse en el lugar de la flamenca Clara Peeters, a principios del siglo XVII, que sólo contaba con su arte y sus trebejos de pintar al óleo. Dicen que muchos de los lienzos que de ella se han certificado fueron pintados siendo muy joven y se especula con que abandonó la pintura cuando se convirtió en una mujer casada.

Comparado con ella soy un pobre perezoso. Traigo a esta página una de sus pinturas como homenaje a su arte. Si las obras artísticas -como el amor- nacen de la admiración. ¡Cómo supo admirar aquella delicada pintora!

Clara Peeters,s.XVIII. Bodegón. The Ashmolean Museum. Oxford

Clara Peeters, s.XVII. Bodegón. The Ashmolean Museum. Oxford

Nuestra situación suele ser más corriente y moliente. Por ejemplo : ¿están ustedes preparando una ensalada? Pues poco cuesta detenerse un instante para admirar esos tomates que han traído del mercado. ¡Sobre el plato y con el fondo de la mesa, qué contrastes!

Rouge, bleu, noir. Foto R.Puig

Rojo, azul y negro. Foto R.Puig

Volviendo a quienes consagraron su vida a la pintura, quizás vale la pena dedicar un recuerdo a Luis Meléndez (1716-1780), que dedicó una gran parte de su arte al género del bodegón.

Pero, a pesar de los encargos de la Casa Real y de todos sus intentos por conseguir un trabajo estable, vivió en la penuria y murió en el hambre y la miseria, después de haber retratado los mejores manjares de quienes usaban su talento y lo mal pagaban.

Este es mi parvo homenaje a su arte : unos tomates suculentos,  que quizás el artista no pudo permitirse en su menú, pues esta solanácea viajó desde la Nueva España en los galeones españoles a mediados del siglo XVI, tomó su nombre casi a la letra de su nombre azteca y cuando Luis Meléndez pintó este cuadro el tomate era todavía una delicadeza culinaria. Mirándolos bien, parece que estos frutos flotaran lejos de sus posibilidades, algo avergonzados de sus viejas arrugas de rústico campesino.

Luis Meléndez bodegon con tomates. Museo del Prado

Luis Meléndez, Bodegón con tomates. Museo del Prado

¿Y que decir de su retrato, cuasi metafísico, de las humildes ciruelas?

Luis Melendez. Naturaleza muerta. Museo del Prado

Luis Melendez. Bodegón con ciruelas. Museo del Prado

.

Por mi parte, con más humildad que una ciruela, me atrevo a traer aquí dos composiciones, a modo de ikebanas frutícolas, en las que rindo homenaje a la pruna, con la esperanza de que hayan tenido o tengan algún día el suave placer de retirarlas maduras de su árbol durante las vacaciones de verano.

Prunas. Foto R.Puig

Prunas. Foto R.Puig

Ciruelas. Foto R.Puig

Ciruelas. Foto R.Puig

 .

Y ahora espero que me perdonen mi periódica costumbre de maltratar la Poesía, esta vez con tres quintetos de heptasílabos :

Ensoñación frutal

.

La ciruela pretende

con su veste galana

promoverse a metal

pese a que su alma

la dulce miel esconda.

.

Las uvas en su viña

sueñan hacerse pruna

y en el suave otoño

los reflejos del cielo

sustraen al atardecer.

.

Los tomates bermejos

de hábitos proteicos

aspiran a ser rubís

tiñendo sus arrugas

de un rubor doncellil.

—–

Para terminar no podía faltar la fruta prohibida

Manzanas en un círculo azul. Foto R.Puig

Manzanas en un círculo azul. Foto R.Puig

 

 

 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: