Skip to content

Mi travesía estival hacia Escandinavia. (II) De Marvejols a Montpeyroux

17 julio, 2012

Tras salir de Marvejols enfilo de nuevo la A75, atravesando por un tiempo el departamento de Cantal y parando brevemente en el mirador del viaducto de Garabit, airosa obra de Eiffel, sobre el que aún circulan los trenes.

Si los obreros que fabricaron los bulones que aún sostienen firmemente esta hermosa estructura hubiesen elaborado también los del Titanic, quizás aquél no se hubiera ido a pique.

Continuando el viaje, me adentro en el departamento de Puy-de-Dôme y en la región de Auvernia.

Al avistar el torreón de Montpeyroux (el monte de la piedra o “pedregoso”), tomo la decisión de visitar el pueblo, en vez de pasar de largo como en ocasiones anteriores.

He acertado… El paseo por el pueblo me aporta una mágica sensación de vuelta al pasado.

Desde el aparcamiento umbrío junto al cementerio recorro la calle que asciende hacia la iglesia

y al arco del reloj.

Por esa puerta atravieso la muralla hacia el torreón

y hacia las hermosas casas de piedra que lo rodean.

Desde Montpeyroux se divisa el valle del Allier

Y el perfil inconfundible del Puy-de-Dôme.

Pero hay un detalle que no viene en las guías.

Bajando por la calle, que desciende desde la fachada de la iglesia hacia un mirador de amplias vistas, hay,en el primer chaflán a la izquierda, un modesto museo al aire libre.

Se trata de un sobrio homenaje a los diestros canteros que, durante siglos, trabajaron aquí, tallando la piedra que se extraía del propio monte sobre el que está asentado el pueblo.

Esculpir la piedra es una de esas acciones que me emocionan y me trasportan a otros tiempos. Los instrumentos de aquellos artesanos admirables, que se trasmitían el duro oficio de padres a hijos, están aquí expuestos en varias vitrinas bajo un soportal.

Como muestra de su trabajo, unas perfectas ruedas de molino, talladas con absoluto rigor geométrico.

Con este recuerdo, retorno al coche, aparcado junto al cementerio, donde converso agradablemente con una joven pareja inglesa que viene del condado de Norfolk.

Me despido de Montpeyroux, no sin reposar la vista sobre sus campos de trigo ya en sazón.

5 comentarios leave one →
  1. 18 julio, 2012 10:38

    Es un pueblo y unos campos preciosos. Que bonito viaje, aunque lo hayas hecho solo.
    Un beso

    • 18 julio, 2012 20:28

      No hace falta irse a Tailandia para descubrir sitios estupendos…

      A la vuelta no vendré solo :-)

      Un beso

  2. 19 julio, 2012 21:33

    Sigo con interes tu itinerario e interesantes observaciones y comentarios, gracias por compartir y animo en la continuacion del viaje

    • 20 julio, 2012 09:29

      Muchas gracias Carmen.

      Llegué ya hace más de una semana, lo que ocurre es que voy desgranando la crónica por capítulos.

      Un saludo

      Ramón

  3. Mercedes permalink
    22 julio, 2012 00:24

    Hola Ramón, seguiremos atentos a la crónica de tu precioso viaje. Es increíble, cuántas cosas bonitas hay por el mundo, sobre todo si se sabe mirar y disfrutar, como tú.
    Como quizá sepas, tego debilidad por las murallas…
    y comparto la admiración por el trabajo de los canteros, ese museo debe ser una delicia, ¡gracias por contarlo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 69 seguidores

%d personas les gusta esto: