Saltar al contenido

Fundido al rojo: la escultura en bronce en el taller de fundición de la Facultad de Bellas Artes de Altea

6 agosto, 2012

Dedicado a Eva, a Ignacio y a Rufete.

Mis compañeros de carrera de la Facultad de Bellas Artes de Altea, que no se han tomado un paréntesis sabático como yo, acaban de terminar su cuarto año.

A principios de junio me invitaron a ver el proceso de su trabajo en los talleres de fundición, dirigidos por el profesor David Vila, asistido, claro está, por el mejor jefe de taller de bellas artes de Europa, Rufete, quien es además el ángel de la guarda para todos los que hemos pasado por las naves de trabajo de la Facultad de Altea y seguimos enteros e incólumes.

Asistí a ello, no sin envidia por no estar metido en faena con ellos.

A partir de aquella visita y de la información técnica que me ha enviado Eva Martí, de quien son los textos entre comillas y una parte importante de las fotos, quiero dar una idea de la calidad de las instalaciones, de la docencia y del trabajo de los alumnos en el curso de técnicas de fundición en bronce.

La técnica se denomina “Fundición a la cera perdida. Técnica de la cascarilla cerámica”.

En las fotos no se aprecia el laborioso y cuidadoso proceso que requiere muchos materiales: Cera virgen, Parafina Resina de colofónia, Goma-laca, Alcohol, Grafito en polvo, Sílice coloidal, Moloquita, Fibra de vidrio, Gas, Escayola… Por no hablar de una larga lista de herramientas de trabajo y de protección personal

Modelado en cera

Se prepara la capa de cera perdida sobre el objeto modelado en arcilla, del que luego se obtiene el positivo en cera (también se puede hacer desde un negativo en escayola), o simplemente modelando el positivo de cera directamente

Se pasa luego a la preparación del “árbol de fundición” en cera.

Dependiendo de las características de la pieza, el árbol de fundición tendrá más o menos bebederos y su disposición variará, siempre persiguiendo que el bronce llegue a todos los puntos de la forma más fácil y fluida. Los bebederos se colocaran de forma lo más perpendicular posible a la pieza para evitar ‘rechupes’, por la diferencia de temperatura.

Tanto los bebederos como el vaso se obtienen a partir de moldes de escayola. Señalar que todos los bebederos acaban desembocando en el vaso que es por donde se introducirá el bronce líquido.

Baños

El árbol de fundición será el punto de partida para el molde que deberá recibir la colada (la cantidad de bronce necesaria se estima según el peso del árbol), es decir la “cascarilla cerámica”. Son varias etapas, diversas capas, que exigen una gran paciencia y cuidado.

En primer lugar se aplica una capa exterior de una solución de goma-laca y alcohol. El alcohol se evapora rápidamente quedando la goma-laca. La función de esta solución es evitar que la cera repela los productos que se aplicaran a continuación

 

Preparando la cascarilla. Foto R.Puig

Preparando la cascarilla. Foto R.Puig

 

Una vez seca la primera capa se aplica una segunda a base de una solución de grafito y sílice coloidal. Esta capa evita que la cascarilla se pegue a la pieza de metal resultante

Luego se procede a los cuatro baños que consolidarán la cascarilla. Lo resumo, a partir de la información que me ha enviado Eva Martí (sin entrar en todos los detalles de la cocina de las cuatro etapas de la “papilla”)

Se realiza una papilla con harina de moloquita y silice coloidal con ayuda de una amasadora industrial. Se debe conseguir una papilla con densidad adecuada, como de yogur batido. Los baños se han de aplicar a la superficie de la pieza, árbol incluido, pero nunca en el interior. Teniendo la papilla y los distintos granos de moloquita dispuestos en cubetas, se inician los baños.

Una vez realizados los baños se depositan sobre una estantería en donde continuamente hay ventiladores en marcha para secar las piezas. Entre baño y baño han de pasar 4 horas mínimo. Cada vez que se utilice la papilla se ha de remover ya que por decantamiento se separa la moloquita del sílice

 

Las cascarillas en las estanterias de secado. Foto R. Puig

Las cascarillas en las estanterias de secado. Foto R. Puig

Una vez realizados los baños, se refuerza la pieza ante posibles roturas, con una última capa de papilla y recubierta con fibra de vidrio

Descere y acabado de la cascarilla

Pero, aun hay que descerar al soplete, para que la cera se pierda y quede sólo el molde o “cascarilla” apto para resistir el bronce derretido.

La cascarilla se refuerza con otra capa de papilla, se deja secar, se aspira para limpiar su interior y se calienta antes de que vaya a recibir la colada.

Colada

El equipo necesario para realizar la colada lo ilustra bien esta foto de Eva Martí

No entro en muchos detalles, pues las fotos hablan por sí mismas cuando  llega el momento mágico de efectuar la colada osea la  licuación del bronce a 1200 grados

y su vertido en los moldes…

Aquí lo vemos de más cerca

El resto del bronce licuado se recoge en un lingote, para poder reutilizarlo

y  para luego desechar las escorias…

Limpieza y acabado de la pieza

Mientras tanto el bronce se enfría y solidifica dentro de la cascarilla, que, pasado un tiempo para su enfriamiento, con la ayuda de un martillo se va separando de la pieza.

Las piezas antes de retirar-las cascarillas. Foto R. Puig

Las piezas antes de retirar-las cascarillas. Foto R. Puig

Golpeada la cascarilla con destreza y decisión, la pieza se desprende de su cascarón blanquecino y aparezca negra…

Retirando la cascarilla. Foto R.Puig

Retirando la cascarilla. Foto R.Puig

Después de eliminar la cascarilla, los rincones o lugares donde se ha quedado pegado se limpian con la ayuda de cinceles o similares. Se cortan los bebederos con la ayuda de una radial y se lijan o desbastan. Con un cepillo de púas se acaba de limpiar

La pieza será luego pulida, patinada (con ácidos) y, claro está,  expuesta…

A fines del mismo mes, una exposición ante los ventanales de la recepción de la Facultad nos ofrece las primeras esculturas del trabajo en curso. Las fotos de la exposición las tomó Gema

El busto “Sacro” de Celia Puerta

Una delicada media naranja de Eva Martí, que forma parte del trabajo de varias piezas combinadas de la serie “¿Tienes novio ya?”, en proceso de ejecución

“Aeflexia” de Pilar Galindo

  

“Ciudades eléctricas” de Chus Balaguer

Moraleja

Pienso que, en estos tiempos de producciones virtuales, la posibilidad de ejercitar el arte de la escultura en bronce, en todas sus etapas, es un privilegio que sólo algunos consiguen merecerse y que les emparenta con una tradición milenaria, llena de maravillosas creaciones.

A mis compañeros, amigas y amigos de Altea, les deseo larga vida y muchos años con las manos en el metal, el corazón caldeado por el fuego de la fundición y el aliento suspendido a la espera de la revelación de la obra.

10 comentarios leave one →
  1. 6 agosto, 2012 23:22

    Gracias Ramón. Has hecho un resumen estupendo. Estoy de acuerdo contigo que en este mundo tan virtual en el que estamos es un placer y un privilegio trabajar con procesos tan manuales y tan milenarios como el mismo dibujo.
    Si que es verdad que estamos con el aliento contenido hasta el último momento, porque a veces, el molde no aguanta la presión al volcar el bronce fundido, cede, y se escapa el precioso fluido .. pero, también es verdad que cuando esto ocurre -por suerte no muchas veces- a veces las piezas queden incompletas se transforman y crecen..

    Yo también te deseo larga vida trabajando en tus piezas que no tienen nada que envidiar a estas ;-).

  2. 6 agosto, 2012 23:59

    Impresionante. Y admirable. Siempre me he preguntado cómo se llevaba a cabo este trabajo tan laborioso de los escultores, ¡quién pudiera verlo!. Ahora gracias a tu artículo hemos podido asistir al proceso, muchas gracias Ramón, y felicidades a tus compañeros.

  3. 7 agosto, 2012 07:17

    Gracias Eva, gracias Mercedes.

    Me alegra saber que os ha gustado mi resumen. Seguramente hay tratados sobre la materia mucho más enjundiosos que usan quienes trabajan en ello. Para los que no tenemos la suerte de poder dedicarnos a este arte, el verlo hacer y saber algo más de quienes tienen la fortuna de hacerlo es ya fascinante.

    Saludos

    Ramón

  4. 29 octubre, 2012 22:04

    Hola:

    Soy una escultora de Alicante y me gustaría contactar con alguno de vosotros que sepa hacer moldes de silicona (o cualquier otro método). ¿Me podéis ayudar en eso? Os lo agradecería muchisimo porque las piezas que tengo son de cerámica y no resistirían el transporte hasta la fundición (así que habría que hacer los moldes aquí mismo en mi taller de Alicante)
    Gracias de antemano

  5. 27 diciembre, 2012 22:58

    Coincidimos, la fundición artística en bronce es un proceso apasionante. Felicitaciones por el blog, nosotros no lo podríamos haber explicado mejor, y mira que llevamos más de 40 años en ello…
    Ánimo y a seguir con ello!

    • 28 diciembre, 2012 11:24

      Estimados amigos de Neleco,

      Nos hace muy felices su comentario, lo digo en plural por que esta entrada es en su mayor parte mérito de mis condiscípulos de Altea y sus profesores, que son los que estaban laborando el bronce, mientras yo me dedicaba a tomar fotos.

      En particular de Eva Martí que quiere responderles lo siguiente:

      “Que bien y que interesante lo de esta empresa que ha llegado a tú blog y le ha gustado tanto la entrada. Yo les diria que es un placer encontrar gente y empresas que trabajan en este campo y que por supuesto si viniesen alguna vez a España y quisieran pasar por la Facultad seria estupendo conocerles y compartir trabajos y experiencias. Supongo que David Vila (el profesor de fundición) estará encantado de saber de este comentario”

      Comparto todo lo que Eva me ha escrito, hoy mismo, al saber de su comentario al blog. Me encantaría poder visitarles un día en México. He mirado su página web. Enhorabuena por el magnífico trabajo que realizan.

      Gracias a ustedes y gracias a Eva.

      Ramón Puig

  6. 16 agosto, 2013 01:49

    Necesito un busto de Simón Bolívar en bronce

    • 19 agosto, 2013 08:48

      Deduzco que es usted ciudadano de alguna nación de América Latina.

      En México hay una empresa que produce obras en bronce. Le adjunto el enlace a su página web. http://www.neleco.com.mx/

      Imagino que en Venezuela se venden bustos de Bolivar en todo tipo de materiales y tamaños. En España tampoco faltan talleres de bronce.

      Quizás a alguno de los licenciados de la Facultad de Altea le pueda interesar hacer bustos en bronce, aunque con la necesaria libertad creativa.

      En cuanto a precios, pienso que habrá para todos los gustos.

      Saludos

Trackbacks

  1. El Arte del Fundido en Bronce « Arte en Madrid

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores

%d personas les gusta esto: